PRIMER LIBRO DE
CRÓNICAS

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Página principal
Página Principal
Regresar al listado de 1 Cronicas
Regresar al listado de 1 Crónicas
Locations of visitors to this page
Texto Bíblico
Textos paralelos

David censa al puebo

1 Crónicas 21.1-25

1  Pero Satanás se levantó contra Israel,  e incitó a David a que hiciese censo de Israel.

2  Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id,  haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan,  e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa.

3  Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más,  rey señor mío;  ¿no son todos éstos siervos de mi señor?  ¿Para qué procura mi señor esto,  que será para pecado a Israel?

4  Mas la orden del rey pudo más que Joab.  Salió,  por tanto,  Joab,  y recorrió todo Israel,  y volvió a Jerusalén y dio la cuenta del número del pueblo a David.

5  Y había en todo Israel un millón cien mil que sacaban espada,  y de Judá cuatrocientos setenta mil hombres que sacaban espada.

6  Entre éstos no fueron contados los levitas,  ni los hijos de Benjamín,  porque la orden del rey era abominable a Joab.

7  Asimismo esto desagradó a Dios,  e hirió a Israel.

8  Entonces dijo David a Dios: He pecado gravemente al hacer esto;  te ruego que quites la iniquidad de tu siervo,  porque he hecho muy locamente.

9  Y habló Jehová a Gad,  vidente de David,  diciendo:

10  Ve y habla a David,  y dile: Así ha dicho Jehová: Tres cosas te propongo;  escoge de ellas una que yo haga contigo.

11  Y viniendo Gad a David,  le dijo:  Así ha dicho Jehová:

12  Escoge para ti:  o tres años de hambre,  o por tres meses ser derrotado delante de tus enemigos con la espada de tus adversarios,  o por tres días la espada de Jehová,  esto es,  la peste en la tierra,  y que el ángel de Jehová haga destrucción en todos los términos de Israel.  Mira,  pues,  qué responderé al que me ha enviado.

13  Entonces David dijo a Gad: Estoy en grande angustia.  Ruego que yo caiga en la mano de Jehová,  porque sus misericordias son muchas en extremo;  pero que no caiga en manos de hombres.

14  Así Jehová envió una peste en Israel,  y murieron de Israel setenta mil hombres.

15  Y envió Jehová el ángel a Jerusalén para destruirla;  pero cuando él estaba destruyendo,  miró Jehová y se arrepintió de aquel mal,  y dijo al ángel que destruía: Basta ya;  detén tu mano.  El ángel de Jehová estaba junto a la era de Ornán jebuseo.

16  Y alzando David sus ojos,  vio al ángel de Jehová,  que estaba entre el cielo y la tierra,  con una espada desnuda en su mano,  extendida contra Jerusalén.  Entonces David y los ancianos se postraron sobre sus rostros,  cubiertos de cilicio.

17  Y dijo David a Dios: ¿No soy yo el que hizo contar el pueblo?  Yo mismo soy el que pequé,  y ciertamente he hecho mal;  pero estas ovejas,  ¿qué han hecho?  Jehová Dios mío,  sea ahora tu mano contra mi,  y contra la casa de mi padre,  y no venga la peste sobre tu pueblo.

18  Y el ángel de Jehová ordenó a Gad que dijese a David que subiese y construyese un altar a Jehová en la era de Ornán jebuseo.

19  Entonces David subió,  conforme a la palabra que Gad le había dicho en nombre de Jehová.

20  Y volviéndose Ornán,  vio al ángel,  por lo que se escondieron cuatro hijos suyos que con él estaban.  Y Ornán trillaba el trigo.

21  Y viniendo David a Ornán,  miró Ornán,  y vio a David;  y saliendo de la era,  se postró en tierra ante David.

22  Entonces dijo David a Ornán: Dame este lugar de la era,  para que edifique un altar a Jehová;  dámelo por su cabal precio,  para que cese la mortandad en el pueblo.

23  Y Ornán respondió a David: Tómala para ti,  y haga mi señor el rey lo que bien le parezca;  y aun los bueyes daré para el holocausto,  y los trillos para leña,  y trigo para la ofrenda;  yo lo doy todo.

24  Entonces el rey David dijo a Ornán: No,  sino que efectivamente la compraré por su justo precio;  porque no tomaré para Jehová lo que es tuyo,  ni sacrificaré holocausto que nada me cueste.

25  Y dio David a Ornán por aquel lugar el peso de seiscientos siclos de oro.

David censa al puebo

1 Crónicas 21.1-25 2 S. 24.1-25 1  Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel,  e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve,  haz un censo de Israel y de Judá. 2  Y dijo el rey a Joab,  general del ejército que estaba con él: Recorre ahora todas las tribus de Israel,  desde Dan hasta Beerseba,  y haz un censo del pueblo,  para que yo sepa el número de la gente. 3  Joab respondió al rey: Añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces tanto como son,  y que lo vea mi señor el rey;  mas  ¿por qué se complace en esto mi señor el rey? 4  Pero la palabra del rey prevaleció sobre Joab y sobre los capitanes del ejército.  Salió,  pues,  Joab,  con los capitanes del ejército,  de delante del rey,  para hacer el censo del pueblo de Israel. 5  Y pasando el Jordán acamparon en Aroer,  al sur de la ciudad que está en medio del valle de Gad y junto a Jazer. 6  Después fueron a Galaad y a la tierra baja de Hodsi;  y de allí a Danjaán y a los alrededores de Sidón. 7  Fueron luego a la fortaleza de Tiro,  y a todas las ciudades de los heveos y de los cananeos,  y salieron al Neguev de Judá en Beerseba. 8  Después que hubieron recorrido toda la tierra,  volvieron a Jerusalén al cabo de nueve meses y veinte días. 9  Y Joab dio el censo del pueblo al rey;  y fueron los de Israel ochocientos mil hombres fuertes que sacaban espada,  y los de Judá quinientos mil hombres. 10  Después que David hubo censado al pueblo,  le pesó en su corazón;  y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto;  mas ahora,  oh Jehová,  te ruego que quites el pecado de tu siervo,  porque yo he hecho muy neciamente. 11  Y por la mañana,  cuando David se hubo levantado,  vino palabra de Jehová al profeta Gad,  vidente de David,  diciendo: 12  Ve y di a David: Así ha dicho Jehová: Tres cosas te ofrezco;  tú escogerás una de ellas,  para que yo la haga. 13  Vino,  pues,  Gad a David,  y se lo hizo saber,  y le dijo: ¿Quieres que te vengan siete años de hambre en tu tierra?  ¿o que huyas tres meses delante de tus enemigos y que ellos te persigan?  ¿o que tres días haya peste en tu tierra?  Piensa ahora,  y mira qué responderé al que me ha enviado. 14  Entonces David dijo a Gad: En grande angustia estoy;  caigamos ahora en mano de Jehová,  porque sus misericordias son muchas,  mas no caiga yo en manos de hombres. 15  Y Jehová envió la peste sobre Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado;  y murieron del pueblo,  desde Dan hasta Beerseba,  setenta mil hombres. 16  Y cuando el ángel extendió su mano sobre Jerusalén para destruirla,  Jehová se arrepintió de aquel mal,  y dijo al ángel que destruía al pueblo: Basta ahora;  detén tu mano.  Y el ángel de Jehová estaba junto a la era de Arauna jebuseo. 17  Y David dijo a Jehová,  cuando vio al ángel que destruía al pueblo: Yo pequé,  yo hice la maldad;  ¿qué hicieron estas ovejas?  Te ruego que tu mano se vuelva contra mí,  y contra la casa de mi padre. 18  Y Gad vino a David aquel día,  y le dijo: Sube,  y levanta un altar a Jehová en la era de Arauna jebuseo. 19  Subió David,  conforme al dicho de Gad,  según había mandado Jehová; 20  y Arauna miró,  y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él.  Saliendo entonces Arauna,  se inclinó delante del rey,  rostro a tierra. 21  Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo?  Y David respondió: Para comprar de ti la era,  a fin de edificar un altar a Jehová,  para que cese la mortandad del pueblo. 22  Y Arauna dijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien le pareciere;  he aquí bueyes para el holocausto,  y los trillos y los yugos de los bueyes para leña. 23  Todo esto,  oh rey,  Arauna lo da al rey.  Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio. 24  Y el rey dijo a Arauna: No,  sino por precio te lo compraré;  porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada.  Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata.  25  Y edificó allí David un altar a Jehová,  y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz;  y Jehová oyó las súplicas de la tierra,  y cesó la plaga en Israel.

Texto Bíblico
Referencias

El lugar del templo

1 Crónicas 21.28-30

26  Y edificó allí David un altar a Jehová,  en el que ofreció holocaustos y ofrendas de paz,  e invocó a Jehová,  quien le respondió por fuego desde los cielos en el altar del holocausto.

27  Entonces Jehová habló al ángel,  y éste volvió su espada a la vaina.

28  Viendo David que Jehová le había oído en la era de Ornán jebuseo,  ofreció sacrificios allí.

29  Y el tabernáculo de Jehová que Moisés había hecho en el desierto,  y el altar del holocausto,  estaban entonces en el lugar alto de Gabaón;

30  pero David no pudo ir allá a consultar a Dios,  porque estaba atemorizado a causa de la espada del ángel de Jehová.

El Texto Bíblico esta siendo transcrito por:

Martha Iñiguez Moreno
de La Biblia Devocional de Estudio
Reina Valera Revisión 1960
de La Liga bíblica

Los Textos Paralelos y las Referencias están tomados de:

La Santa Biblia
Reina-Valera (1960)
e-Sword
Versión 7.6.1
Copyright 200-2005
Rick Meyers
All Right reserved worldwide
E-Sword is given freely to all
To learn more visit:
www.e-sword.net/support.html
e-sword is a registered trademark of Rick

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat