Biografías

Página Principal
Regresar al Listado

 

 

Muchos han sido los varones que han manifestado su fe de diversas formas, unos predicando, otros dando testimonio, los muchos escribiendo y otros tantos, participando también en la composición de piezas musicales.

Todos ellos fueron instrumentos de Dios y este pequeño espacio es para recordarlos.

«La obra y el fruto son consecuencia de la fe en Dios (Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; Efesios 2.8). Somos instrumentos escogidos por Dios, pero Dios puede trabajar sin nosotros. ÉL es autosuficiente, no depende de ningún ser humano; nosotros tenemos el privilegio de ser usados por un Dios misericordioso que no nos necesita. Todos tenemos la obligación de sembrar La Buena Semilla, pero Dios es el único que hará que de fruto. El que siembra no es nada.

No nos queda más que sembrar y orar al Señor Dueño de la cosecha para que de fruto.»