Apocalipsis

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Página principal
Página Principal
Regresar al listado de Apocalipsis
Regresar al listado de Apocalipsis
Locations of visitors to this page

Texto Bíblico
Referencias

Cielo nuevo y tierra nueva

Apocalipsis 21.1-8

1  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; (Is. 65.17; 66.22; 2 P. 3.13) porque el primer cielo y la primera tierra pasaron,  y el mar ya no existía más.

2  Y yo Juan vi la santa ciudad, (Is. 52.1) la nueva Jerusalén,  descender del cielo, (Apo. 3.12) de Dios,  dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

3  Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres,  y él morará con ellos;  y ellos serán su pueblo, (Is. 61.10)  y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

4  Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos;  y ya no habrá muerte, (Ez. 37.27) ni habrá más llanto,  ni clamor,  ni dolor; (Is. 25.8) porque las primeras cosas pasaron.

5  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí,  yo hago nuevas todas las cosas.  Y me dijo: Escribe;  porque estas palabras son fieles y verdaderas.

6  Y me dijo: Hecho está.  Yo soy el Alfa y la Omega,  el principio y el fin.  Al que tuviere sed,  yo le daré gratuitamente  (Is. 65.19) de la fuente del agua de la vida.

7  El que venciere heredará todas las cosas,  y yo seré su Dios,  y él será mi hijo. (Is. 55.1)

8  Pero los cobardes e incrédulos,  los abominables y homicidas,  los fornicarios y hechiceros,  los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre,  que es la muerte segunda.

 (2 S. 7.14; 1 Cro. 17.13)

Apocalipsis 21.1 Is. 65.17; 66.22; 2 P. 3.13

Is. 65.17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra;  y de lo primero no habrá memoria,  ni más vendrá al pensamiento; 66.22 Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí,  dice Jehová,  así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre

2 P. 3.13  Pero nosotros esperamos,  según sus promesas,  cielos nuevos y tierra nueva,  en los cuales mora la justicia.

Apocalipsis 21.2 Is. 52.1 Despierta,  despierta,  vístete de poder,  oh Sion;  vístete tu ropa hermosa,  oh Jerusalén,  ciudad santa;  porque nunca más vendrá a ti incircunciso ni inmundo.

Apocalipsis 21.2 Apo. 3.12 Al que venciere,  yo lo haré columna en el templo de mi Dios,  y nunca más saldrá de allí;  y escribiré sobre él el nombre de mi Dios,  y el nombre de la ciudad de mi Dios,  la nueva Jerusalén,  la cual desciende del cielo,  de mi Dios,  y mi nombre nuevo.

Apocalipsis 21.2 Is. 61.10 En gran manera me gozaré en Jehová,  mi alma se alegrará en mi Dios;  porque me vistió con vestiduras de salvación,  me rodeó de manto de justicia,  como a novio me atavió,  y como a novia adornada con sus joyas.

Apocalipsis 21.3 Ez. 37.27 Estará en medio de ellos mi tabernáculo,  y seré a ellos por Dios,  y ellos me serán por pueblo.

Apocalipsis 21.4 Is. 25.8 Destruirá a la muerte para siempre;  y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros;  y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra;  porque Jehová lo ha dicho.

Apocalipsis 21.4 Is. 65.19 Y me alegraré con Jerusalén,  y me gozaré con mi pueblo;  y nunca más se oirán en ella voz de lloro,  ni voz de clamor.

Apocalipsis 21.6 Is. 55.1 A todos los sedientos: Venid a las aguas;  y los que no tienen dinero,  venid,  comprad y comed.  Venid,  comprad sin dinero y sin precio,  vino y leche.

Apocalipsis 21.7 2 S. 7.14; 1 Cro. 17.13

2 S. 7.14 Yo le seré a él padre,  y él me será a mí hijo.  Y si él hiciere mal,  yo le castigaré con vara de hombres,  y con azotes de hijos de hombres

1 Cro. 17.13 Yo le seré por padre,  y él me será por hijo;  y no quitaré de él mi misericordia,  como la quité de aquel que fue antes de ti

Texto Bíblico

Referencias

La nueva Jerusalén

Apocalipsis 21.9-27

9  Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras,  y habló conmigo,  diciendo: Ven acá,  yo te mostraré la desposada,  la esposa del Cordero.

10  Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto,  y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, (Ez. 40.2) que descendía del cielo,  de Dios,

11  teniendo la gloria de Dios.  Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima,  como piedra de jaspe,  diáfana como el cristal.

12  Tenía un muro grande y alto con doce puertas;  y en las puertas,  doce ángeles,  y nombres inscritos,  que son los de las doce tribus de los hijos de Israel;

13  al oriente tres puertas;  al norte tres puertas;  al sur tres puertas;  al occidente tres puertas. (Ez. 48.30-34)

14  Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos,  y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

15  El que hablaba conmigo tenía una caña de medir,  de oro,  para medir la ciudad,  sus puertas y su muro.  (Ez. 40.3)

16  La ciudad se halla establecida en cuadro,  y su longitud es igual a su anchura;  y él midió la ciudad con la caña,  doce mil estadios;  la longitud,  la altura y la anchura de ella son iguales.

17  Y midió su muro,  ciento cuarenta y cuatro codos,  de medida de hombre,  la cual es de ángel.

18  El material de su muro era de jaspe;  pero la ciudad era de oro puro,  semejante al vidrio limpio;

19  y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa.  El primer cimiento era jaspe;  el segundo,  zafiro;  el tercero,  ágata;  el cuarto,  esmeralda;

20  el quinto,  ónice;  el sexto,  cornalina;  el séptimo,  crisólito;  el octavo,  berilo;  el noveno,  topacio;  el décimo,  crisopraso;  el undécimo,  jacinto;  el duodécimo,  amatista.

21  Las doce puertas eran doce perlas; (Is. 54.11-12) cada una de las puertas era una perla.  Y la calle de la ciudad era de oro puro,  transparente como vidrio.

22  Y no vi en ella templo;  porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella,  y el Cordero.

23  La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella;  porque la gloria de Dios la ilumina, (Is. 60.19) y el Cordero es su lumbrera.

24  Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella;  y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. (Is. 60.11)

25  Sus puertas nunca serán cerradas de día,  pues allí no habrá noche.

26  Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella.

27  No entrará en ella ninguna cosa inmunda, (Is. 52.1) o que hace abominación y mentira,  sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

Apocalipsis 21.10 Ez. 40.2 En visiones de Dios me llevó a la tierra de Israel,  y me puso sobre un monte muy alto,  sobre el cual había un edificio parecido a una gran ciudad,  hacia la parte sur.

Apocalipsis 21.12-13 Ez. 48.30-34 30  Y estas son las salidas de la ciudad: al lado del norte,  cuatro mil quinientas cañas   por medida. 31  Y las puertas de la ciudad serán según los nombres de las tribus de Israel: tres puertas al norte: la puerta de Rubén,  una;  la puerta de Judá,  otra;  la puerta de Leví,  otra. 32  Al lado oriental cuatro mil quinientas cañas,  y tres puertas: la puerta de José,  una;  la puerta de Benjamín,  otra;  la puerta de Dan,  otra. 33  Al lado del sur,  cuatro mil quinientas cañas   por medida,  y tres puertas: la puerta de Simeón,  una;  la puerta de Isacar,  otra;  la puerta de Zabulón,  otra. 34  Y al lado occidental cuatro mil quinientas cañas,  y sus tres puertas: la puerta de Gad,  una;  la puerta de Aser,  otra;  la puerta de Neftalí,  otra.

Apocalipsis 21.15 Ez. 40.3 Me llevó allí,  y he aquí un varón,  cuyo aspecto era como aspecto de bronce;  y tenía un cordel de lino en su mano,  y una caña de medir;  y él estaba a la puerta.

Apocalipsis 21.18-21 Is. 54.11-12 11  Pobrecita,  fatigada con tempestad,  sin consuelo;  he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo,  y sobre zafiros te fundaré. 12  Tus ventanas pondré de piedras preciosas,  tus puertas de piedras de carbunclo,  y toda tu muralla de piedras preciosas.

Apocalipsis 21.23 Is. 60.19 El sol nunca más te servirá de luz para el día,  ni el resplandor de la luna te alumbrará,  sino que Jehová te será por luz perpetua,  y el Dios tuyo por tu gloria.

Apocalipsis 21.25-26 Is. 60.11 Tus puertas estarán de continuo abiertas;  no se cerrarán de día ni de noche,  para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones,  y conducidos a ti sus reyes.

Apocalipsis 21.27 Is. 52.1 Despierta,  despierta,  vístete de poder,  oh Sion;  vístete tu ropa hermosa,  oh Jerusalén,  ciudad santa;  porque nunca más vendrá a ti incircunciso ni inmundo.

El Texto Bíblico esta siendo transcrito por:

Martha Iñiguez Moreno
de La Biblia Devocional de Estudio
Reina Valera Revisión 1960
de La Liga bíblica

Los Textos Paralelos y las Referencias están tomados de:

La Santa Biblia
Reina-Valera (1960)
e-Sword
Versión 7.6.1
Copyright 200-2005
Rick Meyers
All Right reserved worldwide
E-Sword is given freely to all
To learn more visit:
www.e-sword.net/support.html
e-sword is a registered trademark of Rick

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat