PRIMERA EPÍSTOLA UNIVERSAL DE
SAN PEDRO APÓSTOL

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Botón de regreso a la página principal

Página Principal
Botón de regreso al libro de 1a. de Pedro
Regresar al listado de: La primera epístola universal de
San Pedro Apóstol
Locations of visitors to this page
Texto Bíblico
Referencias

Deberes conyugales

1 Pedro 3.1-7

1  Asimismo vosotras,  mujeres,  estad sujetas a vuestros maridos; (Ef. 5.22; Col. 3.18) para que también los que no creen a la palabra,  sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,

2  considerando vuestra conducta casta y respetuosa.

3  Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos,  de adornos de oro o de vestidos lujosos, (1 Ti. 2.9)

4  sino el interno,  el del corazón,  en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible,  que es de grande estima delante de Dios.

5  Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios,  estando sujetas a sus maridos;

6  como Sara obedecía a Abraham,  llamándole señor; (Gn. 18.12)  de la cual vosotras habéis venido a ser hijas,  si hacéis el bien,  sin temer ninguna amenaza.

7  Vosotros,  maridos,  igualmente,  vivid con ellas sabiamente, (Ef. 5.25; Col. 3.19) dando honor a la mujer como a vaso más frágil,  y como a coherederas de la gracia de la vida,  para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

1 Pedro 3.1 Ef. 5.22; Col. 3.18

Ef. 5.22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos,  como al Señor

Col. 3.18 Casadas,  estad sujetas a vuestros maridos,  como conviene en el Señor.

1 Pedro 3.3 1 Ti. 2.9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa,  con pudor y modestia;  no con peinado ostentoso,  ni oro,  ni perlas,  ni vestidos costosos

1 Pedro 3.6 Gn. 18.12 Se rió,  pues,  Sara entre sí,  diciendo:  ¿Después que he envejecido tendré deleite,  siendo también mi señor  ya viejo?

1 Pedro 3.7 Ef. 5.25; Col. 3.19

Ef. 5.22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos,  como al Señor

Col. 3.18 Casadas,  estad sujetas a vuestros maridos,  como conviene en el Señor.

Texto Bíblico

Referencias

Una buena conciencia

1 Pedro 3.8-22

8  Finalmente,  sed todos de un mismo sentir,  compasivos,  amándoos fraternalmente,  misericordiosos,  amigables;

9  no devolviendo mal por mal,  ni maldición por maldición,  sino por el contrario,  bendiciendo,  sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

10  Porque:

 El que quiere amar la vida

 Y ver días buenos,

Refrene su lengua de mal,

Y sus labios no hablen engaño;

11  Apártese del mal,  y haga el bien;

 Busque la paz,  y sígala.

12  Porque los ojos del Señor están sobre los justos,

 Y sus oídos atentos a sus oraciones;

 Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. (Sal. 34.12-16)

13  ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño,  si vosotros seguís el bien?

14  Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia,  bienaventurados sois. (Mt. 5.10) Por tanto,  no os amedrentéis por temor de ellos,  ni os conturbéis,

15  sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, (Is. 8.12-13) y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

16  teniendo buena conciencia,  para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores,  sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

17  Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien,  si la voluntad de Dios así lo quiere,  que haciendo el mal.

18  Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados,  el justo por los injustos,  para llevarnos a Dios,  siendo a la verdad muerto en la carne,  pero vivificado en espíritu;

19  en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,

20  los que en otro tiempo desobedecieron,  cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé,  mientras se preparaba el arca,  en la cual pocas personas,  es decir,  ocho,  fueron salvadas por agua. (Gn. 6.1-7.24)

21  El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva  (no quitando las inmundicias de la carne,  sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios)  por la resurrección de Jesucristo,

22  quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios;  y a él están sujetos ángeles,  autoridades y potestades.

1 Pedro 3.10-12 Sal. 34.12-16 12   ¿Quién es el hombre que desea vida,   Que desea muchos días para ver el bien? 13  Guarda tu lengua del mal,  Y tus labios de hablar engaño. 14  Apártate del mal,  y haz el bien;  Busca la paz,  y síguela. 15  Los ojos de Jehová están sobre los justos,  Y atentos sus oídos al clamor de ellos. 16  La ira de Jehová contra los que hacen mal,  Para cortar de la tierra la memoria de ellos.

1 Pedro 3.14 Mt. 5.10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia,  porque de ellos es el reino de los cielos.

1 Pedro 3.14-15 Is. 8.12-13 12  No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración;  ni temáis lo que ellos temen,  ni tengáis miedo. 13  A Jehová de los ejércitos,  a él santificad;  sea él vuestro temor,  y él sea vuestro miedo.

1 Pedro 3.20 Gn. 6.1- 1  Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra,  y les nacieron hijas, 2  que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas,  tomaron para sí mujeres,  escogiendo entre todas. 3  Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre,  porque ciertamente él es carne;  mas serán sus días ciento veinte años. 4  Había gigantes en la tierra en aquellos días,  y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres,  y les engendraron hijos.  Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre. 5  Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra,  y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6  Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra,  y le dolió en su corazón. 7  Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado,  desde el hombre hasta la bestia,  y hasta el reptil y las aves del cielo;  pues me arrepiento de haberlos hecho. 8  Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. 9  Estas son las generaciones de Noé: Noé,  varón justo,  era perfecto en sus generaciones;  con Dios caminó Noé. 10  Y engendró Noé tres hijos: a Sem,  a Cam y a Jafet. 11  Y se corrompió la tierra delante de Dios,  y estaba la tierra llena de violencia. 12  Y miró Dios la tierra,  y he aquí que estaba corrompida;  porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. 13  Dijo,  pues,  Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser,  porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos;  y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 14  Hazte un arca de madera de gofer;  harás aposentos en el arca,  y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. 15  Y de esta manera la harás: de trescientos codos   la longitud del arca,  de cincuenta codos su anchura,  y de treinta codos su altura. 16  Una ventana harás al arca,  y la acabarás a un codo   de elevación por la parte de arriba;  y pondrás la puerta del arca a su lado;  y le harás piso bajo,  segundo y tercero. 17  Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra,  para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo;  todo lo que hay en la tierra morirá. 18  Mas estableceré mi pacto contigo,  y entrarás en el arca tú,  tus hijos,  tu mujer,  y las mujeres de tus hijos contigo. 19  Y de todo lo que vive,  de toda carne,  dos de cada especie meterás en el arca,  para que tengan vida contigo;  macho y hembra serán. 20  De las aves según su especie,  y de las bestias según su especie,  de todo reptil de la tierra según su especie,  dos de cada especie entrarán contigo,  para que tengan vida. 21  Y toma contigo de todo alimento que se come,  y almacénalo,  y servirá de sustento para ti y para ellos. 22  Y lo hizo así Noé;  hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.7.24 1  Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca;  porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2  De todo animal limpio tomarás siete parejas,  macho y su hembra;  mas de los animales que no son limpios,  una pareja,  el macho y su hembra. 3  También de las aves de los cielos,  siete parejas,  macho y hembra,  para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4  Porque pasados aún siete días,  yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches;  y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. 5  E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová. 6  Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. 7  Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca,  y con él sus hijos,  su mujer,  y las mujeres de sus hijos. 8  De los animales limpios,  y de los animales que no eran limpios,  y de las aves,  y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9  de dos en dos entraron con Noé en el arca;  macho y hembra,  como mandó Dios a Noé. 10  Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11  El año seiscientos de la vida de Noé,  en el mes segundo,  a los diecisiete días del mes,  aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo,  y las cataratas de los cielos fueron abiertas, 12  y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. 13  En este mismo día entraron Noé,  y Sem,  Cam y Jafet hijos de Noé,  la mujer de Noé,  y las tres mujeres de sus hijos,  con él en el arca; 14  ellos,  y todos los animales silvestres según sus especies,  y todos los animales domesticados según sus especies,  y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie,  y toda ave según su especie,  y todo pájaro de toda especie. 15  Vinieron,  pues,  con Noé al arca,  de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. 16  Y los que vinieron,  macho y hembra de toda carne vinieron,  como le había mandado Dios;  y Jehová le cerró la puerta. 17  Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra;  y las aguas crecieron,  y alzaron el arca,  y se elevó sobre la tierra. 18  Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra;  y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19  Y las aguas subieron mucho sobre la tierra;  y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos,  fueron cubiertos. 20  Quince codos   más alto subieron las aguas,  después que fueron cubiertos los montes. 21  Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra,  así de aves como de ganado y de bestias,  y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra,  y todo hombre. 22  Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices,  todo lo que había en la tierra,  murió. 23  Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra,  desde el hombre hasta la bestia,  los reptiles,  y las aves del cielo;  y fueron raídos de la tierra,  y quedó solamente Noé,  y los que con él estaban en el arca. 24  Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

    El Texto Bíblico esta siendo transcrito por:

Martha Iñiguez Moreno
de La Biblia Devocional de Estudio
Reina Valera Revisión 1960
de La Liga bíblica

Los Textos Paralelos y las Referencias están tomados de:

La Santa Biblia
Reina-Valera (1960)
e-Sword
Versión 7.6.1
Copyright 200-2005
Rick Meyers
All Right reserved worldwide
E-Sword is given freely to all
To learn more visit:
www.e-sword.net/support.html
e-sword is a registered trademark of Rick

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat