Diccionario Bíblico
A

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Diccionario bíblico

Página Principal
Diccionario bíblico
Regresar al Listado del Diccionario Bíblico
Locations of visitors to this page


Español

Portugués

Inglés

A

Nombre, A

ver, TEXTO Y VERSIONES CLÁSICAS DE LA BIBLIA
Aleph   א
, '
Primera consonante del alfabeto hebreo, que según la Másora se repite 27.055 veces en el Pentateuco y 42.377 en toda la Biblia. Fue expresada por una variedad de signos, pasando de los cananeos a los fenicios y transmitiéndola éstos posteriormente a los griegos hasta formar la A griega o latina que ha quedado en nuestro alfabeto.

A (alfa a) y O (omega ώ). Primera y última letras del abecedario griego, describen a Dios como principio y fin del mundo y de la historia (Ap. 1:8; 21:6; cfr. Is. 41:4; 44:6; 48:12). En Ap. 22:13 Cristo glorificado es llamado así (cfr. Ap. 1:8, 17).

En las ediciones hebreas, griegas y de carácter científico de la Biblia la A designa el códice Alejandrino, manuscrito del siglo V que contiene toda la Biblia, y se encuentra en el Museo Británico.

La A hebrea (alef א ) designa en las ediciones científicas el códice llamado Sinaítico.

RAE
a(1)
1. f. Primera letra del abecedario español y del orden latino internacional, que representa un fonema vocálico abierto y central.
2. f. Fil. Signo de la proposición universal afirmativa. ~ por ~ y b por b.
1. loc. adv. punto por punto.
a(2)
(Del lat. ad).
1. prep. Precede a determinados complementos verbales, como el complemento indirecto y el complemento directo cuando este es de persona determinada o está de algún modo personificado. Legó su fortuna a los pobres. Respeta a los ancianos. El gato persigue a un ratón.
2. prep. Precede al infinitivo regido por un verbo que indica el comienzo, aprendizaje, intento, logro, mantenimiento o finalidad de la acción. Empezar a correr. Enseñar a leer. Disponerse a escapar.
3. prep. Precede al complemento de nombres y verbos de percepción y sensación, para precisar la sensación correspondiente. Sabor a miel. Huele a chamusquina.
4. prep. Precede al complemento nominal o verbal que es régimen de ciertos verbos. Condenar a muerte. Jugar a las cartas.
5. prep. Precede al complemento de algunos adjetivos. Suave al tacto. Propenso a las enfermedades.
6. prep. Indica la dirección que lleva o el término a que se encamina alguien o algo. Voy a Roma, a palacio. Estos libros van dirigidos a tu padre. U. en frs. elípticas imper. ¡A la cárcel! ¡A comer!
7. prep. Precisa el lugar o tiempo en que sucede algo. Le cogieron a la puerta. Firmaré a la noche.
8. prep. Indica la situación de alguien o algo. A la derecha del director. A oriente. A occidente.
9. prep. Designa el intervalo de lugar o de tiempo que media entre una cosa y otra. De calle a calle. De once a doce del día.
10. prep. Denota el modo de la acción. A pie. A caballo. A mano. A golpes.
11. prep. Precede a la designación del precio de las cosas. A veinte reales la vara. A cincuenta la fanega.
12. prep. Indica distribución o cuenta proporcional. Dos a dos. A tres por ciento.
13. prep. Ante infinitivo, en expresiones de sentido condicional, equivale a la conjunción si con indicativo o subjuntivo. A decir verdad. A saber yo que había de venir.
14. prep. ante(2). A la vista.
15. prep. con. Quien a hierro mata, a hierro muere.
16. prep. hacia. Se fue a ellos como un león.
17. prep. hasta. Pasó el río con el agua a la cintura.
18. prep. junto a. A la orilla del mar.
19. prep. para. A beneficio del público.
20. prep. por. A instancias mías.
21. prep. según. A fuero de Aragón. A lo que parece. A la moda.
22. prep. Da principio a muchas locuciones adverbiales. A bulto. A oscuras. A tientas. A regañadientes. A todo correr.
23. prep. Precede a la conjunción que en fórmulas interrogativas con una idea implícita de apuesta o desafío. ¡A que no te atreves! ¿A que no lo sabes?

a-(1)
(Del lat. ad-).
1. pref. Carece de significación precisa. Amatar. Asustar. Avenar.

a-(2)
(Del gr. a-, priv.).

1. pref. Denota privación o negación. Acromático. Ateísmo. Ante vocal toma la forma an-. Anestesia. Anorexia.
 

A (Alpha)
Alpha, the first letter of the Greek alphabet, as Omega is the last. These letters occur in the text of Rev_1:8, Rev_1:11; Rev_21:6; Rev_22:13, and are represented by “Alpha” and “Omega” respectively (omitted in R.V., Rev_1:11). They mean “the first and last.” (Compare Heb_12:2; Isa_41:4; Isa_44:6; Rev_1:11, Rev_1:17; Rev_2:8.)

In the symbols of the early Christian Church these two letters are frequently combined with the corss or with Christ's monogram to denote his divinity.

Aleph
a´lef (א
, '): The first letter of the Hebrew alphabet. It is nearly soundless itself and best represented, as in this Encyclopedia, by the smooth breathing ('), but it is the direct ancestor of the Greek, Latin and English “a” as in “father.” In either case this beginning of the alphabet happens to be near the very basis of all speech - in one case the simple expiration of breath, in the other the simplest possible vocal action - the actual basis from which all other vowels are evolved. It became also the symbol for the number one (1) and, with the dieresis, 1,000. It is the symbol also for one of the most famous of Greek Biblical manuscripts, the Codex Sinaiticus. For name, written form, etc.

Webster
A
A is the first letter of the Alphabet in most of the known languages of the earth; in the Ethiopic, however it is the thirteenth, and in the Runic the tenth. It is naturally the first letter, because it represents the first vocal sound naturally formed by the human organs; being the sound uttered with a mere opening of the mouth without constraint, and without any effort to alter the natural position or configuration of the lips. The A has been proven to be the first natural vocal sound, and entitled to the first place in alphabets.

A has in English, three sounds; the long or slender, as in place, fate; the broad, as in wall, fall, which is shortened in salt, what; and the open, as in father, glass, which is shortened in rather, fancy. Its primitive sound was probably aw. A is also an abbreviation used before words beginning with an articulation; as a table, instead of an table, or one table. This is a modern change.

This letter serves as a prefix to many English words, as in asleep; awake; afoot; aground; agoing. In some cases, this is a contraction of Teutonic ge, as in asleep, aware, from the Saxon geslapan, to sleep, to beware. Sometimes it is a corruption of the Saxon on, as again from ongean , awake from onwacian to watch or wake. Before participles, it may be a contraction of the Celtic ag, the sign of the participle of the present tense; as, ag-radh, saying; a saying, a going. Or this may be a contraction of on, or what is equally probable, it may have proceeded from a mere accidental sound produced by negligent utterance. In some words, a may be a contraction of at, of, in, to, or an. In some words of Greek original, a is privative, giving to them a negative sense, as in anonymous.

Among the ancients, A was a numeral denoting 500, and with a dash A 5000. In the Julian Calendar, A is the first of the seven dominical letters.

Among logicians, A, as an abbreviation, stands for a universal affirmative proposition. A asserts; E denies. Thus in barbara, a thrice repeated denotes so many of the propositions to be universal.

The Romans used A to signify a negative or dissent in giving their votes; A standing for antiquo, I oppose or object to the proposed law. Opposed to this letter were U R, uti rogas, be it as you desire - the words used to express assent to a proposition. These letters were marked on wooden ballots, and each voter had an affirmative and a negative put into his hands, one of which at pleasure he gave as his vote, - In criminal trials, A stood for absolvo, I acquit, C for condemno, I condemn; and N L for non liquet, it is not evident; and the judges voted by ballots this marked. In inscriptions, A stands for Augustus; or for ager, aiunt, , aurum, argentum, &c.

A is also used for anno, or ante; as in Anno Domini, the year of our Lord; anno mundi, the year of the world; ante meridiem, before noon, and for arts, in artium magister, master of arts.

In algebra, a and first letters of the alphabet represent known quantities - the last letters are sometimes used to represent unknown quantities.

In music, A is the nominal of the sixth note in the natural diatonic scale - called by Guido la. It is also the name of one of the two natural moods; and it is the open note of the 2d string of the violin, by which the other strings are tuned and regulated.

In pharmacy, a or aa, abbreviations of the Greek ana, signify of each separately, or that the things mentioned should be taken in quantities of the same weight or measure.

In chimistry, A A A stand for amalgama, or amalgamation.

In commerce, A stands for accepted, as in case of a bill of exchange. Merchants also number their books by the letters - A,B,C, instead of figures. Public officers number their exhibits in the same manner; as the document A, or B.

Alpha and Omega, the first and last letters of the Greek Alphabet, are used in Scripture for the beginning and end - representative of Christ.

In mathematics, letters are used as representatives of numbers, lines, angles and quantities. In arguments, letters are substituted for persons, in cases supposed, or stated for illustration, as A contracts with B to deliver property to D. - In the English phraseology "a landlord as a hundred a year," " the sum amounted to ten dollars a man," a is merely the adjective one, and this mode of expression is idiomatic; a hundred in a year; ten dollars to a man.

Español

Portugués

Inglés

AARÓN

ver, ÉXODO, SUMO SACERDOTE
אהרון , 'ahărōn - Septuaginta Ἀαρών Aarō̇n; Gesenius sugiere: Montañés, Fürst: ilustre, otros sugieren: rico, influyente.

Hermano mayor de Moisés, primer sumo sacerdote de la antigua ley y figura de primera importancia en los acontecimientos del Èxodo. Era hijo de Amram y Jocabed del linaje levítico de Coat (Éx. 6:20). Nació en Egipto tres años antes que su hermano (Éx. 7:7). Tomó por esposa a Elisabet, con la que tuvo cuatro hijos: Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar (Éx. 6:23).
Asociado por Dios a Moisés como intérprete o portavoz de éste a causa de su elocuencia (Éx. 4:13-16), desempeñó esta misión tanto ante el pueblo (Éx. 4:27-31) como en presencia de Faraón (Éx. 5:1-5), haciendo, con su hermano, un oficio análogo al de profeta (Éx. 7:1-2). Bajo su dirección ejecutó prodigios superiores a los magos egipcios (Éx. 7:8-12).
Intervino en la producción de las plagas con que Dios quebrantó la resistencia de Faraón para que dejara libre a su pueblo, lo cual hizo exclamar a los sabios egipcios: «El dedo de Dios está aquí» (Éx. 7:1-2). Acompañó a Moisés, aunque no se le menciona expresamente más que en sus misiones ante el soberano (Éx. 8:21; 9:27; 10:3, 8, 16; 11:10; 12:1; Sal. 77:20).
Un mes después de la salida de Egipto, en el desierto de Sin, hubo de escuchar, junto con su hermano, las murmuraciones del pueblo, al que apaciguaron con la promesa del maná y de las codornices, viendo Aarón reforzada su autoridad, mientras hablaba a la turba, con la aparición de la gloria de Jehová en forma de nube (Éx. 16:1-10). Por orden de Moisés conservó una urna llena del maná, que colocó juntamente con las tablas de la Ley en el arca (Éx. 16:33-34). Defensor de su hermano también con la oración, nos lo encontramos sosteniendo los brazos de Moisés en alto hasta la puesta del sol, durante la batalla librada por Josué contra los amalecitas en Refidim (Éx. 17:8-13). En el banquete que el suegro de Moisés, Jetro, ofrece a los ancianos para estrechar los lazos familiares con Israel aparece también Aarón (Éx. 18:1-12).
Tuvo el raro privilegio de subir con Moisés al monte Sinaí, acompañado de sus hijos Nadab y Abiú y de los setenta ancianos de Israel, y de ver a Dios sin perder la vida, recibiendo el encargo, juntamente con Hur, de resolver las dificultades que se pudiesen presentar durante la ausencia del dirigente de Israel, que había de prolongarse durante cuarenta días y cuarenta noches (Éx. 24:9-18).
Aarón cedió ante las presiones del pueblo, temeroso de que Moisés no regresara, e hizo fabricar un becerro de oro que marchase al frente de la caravana. Con la esperanza de disuadirlos, les pidió los pendientes de oro que llevaban en las orejas, pero habiéndose desprendido todos de las joyas, Aarón las hizo fundir, en un simulacro muy semejante a los que habían conocido en Egipto, y el pueblo gritaba ante él: «He aquí tu Dios que te sacó de Egipto», mientras, se prepararon los enseres necesarios para un holocausto y sacrificio a la mañana siguiente (Éx. 32:1-6). Los cantos y las danzas fueron interrumpidos por la llegada imprevista de Moisés, que, montando en cólera, redujo el ídolo a cenizas y las arrojó al agua, que bebieron los culpables.
Moisés reprochó la conducta de su hermano Aarón por haber llevado al pueblo a semejante ocasión de pecado, y hubiese perecido él mismo víctima de la venganza de los sacerdotes, que pasaron a cuchillo a unos tres mil hombres, de no haber intervenido el mismo Moisés en su favor. Las palabras que dio como excusa de semejante proceder indican que obró por coacción del pueblo, enceguecido en su rebeldía (Éx. 32:17-29).
El relato de la promoción de Aarón y de sus hijos al sacerdocio da una idea de la importancia que el culto a Jehová tenía en la ley de Moisés. Se describen sus vestiduras con todo detalle (Éx. 39:1-31), y el ceremonial de su toma de posesión, que culminó con la bendición de Aarón al pueblo y la manifestación de la gloria de Jehová (Lv. 8-9). Una falta de confianza en la Palabra de Dios en Cades atrajo sobre Aarón y Moisés el castigo de no entrar en la tierra prometida (Nm. 20:1-13). Murió a la edad de 123 años en el monte Hor, y el pueblo le lloró durante treinta días (Nm. 20:22-29; Dt. 10:6; 32:50-51).
La casa sacerdotal se designa con el nombre de «Casa de Aarón» (Sal. 115:10-12). Su carácter careció de la firmeza y las dotes de dirigente de su hermano Moisés, habiendo pecado juntamente con el pueblo, aunque supo humillarse y reconocer su falta.
Dios usa a quienes, habiendo pecado, se arrepiente y reconocen sus errores. Su vara se guardó en el arca (He. 9:4). Su sacerdocio es una sombra del Sacerdocio de Cristo, que no termina, es eterno y perfecto (He. 5:1-10; 7:11-19).
A pesar de sus flaquezas, fue un tipo de Cristo por haber sido llamado por Dios, y ungido; por haber llevado sobre su pecho los nombres de las doce tribus y por ser el intercesor del pueblo entrando en el santuario con la sangre expiatoria en el día de la expiación (He. 6:20).

CONCORDANCIA
Aarón
Hermano de Moisés, Exo_4:14; Exo_7:1;
encomiado por su elocuencia, Exo_4:14;
ayudante de Moisés, Exo_4:14-16, 27;
caudillo junto con Moisés, Exo_5:1; Exo_8:25;
sostiene los brazos de Moisés, Exo_17:12;
apartado como sacerdote, Exo_28:1; Heb_5:4;
hace un becerro de oro, Exo_32:1; Act_7:40;
murmura contra Moisés, Num_12:1;
su vara florece, Num_17:1; Heb_9:4;

muere, Num_20:22-29.

AARÃO

Irmão mais velho de Moisés e um dos sete homens que tiraram Israel da escravidão do Egito. (Êxodo 7:1,2)

AARON

âr´un, sometimes pronounced ar´on (אהרוןa, 'ahărōn - Septuagint Ἀαρών Aarō̇n, meaning uncertain: Gesenius suggests “mountaineer”; Fürst, “enlightened”; others give “rich,” “fluent.” Cheyne mentions Redslob's “ingenious conjecture” of hā'ārōn - “the ark” - with its mythical, priestly significance, Encyclopedia Biblica under the word):
1. Family
Probably eldest son of Amram (Exo_6:20), and according to the uniform genealogical lists (Exo_6:16-20; 1Ch_6:1-3), the fourth from Levi. This however is not certainly fixed, since there are frequent omissions from the Hebrew lists of names which are not prominent in the line of descent. For the corresponding period from Levi to Aaron the Judah list has six names (Rth_4:18-20; 1 Ch 2). Levi and his family were zealous, even to violence (Gen_34:25; Exo_32:26), for the national honor and religion, and Aaron no doubt inherited his full portion of this spirit. His mother's name was Jochebed, who was also of the Levitical family (Exo_6:20). Miriam, his sister, was several years older, since she was set to watch the novel cradle of the infant brother Moses, at whose birth Aaron was three years old (Exo_7:7).
2. Becomes Moses' Assistant
When Moses fled from Egypt, Aaron remained to share the hardships of his people, and possibly to render them some service; for we are told that Moses entreated of God his brother's coöperation in his mission to Pharaoh and to Israel, and that Aaron went out to meet his returning brother, as the time of deliverance drew near (Exo_4:27). While Moses, whose great gifts lay along other lines, was slow of speech (Exo_4:10), Aaron was a ready spokesman, and became his brother's representative, being called his “mouth” (Exo_4:16) and his “prophet” (Exo_7:1). After their meeting in the wilderness the two brothers returned together to Egypt on the hazardous mission to which Yahweh had called them (Exo_4:27-31). At first they appealed to their own nation, recalling the ancient promises and declaring the imminent deliverance, Aaron being the spokesman. But the heart of the people, hopeless by reason of the hard bondage and heavy with the care of material things, did not incline to them. The two brothers then forced the issue by appealing directly to Pharaoh himself, Aaron still speaking for his brother (Exo_6:10-13). He also performed, at Moses' direction, the miracles which confounded Pharaoh and his magicians. With Hur, he held up Moses hands, in order that the 'rod of God might be lifted up,' during the fight with Amalek (Exo_17:10, Exo_17:12).
3. An Elder
Aaron next comes into prominence when at Sinai he is one of the elders and representatives of his tribe to approach nearer to the Mount than the people in general were allowed to do, and to see the manifested glory of God (Exo_24:1, Exo_24:9, Exo_24:10). A few days later, when Moses, attended by his “minister” Joshua, went up into the mountain, Aaron exercised some kind of headship over the people in his absence. Despairing of seeing again their leader, who had disappeared into the mystery of communion with the invisible God, they appealed to Aaron to prepare them more tangible gods, and to lead them back to Egypt (Ex 32). Aaron never appears as the strong, heroic character which his brother was; and here at Sinai he revealed his weaker nature, yielding to the demands of the people and permitting the making of the golden bullock. That he must however have yielded reluctantly, is evident from the ready zeal of his tribesmen, whose leader he was, to stay and to avenge the apostasy by rushing to arms and falling mightily upon the idolaters at the call of Moses (Exo_32:26-28).
4. High Priest
In connection with the planning and erection of the tabernacle (“the Tent”), Aaron and his sons being chosen for the official priesthood, elaborate and symbolical vestments were prepared for them (Ex 28); and after the erection and dedication of the tabernacle, he and his sons were formally inducted into the sacred office (Lev 8). It appears that Aaron alone was anointed with the holy oil (Lev_8:12), but his sons were included with him in the duty of caring for sacrificial rites and things. They served in receiving and presenting the various offerings, and could enter and serve in the first chamber of the tabernacle; but Aaron alone, the high priest, the Mediator of the Old Covenant, could enter into the Holy of Holies, and that only once a year, on the great Day of Atonement (Lev_16:12-14).
5. Rebels Against Moses
After the departure of Israel from Sinai, Aaron joined his sister Miriam in a protest against the authority of Moses (Nu 12), which they asserted to be self-assumed. For this rebellion Miriam was smitten with leprosy, but was made whole again, when, at the pleading of Aaron, Moses interceded with God for her. The sacred office of Aaron, requiring physical, moral and ceremonial cleanness of the strictest order, seems to have made him immune from this form of punishment. Somewhat later (Nu 16) he himself, along with Moses, became the object of a revolt of his own tribe in conspiracy with leaders of Dan and Reuben. This rebellion was subdued and the authority of Moses and Aaron vindicated by the miraculous overthrow of the rebels. As they were being destroyed by the plague, Aaron, at Moses' command, rushed into their midst with the lighted censer, and the destruction was stayed. The Divine will in choosing Aaron and his family to the priesthood was then fully attested by the miraculous budding of his rod, when, together with rods representing the other tribes, it was placed and left overnight in the sanctuary (Num_17:1-13).
6. Further History
After this event Aaron does not come prominently into view until the time of his death, near the close of the Wilderness period. Because of the impatience, or unbelief, of Moses and Aaron at Meribah (Num_20:12), the two brothers are prohibited from entering Canaan; and shortly after the last camp at Kadesh was broken, as the people journeyed eastward to the plains of Moab, Aaron died on Mount Hor. In three passages this event is recorded: the more detailed account in Nu 20, a second incidental record in the list of stations of the wanderings in the wilderness (Num_33:38, Num_33:39), and a third casual reference (Deu_10:6) in an address of Moses. These are not in the least contradictory or inharmonious. The dramatic scene is fully presented in Nu 20: Moses, Aaron and Eleazar go up to Mount Hor in the people's sight; Aaron is divested of his robes of office, which are formally put upon his eldest living son; Aaron dies before the Lord in the Mount at the age of 123, and is given burial by his two mourning relatives, who then return to the camp without the first and great high priest; when the people understand that he is no more, they show both grief and love by thirty days of mourning. The passage in Nu 33 records the event of his death just after the list of stations in the general vicinity of Mount Hor; while Moses in Dt 10 states from which of these stations, namely, Moserah, that remarkable funeral procession made its way to Mount Hor. In the records we find, not contradiction and perplexity, but simplicity and unity. It is not within the view of this article to present modern displacements and rearrangements of the Aaronic history; it is concerned with the records as they are, and as they contain the faith of the Old Testament writers in the origin in Aaron of their priestly order.
7. Priestly Succession

Aaron married Elisheba, daughter of Amminadab, and sister of Nahshon, prince of the tribe of Judah, who bore him four sons: Nadab, Abihu, Eleazar and Ithamar. The sacrilegious act and consequent judicial death of Nadab and Abihu are recorded in Lev 10. Eleazar and Ithamar were more pious and reverent; and from them descended the long line of priests to whom was committed the ceremonial law of Israel, the succession changing from one branch to the other with certain crises in the nation. At his death Aaron was succeeded by his oldest living son, Eleazar (Num_20:28; Deu_10:6).

Español

Portugués

Inglés

AARONITAS

לאהרון le-'ahărōn, literalmente, “perteneciente a  Aaron”)
Los descendientes de Aarón reciben este nombre y con él son designados en diversas partes de la Biblia (1 Cr. 12:27; 27:17).
A los descendientes de Aarón fueron asignadas trece ciudades en Judá y Benjamín (Jos. 21:13-19; 1 Cr. 6:57-60)

 

AARONITES

âr´on-īts לאהרון (le-'ahărōn, literally, “belonging to Aaron”): A word used in the King James Version, but not in the revised versions, to translate the proper name Aaron in two instances where it denotes a family and not merely a person (1Ch_12:27; 1Ch_27:17). It is equivalent to the phrases “sons of Aaron,” “house of Aaron,” frequently used in the Old Testament. According to the books of Josh and Chronicles the “sons of Aaron,” were distinguished from the other Levites from the time of Joshua (e.g. Jos_21:4, Jos_21:10, Jos_21:13; 1Ch_6:54).

Español

Portugués

Inglés

AB(1)

אך o, s 'ābh or 'abh, es la palabra hebrea y arámica para “padre”
Es una palabra muy común en el Antiguo Testamento. Es usada tanto en singular como en plural para denotar abuelos o ancestros más remotos (e.g. Jer. 35:16, Jer. 35:15)  El padre de un grupo de personas o tribu es su fundador y no. como comúnmente se asume, su progenitor. En ese sentido, Abraham es padre de los israelitas (ver, por ejemplo, Gen. 17:11-14, Gen. 17:27), Isaac y Jacob y las cabeza de familias fueron padres, en el mismo sentido modificado. Los casos de Ismael, Moab, etc., son similares. El que formó originalmente un gremio es el padre de aquellos que practican el oficio. (e.g. Gen. 4:20, Gen. 4:21, Gen. 4:22). Ezequías usa el término “mis padres” de sus predecesores en el trono de Asiria, aunque no fueron sus ancestros (2Ki. 19:12). El término fue usado para expresar valor y afecto sin considerar la relación de sangre (e.g. 2Ki.13:14). Un uso frecuente de la palabra es en la composición de nombres propios, como Abinadab, “mi padre es noble.”
La pabra en arameo en su forma definida es usada tres veces en el Nuevo Testamento (Mar. 4:6), la frase empiesa en cada caso con “Abba Padre”, dirigida a Dios. En esta frase, la palabra “Padre” es agregada, aparentemente, no como una traducción, ni para indicar que Abba es tomado en este caso como nombre propio de la Deidad, sino como un término de súplica y de cariño. Vea también ABBA

AB(2)

אך , 'ābh

ver, CALENDARIO

Quinto mes (julio-agosto) que los judíos adoptaron en la época posterior al exilio. No se cita en la Biblia, sino en los textos de la Misnah y del Talmud.

Era un mes triste para el calendario judío, por el recuerdo del destierro a Babilonia. En este mes se cortaban los juncos.

 

Ab (1)
(אך or ,( s 'ābh or 'abh, the Hebrew and Aramaic word for “father”): It is a very common word in the Old Testament; this article notes only certain uses of it. It is used both in the singular and in the plural to denote a grandfather or more remote ancestors (e.g. Jer_35:16, Jer_35:15). The father of a people or tribe is its founder, not, as is frequently assumed, its progenitor. In this sense Abraham is father to the Israelites (see, for example, Gen_17:11-14, Gen_17:27), Isaac and Jacob and the heads of families being fathers in the same modified sense. The cases of Ishmael, Moab, etc., are similar. The traditional originator of a craft is the father of those who practice the craft (e.g. Gen_4:20, Gen_4:21, Gen_4:22). Sennacherib uses the term “my fathers” of his predecessors on the throne of Assyria, though these were not his ancestors (2Ki_19:12). The term is used to express worth and affection irrespective of blood relation (e.g. 2Ki_13:14). A ruler or leader is spoken of as a father. God is father. A frequent use of the word is that in the composition of proper names, e.g. Abinadab, “my father is noble.” See ABI.
The Aramaic word in its definite form is used three times in the New Testament (Mar_4:6), the phrase being in each case “Abba Father,” addressed to God. In this phrase the word “Father” is added, apparently, not as a mere translation, nor to indicate that Abba is thought of as a proper name of Deity, but as a term of pleading and of endearment. See also ABBA.
Ab (2)

(אך , 'ābh): The name of the fifth month in the Hebrew calendar, the month beginning in our July. The name does not appear in the Bible, but Josephus gives it to the month in which Aaron died (Ant., IV, iv, 6; compare Num_33:38).

Español

Portugués

Inglés

ABADÓN

אכדון 'ăbhaddōn, “ruin,” “perdición,” “destrucción”

Se usa en Jb. 26:6 y Pr. 15:11 como equivalente de sheol o muerte. En Ap. 9:11 aparece como el ángel del abismo, que en su traducción griega es Apolión, «destructor».

ABADOM

O destruidor; o anjo do abismo (Apocalipse 9:11)

ABADDON
a-bad´on (אכדון 'ăbhaddōn, “ruin,” “perdition,” “destruction”): Though “destruction” is commonly used in translating 'abhaddōn, the stem idea is intransitive rather than passive - the idea of perishing, going to ruin, being in a ruined state, rather than that of being ruined, being destroyed.

The word occurs six times in the Old Testament, always as a place name in the sense in which Sheol is a place name. It denotes, in certain aspects, the world of the dead as constructed in the Hebrew imagination. It is a common mistake to understand such expressions in a too mechanical way. Like ourselves, the men of the earlier ages had to use picture language when they spoke of the conditions that existed after death, however their picturing of the matter may have differed from ours. In three instances Abaddon is parallel with Sheol (Job_26:6; Pro_15:11; Pro_27:20). In one instance it is parallel with death, in one with the grave and in the remaining instance the parallel phrase is “root out all mine increase” (Job_28:22; Psa_88:11; Job_31:12). In this last passage the place idea comes nearer to vanishing in an abstract conception than in the other passages.

Abaddon belongs to the realm of the mysterious. Only God understands it (Job_26:6; Pro_15:11). It is the world of the dead in its utterly dismal, destructive, dreadful aspect, not in those more cheerful aspects in which activities are conceived of as in progress there. In Abaddon there are no declarations of God's lovingkindness (Psa_88:11).

In a slight degree the Old Testament presentations personalize Abaddon. It is a synonym for insatiableness (Pro_27:20). It has possibilities of information mediate between those of “all living” and those of God (Job_28:22).

In the New Testament the word occurs once (Rev_9:11), the personalization becoming sharp. Abaddon is here not the world of the dead, but the angel who reigns over it. The Greek equivalent of his name is given as Apollyon. Under this name Bunyan presents him in the Pilgrim's Progress, and Christendom has doubtless been more interested in this presentation of the matter than in any other.

In some treatments Abaddon is connected with the evil spirit Asmodeus of Tobit (e.g. 3:8), and with the destroyer mentioned in The Wisdom of Solomon (18:25; compare 22), and through these with a large body of rabbinical folklore; but these efforts are simply groundless. See APOLLYON.

Español

Portugués

Inglés

ABAGTA

אבגתא , 'ă̆bhaghethā, Hebreo, «dispensador de fortuna».
Nombre propio de un funcionario de la corte del rey Asuero (Est. 1:10). El nombre es de origen persa. El historiador griego Esquilo menciona un cierto Abagta entre los siervos de Jerjes I que perecieron con él en la batalla de Salamina.

Número Strong: H5
 אֲבַגְתָא Abagtá; o por. orig.; Abagtá, eunuco de Jerjes:-Abagtá.

ABAGTA

Um dos sete eunucos que serviam na presença do Rei Assuero (Ester 1:10)

ABAGTHA
H5
אבגתא
'ăbagthâ'
ab-ag-thaw'
Of foreign origin; Abagtha, a eunuch of Xerxes: - Abagtha.
Abagtha

a-bag´tha (אבגתא , 'ă̆bhaghethā), perhaps meaning “fortunate one”): One of the seven eunuchs, or “chamberlains,” of Xerxes mentioned in Est_1:10. The name is Persian, and is one of the many Persian marks in the Book of Esther.

Español

Portugués

Inglés

ABANA

אבנהע , 'ăbhānāh (Keth|4bh, Septuagint, Vulgate)), or AMANA a-ma´na (אמגה , 'ămānāh (K@ere4, Peshitta, Targum); En la versión King James Abana (Versión americana estándar revisada, margen Amana), la Versión revisada  (Inglesa y Americana) ABANAH (Versión revisada, al margen Amanah)):
Nombre de dos ríos de Siria, mencionados por Naamán, el general sirio curado por el profeta Eliseo (2 R. 25:12). El militar Sirio afirma que son cristalinos y mejores que todos los ríos de Israel, y se enoja con el siervo de Dios que le recomienda bañarse en el Jordán. Naamán no es curado hasta que no obedece al profeta.
El río Abana se llama hoy Barada, y después de pasar por la ciudad de Damasco, desemboca en un lago pantanoso al este de la ciudad. Aun hoy provee el agua para la moderna Damasco.

 

ABANAH

H71
אבנה
'ăbânâh
ab-aw-naw'
Perhaps feminine of H68; stony; Abanah, a river near Damascus: - Abana. Compare H549.

Abanah
ab´a-na, a-bā´na אבנהע , 'ăbhānāh (Keth|4bh, Septuagint, Vulgate)), or AMANA a-ma´na (אמגה , 'ămānāh (K@ere4, Peshitta, Targum); the King James Version Abana (American Standard Revised Version, margin Amana), the Revised Version (British and American) ABANAH (Revised Version, margin Amanah)): Mentioned in 2Ki_5:12, along with the PHARPAR (which see), as one of the principal rivers of Damascus. The reading Amana (meaning possibly the “constant,” or perennial stream) is on the whole preferable. Both forms of the name may have been in use, as the interchange of an aspirated b (bh = v) and m is not without parallel (compare Evil-merodach = Amilmarduk).

The Abanah is identified with the Chrysorrhoas (“golden stream”) of the Greeks, the modern Nahr Baradā (the “cold”), which rises in the Anti-Lebanon, one of its sources, the Ain Barada, being near the village of Zebedani, and flows in a southerly and then southeasterly direction toward Damascus. A few miles southeast of Suk Wady Barada(the ancient Abila; see ABILENE) the volume of the stream is more than doubled by a torrent of clear, cold water from the beautifully situated spring ‛Ain Fijeh (Greek πηγή, pēgḗ, “fountain”), after which it flows through a picturesque gorge till it reaches Damascus, whose many fountains and gardens it supplies liberally with water. In the neighborhood of Damascus a number of streams branch off from the parent river, and spread out like an opening fan on the surrounding plain. The Barada, along with the streams which it feeds, loses itself in the marshes of the Meadow Lakes about 18 miles East of the city.

The water of the Barada, though not perfectly wholesome in the city itself, is for the most part clear and cool; its course is picturesque, and its value to Damascus, as the source alike of fertility and of charm, is inestimable.

 

ABADÓN

אכדון 'ăbhaddōn, "ruin," "perdición," "destrucción"

Se usa en Jb. 26:6 y Pr. 15:11 como equivalente de Seol o muerte. En Ap. 9:11 aparece como el ángel del abismo, que en su traducción griega es Apolión, «destructor».

ABAGTA

אבגתא, 'ă̆bhaghethā, Hebreo, «dispensador de fortuna».

Nombre propio de un funcionario de la corte del rey Asuero (Est. 1:10). El nombre es de origen persa. El historiador griego Esquilo menciona un cierto Abagta entre los siervos de Jerjes I que perecieron con él en la batalla de Salamina.

ABANA

אבנהע, 'ăbhānāh (Keth|4bh, Septuagint, Vulgate)), or AMANA a-ma´na (אמגה, 'ămānāh (K@ere4, Peshitta, Targum); En la versión King James Abana (Versión americana estándar revisada, margen Amana), la Versión revisada  (Inglesa y Americana) ABANAH (Versión revisada, al margen Amanah)):

Nombre de dos ríos de Siria, mencionados por Naamán, el general sirio curado por el profeta Eliseo (2 R. 25:12). El militar Sirio afirma que son cristalinos y mejores que todos los ríos de Israel, y se enoja con el siervo de Dios que le recomienda bañarse en el Jordán. Naamán no es curado hasta que no obedece al profeta.

El río Abana se llama hoy Barada, y después de pasar por la ciudad de Damasco, desemboca en un lago pantanoso al este de la ciudad. Aun hoy provee el agua para la moderna Damasco.

ABARIM

עברים, ‛ăbhārīm

Nombre dado por los habitantes de Canaán a la región montañosa situada al este del río Jordán (Nm. 33:47; Dt. 32:49; Jer. 22:20). Era una cadena de montañas (Nm. 33:47-48) que atravesaba el territorio de Moab asignado a la tribu de Rubén. Las cumbres de los montes Nebo, Pisga y Peor forman parte del Abarim (Nm. 27:12; 33:47-48; Dt. 32:49; 34:1). En su peregrinación por el desierto durante el éxodo, el pueblo de Israel acampó dos veces en un sitio llamado Ije-Abarim, cuando rodeaba la «tierra de Moab» (Nm. 21:11).

ABBA

ἀββᾶ,אבּא , 'abbā, Hebreo-caldeo, "Padre"

ver, PADRE

Palabra aramea que Jesús emplea frecuentemente para dirigirse al Padre (Mr. 14:36). También los cristianos de la primera generación la usaban (Ro. 8:15; Gá. 4:6) para expresar una relación muy íntima entre Dios y sus hijos. El Señor Jesús usó probablemente esta palabra muchas veces, aun en algunas en que los pasajes bíblicos han transmitido la versión griega: «Padre», «Padre mío», y también «mi Padre». Es una expresión de plena confianza y adhesión con la voluntad del Padre, que Jesús quiere comunicar a sus discípulos. La palabra no aparece en la literatura profana ni rabínica del tiempo, y es característica del vocabulario de Cristo. En los evangelios se la usa siempre acompañada de su respectiva traducción con la palabra «Padre». Es sólo por medio de Cristo que recibimos el espíritu de adopción y aprendemos a llamar a Dios «Padre nuestro» (Jue. 11:2: Jn. 17:11; 20:17). La palabra se usaba solamente en el lenguaje familiar antes de Jesús. En el Antiguo Testamento figura en varios nombres hebreos como radical, por ejemplo: Abimelec, Abner, Ardénago, Eliab.

ABDÍAS (1)

עבדיה, ‛ōbhadhyāh, más completamente  עבדיהוּ, ‛ōbhadhyāhū, "siervo de Yahvé "

Nombre propio que significa «adorador o servidor del Eterno».

(a) Mayordomo de la casa de Acab (1 R. 18:3-16).

(b) Descendiente de David (1 Cr. 3:21).

(c) Padre de Ismaías, príncipe de Zabulón (1 Cr. 27:19).

(d) Príncipe de Judá (2 Cr. 17:7).

(e) Levita en tiempos del rey Josías (2 Cr. 34:12).

(f) Profeta que escribió el libro de Abdías.

El nombre de Abdías fue común en Israel desde los días de David al final del Antiguo Testamento. Una antigua tumba hebrea tiene la inscripción "Abdías, el siervo del Rey"

 

ABDÍAS (2)

El cuarto de los profetas menores. Anunció la destrucción de Edom, nación que fue hostil a Israel desde épocas inmemoriales. El libro no menciona fechas, pero probablemente fue escrito en la última parte del siglo VIII a.C., durante el reinado de Acaz de Judá, cuando Edom y los filisteos se unieron en batalla contra Judá.

La conclusión escatológica se compone de dos partes (poesía en los vv. 15 a-16 s; prosa en los vv. 18-21). Llama la atención la identidad que se advierte entre varios versículos de Jer. 49:7-22 (también profecía contra Edom) y Abd. 10 (cfr. especialmente Abd. 5 comparado con Jer. 49:14-16:9; y Abd. 5 con Jl. 2:32).

El libro, que consta de un solo capítulo, está dirigido contra Edom, ciudad enemiga de Jerusalén, por haberse aliado con otros para conspirar contra la ciudad de Dios. Anuncia la venida del día de Jehová, quien triunfará de todos sus enemigos y establecerá su Reino sobre la tierra.

En el libro hay una nota de esperanza, que lo coloca en el rango de lo escatológico. Israel será restaurado entre las naciones.

ABDÓN

עבדּון, ‛abhdōn, "servicio"; Ἀβδών, Abdō̇n= «servil».

(a) Hijo de Hilel, de Piratón, juzgó ocho años a Israel. Tuvo muchos descendientes y prosperidad (Jue. 12:13-15).

(b) Jefe principal de la tribu de Benjamín (2 Cr. 8:23, 26, 28).

(c) Un benjaminita antecesor de Saúl (1 Cr. 8:30; 9:35-39).

(d) Siervo del rey Josías (2 Cr. 34:20).

(e) Ciudad levítica asignada a la casa de Gersón (Jue. 21:27, 30).

ABED-NEGO

Hebreo y Arameo עבד נגו, ‛ăbhēdh neghō; Dan_3:29, עבד נגוא, ‛ăbhēdh neghō'

(también ABDENAGO).

Es el nombre babilónico de Azarías, compañero de Daniel en Babilonia (Dn. 1:7). Juntamente con Mesac y Sadrac, fue nombrado como esclavo para servir al rey Nabucodonosor (Dn. 2:49). Cuando los tres jóvenes creyentes israelitas rehusaron adorar la estatua de oro que el rey había mandado levantar, se les condenó a morir en un horno de fuego (Dn. 3:13-22). Dios intervino para salvarlos (Dn. 3:24-26), y sus cargos oficiales les fueron restituidos (Dt. 3:30). La fe de estos tres jóvenes ha servido de ejemplo a través de las edades tanto para los judíos en el Antiguo Testamento como para los cristianos, por saber resistir a quienes invitan a adorar ídolos o dioses falsos, o a dar más respeto a los hombres que a Dios (He. 11:33-34).

ABEJA

דּבורה, debhōrāh, significando "abeja"

Hebreo, «débora» = Débora.

Las abejas abundan en Palestina debido a la gran cantidad de flores y al cálido clima que reina en la región. Son numerosísimas en el valle del Jordán y en la región sudoriental. Si bien en tiempos bíblicos no se conocía su cultivo científico, desde muy antiguo se conocía en estado salvaje. En la Biblia se la menciona cuatro veces (Dt. 1:14; Jue. 14:8; Sal. 118:12; Is. 7:18). En cambio, como nombre de mujer (Débora «la Abeja») era frecuente entre los israelitas (Gn. 35:8; Jue. 4:4).

La miel de abejas fue la fuente casi única para endulzar los manjares hasta ya bien entrado el siglo XVIII. Algunos exegetas creen que las abejas mencionadas en el episodio de Sansón (Jue. 14:8) no serían abejas fabricadoras de miel, sino otra especie, que los hebreos también llamaban con el nombre de «Débora».

ABEL

ה בל, hebhel; Ἄβελ, Ábel; Wescott y Hort, El Nuevo Testamento en Hábel; etimología incierta. Algunos la traducen como "soplo," "vapor," otros lo toman como una variante de  Jabal, yābhāl, "pastor" or "ganadero," Gen_4:20. Compare con el Asirio ablu y el Babilonio  abil, "hijo"

Segundo hijo de Adán, de oficio pastor. Era justo (Mt. 23:35) y lleno de fe (He. 11:4). Por envidia le asesinó su hermano Caín. Abel tipifica la «sangre inocente» (Mt. 23:34). Se han hecho muchas conjeturas acerca del porqué su ofrenda fue aceptada por Dios y no lo fue la de Caín.

La que más concierta con el conjunto de la doctrina bíblica es la de que el sacrificio de un cordero pudo haber sido mandato de Dios como anticipo del «Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo», o sea, el plan de la Redención. Una prueba incidental de ello puede ser los numerosos altares de los tiempos prehistóricos que se encuentran esparcidos en el mundo. El paganismo distorsionó el propósito divino, llegando a ofrecer víctimas humanas, pero la orden de los sacrificios expiatorios que hallamos en el Pentateuco, después de la salida de Israel de Egipto, pudo ser, al igual que la institución del matrimonio y del día de reposo, una restitución de un antiguo mandato, más que una innovación. «Acordarte has del día de reposo», dice en Éxodo. Y en cuanto a sacrificios, leemos que Abraham los ofrecía mucho antes de la institución del ministerio levítico. ¿De dónde le vino la idea a Abraham sino de una tradición procedente de la primitiva revelación de Dios en el Edén? La carta a los Hebreos (He. 11:4) dice que «por fe Abel ofreció mejor sacrificio». ¿Fe a qué? La fe requiere el conocimiento, o, en este caso, revelación.

El sacrificio de Abel es prueba de un carácter obediente a Dios, mientras que la ofrenda de Caín es prueba de un carácter altivo, que trató de imponer su propio culto de homenaje al Creador, y no quiso humillarse a depender de su hermano, para su ofrenda, a pesar de la probable revelación de Dios.

En el Nuevo Testamento Abel es considerado como mártir (Mt. 23:35) de su fe (He. 11:4) y de su justicia (1 Jn. 3:12). El primero en morir de la raza humana fue el primero en entrar en la gloria de Dios y una prenda de las primicias que nadie puede enumerar. «La sangre de Abel» clamó justicia sobre la tierra, pero la sangre de Jesucristo trajo el perdón y la salvación para todos los que se arrepienten (He. 12:24; 1 Jn. 1:7).

ABEL-BET-MAACA

אבל בּית מעכה, 'ābhēl bēth ma‛ăkhāh, "el prado de la casa de  Maacah"

o ABEL DE BETH-MAACHA = «pradera de Bethmaaca».

La Abelmaim de 2 Cr. 16:4. Villa fortificada de Neftalí, donde se refugió Seba en su rebelión contra David (2 S. 20:14-18). (Véanse 1 R. 15:20; 2 R. 15:29.) Hoy Abil o Abl, a 20 Km. al norte del lago de Hulé.

ABEL-MEHOLA

אבל מחולה,'ābhēl meḥōlāh, «pradera de la danza».

Lugar del nacimiento de Eliseo (Jue. 7:22; 1 R. 4:12; 19:16). Situación dudosa, probablemente en Manasés.

ABEL-MIZRAIM

אבל מצרים, 'ābhēl micrayim, = «pradera de los egipcios».

Nombre que se dio al plano de Atad, donde se detuvo el cortejo fúnebre de Jacob, procedente de Egipto, al llevarlo a sepultar a Canaán (Gn. 50:9-13).

ABEL-SITIM

אבל השּׁטּים, 'ābhēl ha-shiṭṭim, "el valle de las acacias"

En la llanura de Moab, cerca del monte Peor, al este del río Jordán. Fue lugar de uno de los campamentos de los israelitas en la peregrinación por el desierto antes de la muerte de Moisés (Nm. 33:49). Al sitio se le llama también Sitim =«acacia» (Jos. 2:1), y allí el pueblo fue seducido a la impureza de la idolatría de Baal-peor por las mujeres de Moab y de Madián y perecieron en gran número (Nm. 25).

ABÍAS

אביּהוּ ר אביּה, 'ăbhīyāh or 'ăbhīyāhū (2Cro_13:20, 2Cro_13:21), " mi padre es Yahweh," ó "Yahweh es padre"

Nombre bastante común en hebreo y que se usa también en su forma femenina. Entre los personajes principales mencionados están:

(a)     Séptimo hijo de Bequer el hijo de Benjamín (1 Cro. 7.-8)

(b)     Segundo hijo de Samuel, que, juntamente con su hermano, fue juez de Israel por nombramiento de su padre. La corrupción y mala administración de la justicia hizo levantar al pueblo, que pidió un rey (1 S. 8:1-5).

(c)     Fundador de una familia entre la descendencia de Aarón y Eleazar. En tiempos de David, cuando se organizó el servicio del Templo, la octava división llevaba su nombre (1 Cr. 24:10). En el Nuevo Testamento se le llama con el nombre de Abía (Lc. 1:5). De la clase de Abías era el sacerdote Zacarías, padre de Juan el Bautista.

(d)     Uno de los hijos de Jeroboam, el primer rey de Israel. Era un joven apreciado y popular que fue llorado por el pueblo cuando murió siendo aún joven (1 R. 14:1-18).

(e)     Hijo de Roboam, el primer rey de Judá (Mt. 1:7); en 1º Reyes. recibe el nombre de Abiam. Su reinado fue corto, solamente tres años, y subió al trono en el año 18 de Jeroboam, 958 a.C. Fue un militar de cierto ingenio y venció a Jeroboam en una memorable batalla (2 Cr. 13); a pesar de ello siguió los malos ejemplos de su padre (1 R. 14:23-24).

(f)      Un sacerdote en la época de Nehemías, de los que firmaron la promesa.

(g)     En su forma femenina llevan este nombre:

a.        la madre de Ezequías (2 Cr. 29:1)

b.       y la esposa de Hezrón, nieto de Judá (1 Cr. 2:24).

c.        La madre de Ezequías es llamada Abía en 2 R. 18:2.

ABIASAF

אביאסף, 'ăbhī'āṣāph, "mi padre ha unido"

Levita hijo de Coré (Exo. 6:24; 1Cro. 6:23, 1Cro. 6:37). En Crónicas el nombre es  אביסף, 'ebh-yāṣāph, que parece ser una mera variante en la pronunciación.

ABIATAR

אביתר, 'ebhyāthār,

Nombre propio que significa «Padre de la abundancia» ó . «Padre de la supra excelencia» ó  «La única supra excelencia es el Padre»

Las Escrituras nos dicen que Abiatar fue descendiente de Finees, el hijo de Eli, y le trajo por medio de Itamar el hijo de Aaron, que fue de Ahimelec, sumo sacerdote a quien sucedió en el cargo (1 S. 22:20). Fue un fiel consejero de David (2 S. 15:24; 17:15; 19:11); juntamente con Zadoc trajo el arca de la alianza a Jerusalén (2 S. 15:24 y 1 Cr. 15:11-12).

ABIB

אביב 'ābhībh

Hebreo, «abib» = «espigas maduras».

Antiguo nombre de un mes israelita correspondiente a marzo-abril en nuestro calendario y en el cual tuvo lugar el paso del mar Rojo. Este nombre es más antiguo que el de Nisán que se le daba en los tiempos del Nuevo Testamento (Éx. 13:4; 23:15; 34:18; Dt. 16:1). Nisán se le llama después del retomo de la cautividad. Era el primer mes del año israelita y en él comenzaba la siega y se celebraba la Pascua (Éx. 12:15-23; Dt. 16:1).

ABIEL

אביאל, 'ăbhī'ēl

= «mi padre es Dios» o «Dios es un padre».

(a)     Un descendiente de Benjamín el hijo de Jacob. Padre de Kish el padre del rey Saul, y también, aparentemente, el padre de Ner, el padre de Agner, el general de Saul(1Sa.9:1; 1Sa.14:51)

(b)     Uno de los «valientes de David» (1 Cr. 11:32); llamado también Abi-albón (2 S. 23:31).

ABIMELEC

אבימלך, 'ăbhīmelekh,

ver, ABIATAR

«Padre del rey».

Son varios los que llevan este nombre:

(a) Rey de Gerar. Creyendo que Sara era hermana de Abraham, la tomó para su harén; advertido por Dios, devolvió a Sara, llamando hermano a Abraham, a modo de reproche (Gn. 20).

(b) Cosa similar les sucedió a Isaac y Rebeca bajo otro rey del mismo nombre, siendo este nombre un título de los reyes filisteos, como Faraón era el título del rey de Egipto (Gn. 26:1-16).

(c) Hijo de Gedeón con una concubina siquemita. Indujo a los hombres de Siquem a que le eligieran como su rey, y a continuación dio muerte a 70 de sus hermanos. Solamente escapó Jotam, que lanzó una maldición sobre los asesinos. Esta maldición se cumplió con la muerte de muchos de los hombres de Siquem, y con la muerte del mismo Abimelec, causada pon una mujer en el sitio de Tebes (Jue. 8:31; 9; 2 S. 11:21).

(d) Sacerdote en el tiempo de David (1 Cr. 18:16), también llamado AHIMELEC (2 S. 8:17). (Ver ABIATAR)

ABINADAB

אבינדב, 'ăbhīnādhābh, "padre de buena voluntad," ó, "mi padre es complaciente." Esto es de acuerdo al uso ordinario de la segunda bra del nm. "complaciente" en lugar de "espléndido generosamente" ó "noble" también «padre de abundancia».

(a) Hombre de Quiryat-jearim; el arca devuelta por los filisteos estuvo veinte años en su casa (1 S. 7:1). Su hijo Eleazar fue encargado de su custodia.

(b) Segundo hijo de Isaí (1 S. 16:8; 17:13).

(c) Hijo de Saúl (1 S. 31:2).

(d) Padre de un yerno de Salomón (1 R. 4:11); el yerno era gobernador en Dor.

ABIRAM

אבירם, 'ăbhīrām, "padre exaltado," ó, "mi padre es exaltado"

Es una variable admisible de Abram. (Ver)

(a)     Un rubenita, hijo de Eliab, que se unió a la conspiración acaudillada por Coré contra Moisés y Aarón, muriendo bajo el juicio de Dios (Nm. 16).

(b)     Hijo mayor de Hiel, de Betel. Hiel echó los cimientos de Jericó sobre su primogénito, cumpliendo así la primera parte de la maldición profética de Josué (Jos. 6:26; 1 R. 16:34). Ejemplo señalado de cómo incluso los israelitas menospreciaban la palabra del Señor. 

ABISAG

אבישׁג, 'ăbhīshagh, aparentemente, "padre de ignorancia," que es, "causa de ignorancia," o "mi padre yerra " también puede significar "padre es errante" o "mi padre errante"

ver, CANTAR

Una joven de Sunem, en Isacar, de gran hermosura, cuidó del rey David en su vejez. El rey, empero, «nunca la conoció» (1 R. 1:4). Al morir él, Adonías, que ya había intentado arrebatar el trono para sí y había sido perdonado, la pidió, por medio de la reina madre, a Salomón, para que fuera su mujer. Salomón no solamente negó su petición, sino que lo hizo ejecutar, por implicar ello la pretensión al trono (1 R. 2:13-26). (Ver CANTAR)

ABISAI

אבישׁי, 'ăbhīshaī, en Ch אבשׁי, 'abhshaī; el significado es dudoso, probablemente  "mi padre es  Jesse," o  «fuente de riqueza» o «padre del don».

Hijo de Sarvia, la medio hermana de David, y hermano de Joab. Sirvió muchos años a David como uno de sus valientes. Fue con David al campamento de Saúl mientras Saúl dormía (1 S. 25:6-9), y expresó la intención de matarlo, a lo que David se opuso (1 S. 26:5-9). Juntamente con Joab, se vengó traicioneramente de Abner por la muerte de su hermano Asael, tenida en buena lid (2 S. 2:18-24; 3:30). Permaneció fiel a David durante la rebelión de Absalón (2 S. 18:2).

ABISMO

תּהום, tehōm; ἄβυσσος, ábussos, Luc. 8.31 en la versión King James; Rom. 10.7 en la versión King James βάθος, báthos, Lucas 5.4; βυθός, buthós, 2Corintios 11.25

Griego, «abyssos» = «sin fondo». Término usado en la versión de los LXX para traducir la palabra hebrea que significa «hondura». En el Antiguo Testamento significa el mar universal que envolvía todo lo existente, cielo y tierra. En el segundo día Dios separa las aguas que estaban sobre el firmamento, de las que estaban debajo. A estas aguas se referirá en adelante la palabra «abismo» (Gn. 1:2; Dt. 33:13; Sal. 104:6).

En el NT aparece especialmente en Apocalipsis, donde vemos que el abismo es el lugar donde los poderes satánicos están encerrados; su castigo será posteriormente, en el lago de fuego (Ap. 9:1, 2; 20:10). Es de Apocalipsis (Ap. 9:1-11) que se ve que una estrella caída del cielo recibe las llaves del abismo, surgiendo una espesa tiniebla moral al ser abierto, y surgiendo de ella agentes destructores: Abadón (en hebreo), o Apolión (en griego), el «destructor», es su rey. El futuro imperio romano es representado como una bestia que surge del abismo (Ap. 11:7; 17:8). Durante el Milenio, Satanás será confinado en el abismo, quedando imposibilitado totalmente de engañar y actuar (Ap. 20:1, 3). En Lc. 8:31, los demonios le ruegan a Cristo que no los arroje al abismo; en Ro. 10:7 aparece en contraste a los cielos.

ABISÚA

a-bish´ū̇-a, abi-shoo´a (אבישׁוּע, 'ăbhīshūa, incierto, probablemente "padre de bienestar," o "mi padre es bienestar")

«padre del bienestar».

Sumo sacerdote, el cuarto en tener esta dignidad. Hijo de Fineas (1 Cr. 6:4-5). Era bisnieto de Aarón (1 Cr. 5:30-31; 6:35; Esd. 7:5).

ABIÚ

a-bī´hū (אביהוּא, 'ăbhīhū), "Él es el Padre," or "mi Padre es él") «Dios es mi padre».

Nombre del segundo de los hijos de Aarón con Elisabet (Éx. 6:23 ), honrado con su hermano Nadab (Éx. 24:1) y escogido para formar parte de la familia sacerdotal con sus tres hermanos (Éx. 28:41). Fue castigado por Dios por no haber tenido el debido respeto a las cosas santas, habiendo quemado el incienso con fuego común, desoyendo las prescripciones de usar el fuego del altar de los holocaustos (Lv. 6:9-12; 10:1-2; 16:12; Nm. 16:46). Muchos comentaristas creen que Abiú y Nadab estaban borrachos cuando profanaron el culto a Jehová, ya que inmediatamente después el libro sagrado narra la prohibición del vino a los sacerdotes. Su muerte es una lección que nos enseña que Dios sabe las condiciones con las cuales se le han de honrar: un corazón puro y una atención como solamente Él merece de parte de los que le sirven.

ABLUCIONES

βαπτισμός bautismos bap-tis-mos' de G907; abluciónn (ceremonial o cristiano): - baptism, lavado. Nombre dado en He. 9:10 a los lavamientos ceremoniales prescritos por la Ley de Moisés (Lv. 6:27, 28; 8:6; 11:25, 28, 40; 15:5, 6, 7, 11, etc.); con este lavamiento, y el transcurso de un lapso de tiempo, el adorador israelita quedaba ceremonialmente puro de las contaminaciones legales que hubiera contraído (por lepra, contacto con cadáver, por emisión seminal, menstruación en la mujer, o por contacto con los así contaminados, etc., y que eran un impedimento para participar en las actividades del culto), y era de nuevo apto para participar en el culto.

En el sacerdocio aarónico, así como en el ministerio levítico había también una provisión de lavamientos o abluciones, tanto para su consagración (Lv. 8:6; Nm. 8:7) como en el ejercicio de sus funciones (Lv. 16:4; etc.). Debe notarse aquí distinción; Aarón y sus hijos fueron lavados «una vez» íntegramente por Moisés al ser consagrados (Éx. 40:12). Después se les demandó que se lavaran sólo los pies y las manos en la fuente de bronce (Éx. 40:30-32). En Nm. 19 se dan más detalles de la purificación de los contaminados.

En el NT el lavamiento tiene un sentido y aplicación moral. (Ver LAVATORIO DE PIES)

ASEGURAR
1. asfalizo (ἀσφαλίζω, G805) , asegurar (relacionado con asfales, seguro, cierto), (a, negación, y sfallo, errar). Se traduce «asegurar» en Hch_16:24, de pies en cepos. En Mat_27:64,65, 66 de asegurar el sepulcro del Señor.

2. diiscurizomai (διΐ̈́σχυρίζομαι, G1340) significa corroborar (dia, intensivo, iscurs, fuerte). Significa primariamente apoyarse sobre, y luego afirmar resueltamente, afirmar con vehemencia (Lc_22:59; Hch_12:15).

discurizomai (δισχυρίζομαι G1340) como en el Nº 2, iscurazomai, corroborar (iscuros, fuerte), significa primariamente apoyarse, y de ello afirmar intensamente, afirmar con vehemencia (Lc_22:59; Hch_12:15).

3. Número Strong G3982 peitho (πείθω G3982) persuadir. Se traduce en Hechos. 28:24 como «asentían», siendo el significado «eran persuadidos».
peitho (πείθω G3982)
intransitivamente, en el activo perfecto y pluscuamperfecto, tener confianza, confiar. Se traduce con el verbo confiar en Mateo 27:43; Marcos 10.24; Lucas 18:9; Romanos 2 19; 14:14; 2Corintios 1:9; 2.3; Galatas 5.10; Filipenses 1:25; 3.4Hebreos 2:13; 13.18); también se traduce «tener confianza» en Filipenses 3:3; 2Tesalonicenses 3:4:
eithomai (πείθομαι G3982)
en la voz media, dar crédito, obedecer, creer. Se traduce «daba… crédito» en Hechos 27:11;
peitho (πείθω G3982)
persuadir, ganarse para uno, y en la voz pasiva y media ser persuadido, dar crédito, obedecer. Se usa con este sentido, en la voz media (p.ej., en Hechos 5:36, 37; en el v. 40, voz pasiva, «convinieron»; Romanos 2:8; Gálatas  5.7; Hebreos 13:17; Santiago 3:3). La obediencia sugerida no es la de sumisión a la autoridad, sino que resulta de la persuasión. peitho y pisteuo, «confiar», tienen una estrecha relación etimológica. La diferencia de significado es que lo primero implica la obediencia producida por pisteuo; cf. Hebreos 3:18, 19, donde se dice que la desobediencia de los israelitas era evidencia de la incredulidad de ellos. La fe es del corazón, invisible ante los hombres; la obediencia pertenece a la conducta y puede ser observada. Cuando una persona obedece a Dios da con ello la única evidencia posible de que en su corazón cree a Dios. Naturalmente, es la persuasión de la verdad lo que resulta en fe (creemos porque somos persuadidos de que la cosa es cierta, algo no llega a ser cierto porque se crea en ello), pero peitho, en el NT, sugiere un resultado real y externo de la persuasión interna y de la fe que sigue a esta persuasión» (de Notes on Thessalonians, por Hogg y Vine, pp. 254, 255). Véanse CONFIAR, CREER.
peitho (πείθω G3982) significa, en la voz activa, aplicar persuasión, prevalecer sobre o ganarse a, persuadir, induciendo un cambio de manera de pensar mediante la influencia de la razón o de consideraciones morales, p.ej., en Mateo 27:20; 28.14; Hechos 13:43; 19.8; en la voz pasiva, ser persuadido, creer (véanse CREER, Nº 2, DAR CREDITO, y OBEDECER), p.ej., Lucas 16:31; 20.6; Hechos 17:4  «creyeron»; 21.14; 26.26: «no pienso», lit., «no me persuado»; Romanos 8:38  «estoy seguro», lit., «estoy persuadido»; 14.14: «confío»; 15.14: «estoy seguro»; 2Timoteo 1:5, 12, ídem; Hebreos 6:9; 11.13: «creyéndolo» (TR); 13.18: «confiamos». Véanse ANIMAR, ASEGURAR, ASENTIR, BUSCAR, COBRAR, CONFIAR, CREER, DAR CRÉDITO, OBEDECER, SOBORNAR.  

peitho (πείθω G3982) persuadir, y en la voz media, confiar. El término se traduce en Filipenses 1:14  «cobrando ánimo».
peitho (πείθω G3982)
persuadir, en las voces media y pasiva, significa permitir ser persuadido (p.ej., Lucas 16:31; Hebreos 13:18); se traduce creer solo en Hebreos 11:13  «creyéndolo». Véanse ANIMAR, ASEGURAR, ASENTIR, BUSCAR, COBRAR, CONFIANZA, CONFIAR, FAVOR, PERSUADIR, SOBORNAR. Notas: (1) Para apisteo, el negativo del Nº 1, véanse INCRÉDULO (SER) e INFIEL (SER); (2) para apeitheo, el negativo del Nº 2, véase DESOBEDECER; (3) dokeo, pensar, parecer, se traduce «creer» en 1Corintios 3:18; 14.37; Gálatas  6.3; Santiago 1:26, en todos los casos en sentido de lo que uno opina de sí mismo. Véanse CONSIDERAR, IMAGINARSE, PARECER, PENSAR, QUERER, TENER POR; (4) egeomai, tener por, se traduce «creer» en Hebreos 11:11; véase TENER POR; (5) nomizo, pensar, se traduce «se creía» en Lucas 3:23; véase PENSAR, etc.
 peitho (πειθω G3982) persuadir. Se traduce «tenemos … corazones certificados» en 1 Juan 3:19 (: «aseguraremos»), donde el sentido es el de confianza en Dios consiguiente a amar en hecho y en verdad. Véase PERSUADIR, Nº 1, y también ANIMAR, ASEGURAR, ASENTIR, BUSCAR, COBRAR, CONFIANZA, CONFIAR, CRÉDITO, CREER, DAR CRÉDITO, FAVOR, OBEDECER, SEGURO, SOBORNAR, TENER CONFIANZA.  
peitho (πείθω G3982)
persuadir, influenciar. Se emplea en Hechos 12:20  «sobornado (Blasto)», de la gente de Tiro y Sidón ganándose la buena voluntad de Blasto, el camarero mayor de Herodes, posiblemente mediante soborno; de ahí la traducción aquí de este verbo (RV, RVR, RVR77; VM: «habiendo ganado el favor»; LBA: «habiéndose ganado»). Véase PERSUADIR, Nº 1.  
peitho (πείθω G3982)
persuadir. Se traduce «asegurar» en 1 Juan 3:19, con el significado de que hay confianza en Dios como consecuencia de amar en hecho y en verdad. Véanse ANIMAR, D, Nº 2, Nota (c), ASENTIR, BUSCAR, COBRAR, CONFIANZA, CONFIAR, FAVOR, PERSUADIR, SOBORNAR, TENER CONFIANZA.  
peitho (πείθω G3982)
persuadir, o, intransitivamente, tener confianza. Se traduce así en Filipenses 3:3  «no teniendo confianza»; v. 4: «tiene de que confiar»; 2Tessalonicenses 3:4  «tenemos confianza». Con este mismo sentido, traducido de otras formas, se emplea también en Romanos 2:19; 2Corintios 2:3; Galatas 5.10; Filipenses 1:6,14,25. Véase PERSUADIR, Nº 1, etc.

 

De la RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española)

Asegurar.

(De seguro).

 

1. tr. Dejar firme y seguro; establecer, fijar sólidamente. Asegurar el edificio. Asegurar el clavo en la pared.

2. tr. Poner a alguien en condiciones que le imposibiliten la huida o la defensa.

3. tr. Librar de cuidado o temor; tranquilizar, infundir confianza. U. t. c. prnl.

4. tr. Dejar seguro de la realidad o certeza de algo.

5. tr. Afirmar la certeza de lo que se refiere. U. t. c. prnl.

6. tr. Preservar o resguardar de daño a alguien o algo; defenderlo e impedir que pase a poder de otra persona. Asegurar el reino de las invasiones enemigas. U. t. c. prnl.

7. tr. Dar firmeza o seguridad, con hipoteca o prenda que haga cierto el cumplimiento de una obligación.

8. tr. Poner a cubierto una cosa de la pérdida que por naufragio, incendio o cualquier otro accidente o motivo pueda tener en ella su dueño, obligándose a indemnizar a este del importe total o parcial de dicha pérdida, con sujeción a las condiciones pactadas. Asegurar un buque, una finca, mercaderías, muebles.

 

Sinónimos:

Asegurar:

  • afirmar, asentir, aseverar, declarar, manifestar, confirmar, ratificar, prometer, garantizar, avalar, testificar, atestiguar

    • Antónimos: negar

  • consolidar, reforzar, fortalecer, afianzar, asentar, apoyar, sostener, aferrar, amarrar, apuntalar, remachar, pegar, coser, proteger, amparar, salvaguardar

    • Antónimos: debilitar, aflojar

  • cerciorarse, verificar, comprobar

    • Antónimos: descuidar

Visita: http://www.sanadoctrina.org.mx

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat