SEGUNDA EPÍSTOLA UNIVERSAL DE
SAN PEDRO APÓSTOL

Porque por gracia sois salvos


Búsqueda personalizada
Botón regreso a página principal

Página Principal
Botón regreso a 2 Pedro
Regresar al listado de: Segunda Epístola Universal de San Pedro Apóstol

Locations of visitors to this page
Texto Bíblico
Textos Paralelos
Referencias

Falsos profetas y falsos maestros

2 Pedro 2.1-22

1  Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo,  como habrá entre vosotros falsos maestros,  que introducirán encubiertamente herejías destructoras,  y aun negarán al Señor que los rescató,  atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2  Y muchos seguirán sus disoluciones,  por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,

3  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.  Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda,  y su perdición no se duerme.

4  Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron,  sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad,  para ser reservados al juicio;

5  y si no perdonó al mundo antiguo,  sino que guardó a Noé,  pregonero de justicia,  con otras siete personas,  trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; (Gn. 6.1-7.24)

6  y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra,  reduciéndolas a ceniza  (Gn. 19.24) y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,

7  y libró al justo Lot,  abrumado por la nefanda conducta de los malvados  (Gn. 19.1-16)

8  (porque este justo,  que moraba entre ellos,  afligía cada día su alma justa,  viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos),

9  sabe el Señor librar de tentación a los piadosos,  y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;

10  y mayormente a aquellos que,  siguiendo la carne,  andan en concupiscencia e inmundicia,  y desprecian el señorío.  Atrevidos y contumaces,  no temen decir mal de las potestades superiores,

11  mientras que los ángeles,  que son mayores en fuerza y en potencia,  no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

12  Pero éstos,  hablando mal de cosas que no entienden,  como animales irracionales,  nacidos para presa y destrucción,  perecerán en su propia perdición,

13  recibiendo el galardón de su injusticia,  ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día.  Estos son inmundicias y manchas,  quienes aun mientras comen con vosotros,  se recrean en sus errores.

14  Tienen los ojos llenos de adulterio,  no se sacian de pecar,  seducen a las almas inconstantes,  tienen el corazón habituado a la codicia,  y son hijos de maldición.

15  Han dejado el camino recto,  y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor,  el cual amó el premio de la maldad,

16  y fue reprendido por su iniquidad;  pues una muda bestia de carga,  hablando con voz de hombre,  refrenó la locura del profeta. (Num. 22.4-35)

17  Estos son fuentes sin agua,  y nubes empujadas por la tormenta;  para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.

18  Pues hablando palabras infladas y vanas,  seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.

19  Les prometen libertad,  y son ellos mismos esclavos de corrupción.  Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

20  Ciertamente,  si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo,  por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo,  enredándose otra vez en ellas son vencidos,  su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21  Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia,  que después de haberlo conocido,  volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22  Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, (Pro. 26.11) y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Falsos profetas y falsos maestros

2 Pedro 2.1-22 Judas 3-13 3  Amados,  por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación,  me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. 4  Porque algunos hombres han entrado encubiertamente,  los que desde antes habían sido destinados para esta condenación,  hombres impíos,  que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios,  y niegan a Dios el único soberano,  y a nuestro Señor Jesucristo. 5  Mas quiero recordaros,  ya que una vez lo habéis sabido,  que el Señor,  habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto,  después destruyó a los que no creyeron. 6  Y a los ángeles que no guardaron su dignidad,  sino que abandonaron su propia morada,  los ha guardado bajo oscuridad,  en prisiones eternas,  para el juicio del gran día; 7  como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas,  las cuales de la misma manera que aquéllos,  habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza,  fueron puestas por ejemplo,  sufriendo el castigo del fuego eterno. 8  No obstante,  de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne,  rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores. 9  Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo,  disputando con él por el cuerpo de Moisés,  no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él,  sino que dijo: El Señor te reprenda. 10  Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen;  y en las que por naturaleza conocen,  se corrompen como animales irracionales. 11  ¡Ay de ellos!  Porque han seguido el camino de Caín,  y se lanzaron por lucro en el error de Balaam,  y perecieron en la contradicción de Coré. 12  Estos son manchas en vuestros ágapes,  que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos;  nubes sin agua,  llevadas de acá para allá por los vientos;  árboles otoñales,  sin fruto,  dos veces muertos y desarraigados; 13  fieras ondas del mar,  que espuman su propia vergüenza;  estrellas errantes,  para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

2 Pedro 2.5 Gn. 6.1 1  Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra,  y les nacieron hijas, 2  que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas,  tomaron para sí mujeres,  escogiendo entre todas. 3  Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre,  porque ciertamente él es carne;  mas serán sus días ciento veinte años. 4  Había gigantes en la tierra en aquellos días,  y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres,  y les engendraron hijos.  Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre. 5  Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra,  y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6  Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra,  y le dolió en su corazón. 7  Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado,  desde el hombre hasta la bestia,  y hasta el reptil y las aves del cielo;  pues me arrepiento de haberlos hecho. 8  Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. 9  Estas son las generaciones de Noé: Noé,  varón justo,  era perfecto en sus generaciones;  con Dios caminó Noé. 10  Y engendró Noé tres hijos: a Sem,  a Cam y a Jafet. 11  Y se corrompió la tierra delante de Dios,  y estaba la tierra llena de violencia. 12  Y miró Dios la tierra,  y he aquí que estaba corrompida;  porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. 13  Dijo,  pues,  Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser,  porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos;  y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 14  Hazte un arca de madera de gofer;  harás aposentos en el arca,  y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. 15  Y de esta manera la harás: de trescientos codos   la longitud del arca,  de cincuenta codos su anchura,  y de treinta codos su altura. 16  Una ventana harás al arca,  y la acabarás a un codo   de elevación por la parte de arriba;  y pondrás la puerta del arca a su lado;  y le harás piso bajo,  segundo y tercero. 17  Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra,  para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo;  todo lo que hay en la tierra morirá. 18  Más estableceré mi pacto contigo,  y entrarás en el arca tú,  tus hijos,  tu mujer,  y las mujeres de tus hijos contigo. 19  Y de todo lo que vive,  de toda carne,  dos de cada especie meterás en el arca,  para que tengan vida contigo;  macho y hembra serán. 20  De las aves según su especie,  y de las bestias según su especie,  de todo reptil de la tierra según su especie,  dos de cada especie entrarán contigo,  para que tengan vida. 21  Y toma contigo de todo alimento que se come,  y almacénalo,  y servirá de sustento para ti y para ellos. 22  Y lo hizo así Noé;  hizo conforme a todo lo que Dios le mandó. -7.24 1  Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca;  porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2  De todo animal limpio tomarás siete parejas,  macho y su hembra;  mas de los animales que no son limpios,  una pareja,  el macho y su hembra. 3  También de las aves de los cielos,  siete parejas,  macho y hembra,  para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4  Porque pasados aún siete días,  yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches;  y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. 5  E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová. 6  Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. 7  Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca,  y con él sus hijos,  su mujer,  y las mujeres de sus hijos. 8  De los animales limpios,  y de los animales que no eran limpios,  y de las aves,  y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9  de dos en dos entraron con Noé en el arca;  macho y hembra,  como mandó Dios a Noé. 10  Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11  El año seiscientos de la vida de Noé,  en el mes segundo,  a los diecisiete días del mes,  aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo,  y las cataratas de los cielos fueron abiertas, 12  y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. 13  En este mismo día entraron Noé,  y Sem,  Cam y Jafet hijos de Noé,  la mujer de Noé,  y las tres mujeres de sus hijos,  con él en el arca; 14  ellos,  y todos los animales silvestres según sus especies,  y todos los animales domesticados según sus especies,  y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie,  y toda ave según su especie,  y todo pájaro de toda especie. 15  Vinieron,  pues,  con Noé al arca,  de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. 16  Y los que vinieron,  macho y hembra de toda carne vinieron,  como le había mandado Dios;  y Jehová le cerró la puerta. 17  Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra;  y las aguas crecieron,  y alzaron el arca,  y se elevó sobre la tierra. 18  Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra;  y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19  Y las aguas subieron mucho sobre la tierra;  y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos,  fueron cubiertos. 20  Quince codos   más alto subieron las aguas,  después que fueron cubiertos los montes. 21  Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra,  así de aves como de ganado y de bestias,  y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra,  y todo hombre. 22  Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices,  todo lo que había en la tierra,  murió. 23  Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra,  desde el hombre hasta la bestia,  los reptiles,  y las aves del cielo;  y fueron raídos de la tierra,  y quedó solamente Noé,  y los que con él estaban en el arca. 24  Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

2 Pedro 2.6 Gn. 19.24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos

2 Pedro 2.7 Gn. 19.1-16 1  Llegaron,  pues,  los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde;  y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma.  Y viéndolos Lot,  se levantó a recibirlos,  y se inclinó hacia el suelo, 2  y dijo: Ahora,  mis señores,  os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis,  y lavaréis vuestros pies;  y por la mañana os levantaréis,  y seguiréis vuestro camino.  Y ellos respondieron: No,  que en la calle nos quedaremos esta noche. 3  Más él porfió con ellos mucho,  y fueron con él,  y entraron en su casa;  y les hizo banquete,  y coció panes sin levadura,  y comieron. 4  Pero antes que se acostasen,  rodearon la casa los hombres de la ciudad,  los varones de Sodoma,  todo el pueblo junto,  desde el más joven hasta el más viejo. 5  Y llamaron a Lot,  y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche?  Sácalos,  para que los conozcamos. 6  Entonces Lot salió a ellos a la puerta,  y cerró la puerta tras sí, 7  y dijo: Os ruego,  hermanos míos,  que no hagáis tal maldad. 8  He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón;  os las sacaré fuera,  y haced de ellas como bien os pareciere;  solamente que a estos varones no hagáis nada,  pues que vinieron a la sombra de mi tejado. 9  Y ellos respondieron: Quita allá;  y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros,  ¿y habrá de erigirse en juez?  Ahora te haremos más mal que a ellos.  Y hacían gran violencia al varón,  a Lot,  y se acercaron para romper la puerta. 10  Entonces los varones alargaron la mano,  y metieron a Lot en casa con ellos,  y cerraron la puerta. 11  Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor,  de manera que se fatigaban buscando la puerta. 12  Y dijeron los varones a Lot: ¿Tienes aquí alguno más?  Yernos,  y tus hijos y tus hijas,  y todo lo que tienes en la ciudad,  sácalo de este lugar; 13  porque vamos a destruir este lugar,  por cuanto el clamor contra ellos ha subido de punto delante de Jehová;  por tanto,  Jehová nos ha enviado para destruirlo. 14  Entonces salió Lot y habló a sus yernos,  los que habían de tomar sus hijas,  y les dijo: Levantaos,  salid de este lugar;  porque Jehová va a destruir esta ciudad.  Más pareció a sus yernos como que se burlaba. 15  Y al rayar el alba,  los ángeles daban prisa a Lot,  diciendo: Levántate,  toma tu mujer,  y tus dos hijas que se hallan aquí,  para que no perezcas en el castigo de la ciudad. 16  Y deteniéndose él,  los varones asieron de su mano,  y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas,  según la misericordia de Jehová para con él;  y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.

2 Pedro 2.15-16 Num. 22.4-35 4  Y dijo Moab a los ancianos de Madián: Ahora lamerá esta gente todos nuestros contornos,  como lame el buey la grama del campo.  Y Balac hijo de Zipor era entonces rey de Moab. 5  Por tanto,  envió mensajeros a Balaam hijo de Beor,  en Petor,  que está junto al río en la tierra de los hijos de su pueblo,  para que lo llamasen,  diciendo: Un pueblo ha salido de Egipto,  y he aquí cubre la faz de la tierra,  y habita delante de mí. 6  Ven pues,  ahora,  te ruego,  maldíceme este pueblo,  porque es más fuerte que yo;  quizá yo pueda herirlo y echarlo de la tierra;  pues yo sé que el que tú bendigas será bendito,  y el que tú maldigas será maldito. 7  Fueron los ancianos de Moab y los ancianos de Madián con las dádivas de adivinación en su mano,  y llegaron a Balaam y le dijeron las palabras de Balac. 8  El les dijo: Reposad aquí esta noche,  y yo os daré respuesta según Jehová me hablare.  Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam.

9  Y vino Dios a Balaam,  y le dijo: ¿Qué varones son estos que están contigo? 10  Y Balaam respondió a Dios:  Balac hijo de Zipor,  rey de Moab,  ha enviado a decirme: 11  He aquí,  este pueblo que ha salido de Egipto cubre la faz de la tierra;  ven pues,  ahora,  y maldícemelo;  quizá podré pelear contra él y echarlo. 12  Entonces dijo Dios a Balaam: No vayas con ellos,  ni maldigas al pueblo,  porque bendito es. 13  Así Balaam se levantó por la mañana y dijo a los príncipes de Balac: Volveos a vuestra tierra,  porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros. 14  Y los príncipes de Moab se levantaron,  y vinieron a Balac y dijeron: Balaam no quiso venir con nosotros. 15  Volvió Balac a enviar otra vez más príncipes,  y más honorables que los otros; 16  los cuales vinieron a Balaam,  y le dijeron:  Así dice Balac,  hijo de Zipor:  Te ruego que no dejes de venir a mí; 17  porque sin duda te honraré mucho,  y haré todo lo que me digas;  ven,  pues,  ahora,  maldíceme a este pueblo. 18  Y Balaam respondió y dijo a los siervos de Balac: Aunque Balac me diese su casa llena de plata y oro,  no puedo traspasar la palabra de Jehová mi Dios para hacer cosa chica ni grande. 19  Os ruego,  por tanto,  ahora,  que reposéis aquí esta noche,  para que yo sepa qué me vuelve a decir Jehová. 20  Y vino Dios a Balaam de noche,  y le dijo:  Si vinieron para llamarte estos hombres,  levántate y vete con ellos;  pero harás lo que yo te diga. 21  Así Balaam se levantó por la mañana,  y enalbardó su asna y fue con los príncipes de Moab. 22  Y la ira de Dios se encendió porque él iba;  y el ángel de Jehová se puso en el camino por adversario suyo.  Iba,  pues,  él montado sobre su asna,  y con él dos criados suyos. 23  Y el asna vio al ángel de Jehová,  que estaba en el camino con su espada desnuda en su mano;  y se apartó el asna del camino,  e iba por el campo.  Entonces azotó Balaam al asna para hacerla volver al camino. 24  Pero el ángel de Jehová se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro. 25  Y viendo el asna al ángel de Jehová,  se pegó a la pared,  y apretó contra la pared el pie de Balaam;  y él volvió a azotarla. 26  Y el ángel de Jehová pasó más allá,  y se puso en una angostura donde no había camino para apartarse ni a derecha ni a izquierda. 27  Y viendo el asna al ángel de Jehová,  se echó debajo de Balaam;  y Balaam se enojó y azotó al asna con un palo. 28  Entonces Jehová abrió la boca al asna,  la cual dijo a Balaam:  ¿Qué te he hecho,  que me has azotado estas tres veces? 29  Y Balaam respondió al asna: Porque te has burlado de mí.  ¡Ojalá tuviera espada en mi mano,  que ahora te mataría! 30  Y el asna dijo a Balaam: ¿No soy yo tu asna?  Sobre mí has cabalgado desde que tú me tienes hasta este día;  ¿he acostumbrado hacerlo así contigo?  Y él respondió: No. 31  Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam,  y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino,  y tenía su espada desnuda en su mano.  Y Balaam hizo reverencia,  y se inclinó sobre su rostro. 32  Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces?  He aquí yo he salido para resistirte,  porque tu camino es perverso delante de mí. 33  El asna me ha visto,  y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces;  y si de mí no se hubiera apartado,  yo también ahora te mataría a ti,  y a ella dejaría viva. 34  Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: He pecado,  porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino;  mas ahora,  si te parece mal,  yo me volveré. 35  Y el ángel de Jehová dijo a Balaam: Ve con esos hombres;  pero la palabra que yo te diga,  esa hablarás.  Así Balaam fue con los príncipes de Balac.

2 Pedro 2.22 Pro. 26.11 Como perro que vuelve a su vómito,   Así es el necio que repite su necedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Texto Bíblico esta siendo transcrito por:

Martha Iñiguez Moreno
de La Biblia Devocional de Estudio
Reina Valera Revisión 1960
de La Liga bíblica

Los Textos Paralelos y las Referencias están tomados de:

La Santa Biblia
Reina-Valera (1960)
e-Sword
Versión 7.6.1
Copyright 200-2005
Rick Meyers
All Right reserved worldwide
E-Sword is given freely to all
To learn more visit:
www.e-sword.net/support.html
e-sword is a registered trademark of Rick

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat