Diccionario Bíblico
G

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Diccionario bíblico

Página Principal
Diccionario bíblico
Regresar al Listado del Diccionario Bíblico
Locations of visitors to this page

Definición de Gloria, según varios diccionarios y documentos

 

Diccionario Vine Español+ Antiguo Testamento

 

GLORIA

A. Nombre tiperet (תרזאזפְתִ , H8597) , «gloria, belleza, ornamento, distinción, orgullo». Este vocablo se encuentra unas 51 veces en todos los períodos del hebreo bíblico. El término expresa «belleza» externa: «Harás vestiduras sagradas para tu hermano Aarón, que le den gloria y esplendor» (Exo_28:2 RVA: primera mención del vocablo). En Isa_4:2, la palabra califica el fruto de la tierra como la «belleza» o el «adorno» (LBA) de los sobrevivientes de  Israel. Tiperet (o tiparah) significa «gloria» en varios casos, con referencia a rango. Una corona de «gloria» es una corona que, por su valor, indica un alto rango; la sabiduría, por ejemplo, otorgará «corona de gloria» (Pro_4:9 BLA; «hermosura» RVR, RVA, NRV, LBA). «Corona de honra son las canas» (Pro_16:31 RVA), recompensa por una vida justa. En Isa_62:3 (RVr), la frase «corona de gloria» («hermosura» LBA; «esplendor» RVA) tiene como paralelo a «diadema de reino» («real»). El término también califica la grandeza de un rey (Est_1:4) y de los habitantes de Jerusalén (Zec_12:7). En cada uno de estos ejemplos, el vocablo enfatiza el rango de las personas u objetos que se califican. La palabra se usa en el sentido de «reconocimiento»: «De modo que Él te ponga más alto que todas las naciones que ha hecho, en cuanto a alabanza, renombre y gloria» (Deu_26:19 RVA). Matizando aun más la connotación de «rango», tiperet (o tiparah) se usa con referencia a Dios, destacando su rango, renombre y «belleza» inherente: «Tuyos son, oh Jehovah, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad» (1Ch_29:11 RVA). El término se refiere al «honor» de una nación, o sea, su posición delante de Dios: «Derribó del cielo a la tierra la hermosura de  Israel» (Lam_2:1 RVR, RV-95; «esplendor» RVA; «gloria» nbe). Este matiz es muy evidente en pasajes como Jdg_4:9  «¡Ciertamente iré contigo! Solo que no será tuya la gloria, por la manera en que te comportas; porque en manos de una mujer entregará Jehovah a Sísara» (RVA). En Isa_10:12, tiperet (o tiparah) expresa un concepto demasiado alto de sí mismo: «Castigaré el fruto del corazón orgulloso del rey de Asiria y la ostentación [«gloria»] de su altivez» (LBA).

B. Verbo paar (ראַפָ , H6286) , «glorificar». Este verbo aparece 13 veces. Un ejemplo es Isa_60:9  «Y al Santo de  Israel, que te ha glorificado».

 

Diccionario Vine Español+ Nuevo Testamento

 

GLORIA, GLORIOSO

 

A. NOMBRES 1. doxa (δόξα, G1391) , gloria (de dokeo, parecer). Significa primariamente opinión, estimación; y de ahí el honor resultante de una buena opinión. Se usa: (I): (a) de la naturaleza y actos de Dios en manifestación de Sí mismo; esto es, lo que Él esencialmente es y hace, tal y como queda exhibido en cualquier forma en que se revele a sí mismo en estos respectos, y particularmente en la persona de Cristo, en quien esencialmente su gloria siempre ha resplandecido y siempre resplandecerá (Joh_17:5,24; Heb_1:3). Fue exhibida en el carácter y en los actos de Cristo en los días de su carne (Joh_1:14; Joh_2:11). En Caná se manifestaron tanto su gracia como su poder, y estos constituían su gloria; asimismo en la resurrección de Lázaro (11.4,40). La gloria de Dios se manifestó en la resurrección de Cristo (Rom_6:4) y en su ascensión y exaltación (1Pe_1:21). De la misma forma, en el monte de la transfiguración (2Pe_1:17). En Rom_1:23 se habla de su «eterno poder y deidad» como su gloria, esto es, sus atributos y poder revelados por medio de las cosas creadas; en Rom_3:23 la palabra denota la manifiesta perfección de su carácter, especialmente de su justicia, a la que los hombres nunca alcanzan; en Col_1:11, «la potencia de su gloria» significa el poder que es característico de su gloria; en Eph_1:6,12, 14, «la alabanza de la gloria de su gracia» y «la alabanza de su gloria» significan el debido reconocimiento de la manifestación de sus atributos y caminos; en Eph_1:17  «el Padre de gloria» lo describe como la fuente de la que proceden todo esplendor y perfección divina en su manifestación, y a la cual pertenecen. (b) del carácter y caminos de Dios exhibidos por medio de Cristo a y a través de los creyentes (2Co_3:18,21); (c) del estado de bienaventuranza o bendición al cual los creyentes han de entrar al ser hechos a la semejanza de Cristo (p.ej., Rom_8:18,21; Phi_3:21 «al cuerpo de la gloria suya»; 1Pe_5:1,10; Rev_21:11); (d) resplandor o esplendor: (1) sobrenatural, emanando de Dios; como en la gloria de la shekina, en la columna de nube y en el Lugar Santísimo (p.ej., Exo_16:10; 25.22, Luk_2:9; Act_22:11; Rom_9:4; 2Co_3:7; Jam_2:1); en Tit_2:13 se usa del retorno de Cristo: «la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo» (RV, RVR, RVR77; LBA: «la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús»; Cf. Phi_3:21, más arriba); (2) natural, como la de los cuerpos celestes (1Co_15:40,41); (II) de buena reputación, alabanza, honor (Luk_14:10; Joh_5:41; 7.18; 8.50; 12.43; 2Co_6:8; Phi_3:19; Heb_3:3); en 1Co_11:7, del varón como representante de la autoridad de Dios y de la mujer como haciendo evidente la autoridad del varón; en 1Th_2:6, el término «gloria» probablemente se da por metonimia en lugar de los dones materiales, un honorario, ya que en la estimación humana la gloria se expresa generalmente por cosas materiales. Este término se usa en ascripciones de gloria a Dios (p.ej., Luk_17:18; Joh_9:24; Act_12:23); como en doxologías; lit.: palabras de gloria (p.ej., Luk_2:14; Rom_11:36; 16.27; Gl 1.5; Rev_1:6).

 

2. kauquema (καύχημα, G2745) , relacionado con kaucaomai, véase GLORIAR(SE), Nº 1. Denota: (a) aquello en lo cual uno se gloría, una causa o motivo del que gloriarse (Rom_4:2  «de qué gloriarse»: Phi_2:16  «pueda gloriarme»; para Rom_3:27, véase Nº 3). En los pasajes que siguen, el significado es asimismo un motivo de qué gloriarse: 1Co_5:6  «jactancia»; 9.15: «mi gloria», 16: «no tengo por qué gloriarme»; 2Co_1:14  «gloria»; 9.3: «gloriarnos»; Gl 6.4: «motivo de gloriarse»; Phi_1:26  «gloria»; Heb_3:6  «el gloriarnos». En 2Co_5:12 y 9.3 el término denota la gloria misma, pero distinta del acto (véase Nº 3). Véase también JACTANCIA, etc.

 

3. kauquesis (καύχησις, G2746) denota el acto de jactarse (Rom_3:27  «jactancia»; 15.17: «de que gloriarme»; 1Co_15:31  «gloria»; 2Co_1:12  «gloria»; 7.4: «me glorío», VM: «gran de es mi gloria»; RV: «tengo de vosotros mucha gloria», 14: «gloriarnos», RV: «gloria»; 8.24: «gloriarnos», RV: «gloria»; 11.10: «gloria», RV, RVR; 17: «gloriarme», RV: «gloria»; 1Th_2:19  «me gloríe», RV, RVR; Jam_4:16  «jactancia»). En 2Co_8:24 se debe observar la distinción entre este término y el Nº 2, en donde se habla del acto del apóstol de gloriarse en la generosidad de los Corintios, mientras que en 9.3 los exhorta a que no le priven de su motivo de gloriarse (Nº 2). Algunos consideran el término en 2Co_1:12 (véase algo más arriba) como idéntico con el Nº 2, una jactancia, pero no parece haber razones para considerarlo diferente de su sentido general, Nº 3. Véase JACTANCIA.

 

4. kleos (κλέος, G2811) , buena reputación, fama, renombre. Se usa en 1Pe_2:20  «gloria» (RV, RVR). Este término se deriva de una raíz que significa lo que se oye; de ahí el sentido de reputación o gloria.

Notas: (1) En 2Co_3:11, la frase dia doxes, a través (esto es, por medio) de gloria, se traduce «tuvo gloria» (RV: «con gloria»); en el mismo versículo, en doxe: «glorioso» (RV: «en gloria»; VHA: «con gloria»); Besson traduce «por gloria» y «en gloria» respectivamente. Lo primero se dice de la ministración de la ley, lo segundo de la gloria del evangelio. (2) El verbo doxazo, glorificar, se traduce «dar gloria» en Luk_23:47; véanse DAR GLORIA y GLORIFICAR, Nº 1.

 

B. Adjetivo endoxos (ἔνδοξος, G1741) significa: (a) tenido en honor (en, en; doxa, honor), de elevada reputación (1Co_4:10  «honorables», RV: «nobles»); (b) espléndido, glorioso, dicho de una vestidura (Luk_7:25  «preciosa», RV: «vestido precioso»); de las obras de Cristo (13.17: «las cosas gloriosas», RV, RVR); de la iglesia (Eph_5:27  «gloriosa», RV, RVR). Véanse HONORABLE, PRECIOSO.

Notas: (1) El verbo doxazo se traduce con la frase verbal «ser glorioso» en 2Co_3:10 (Besson: «lo glorificado no fue glorificado»); 1Pe_1:8  «glorioso» (RV: «glorificado»); véase GLORIFICAR, Nº 1. (2) El nombre doxa se traduce como adjetivo: «glorioso», en 2Co_3:11  «glorioso será» (RV: «será en gloria»); en 1Ti_1:11  «el glorioso evangelio», que en realidad debiera traducirse «el evangelio de la gloria», como RV, Besson; las versiones VM, RVR77 y LBA siguen la misma desafortunada traducción que RVR; Tit_2:13  «la manifestación gloriosa» (RV, RVR, RVR77, mejor traducido por VM: «el aparecimiento de la gloria del gran Dios y Salvador»; LBA: «la manifestación de la gloria»); Jam_2:1  «nuestro glorioso Señor» (RV, RVR, RVR77, VM, LBA, siendo el mejor sentido «Jesucristo, Señor de la gloria»); en 1Pe_4:14  «el glorioso Espíritu de Dios» (RVR, es mejor traducido por RVR77: «el Espíritu de gloria y de Dios», como también VHA, Besson y LBA); véase GLORIA, Nº 1.

 

 

Diccionario Nelson

 

GLORIA

Expresión de la excelencia del carácter y la perfección de los atributos de Dios, hechos manifiestos en toda la creación (Sal 19.1; Hab 3.3). Esta gloria se revela principalmente en Cristo (Heb 1.3), quien la muestra a los hombres (Jn 1.14): es apreciada en su nacimiento (Lc 2.9, 14), su transfiguración (Mt 17.1-8), su muerte (Jn 7.39; 12.23-28; cf. Heb 2.9), su resurrección (Lc 24.26) y ascensión (Hch 3.13; 7.55; 1 P 1.20).

En sentido absoluto solo Dios es glorioso; solo en Él existe la hermosura de la santidad. Sin embargo, se habla, con sentido relativo, de la gloria de los seres humanos (Job 19.9; 1 Co 11.7), que es equivalente a su honor. Por haber sido hecho a imagen y semejanza de Dios, el hombre tiene gloria pero esta es efímera (1 P 1.24).

Gloria es también la [Ver=]  ALABANZA que se le rinde a Dios, en reconocimiento de su grandeza, bondad y poder. En muchísimas partes de la Biblia se exhorta al pueblo de Dios a dar gloria a su nombre (Sal 29.2; 115.1; Flp 4.20; Ap 7.12). Nuestra vida misma, como cristianos, debe ser para la gloria de Dios (1 Co 10.31; 6.20). El estado final de los redimidos se describe como participación en la gloria de Dios, como algo infinitamente superior a lo que experimentamos ahora (Ro 8.18; 1 P 4.13).

La gloria de Dios se vio en el Antiguo Testamento principalmente en el tabernáculo (Éx 40.34, 35), en forma de una nube resplandeciente; y en el templo (1 R 8.11; 2 Cr 7.1-3).

En el Nuevo Testamento la fe es una condición indispensable para ver la gloria de Dios (Jn 11.40), la cual debe reflejarse incluso en los miembros y vida humanos (1 Co 6.20).

 

Otro diccionario

 

GLORIA

TEOFANÍA vet, Heb. «kabod», «peso»; gr. «doxa». (a) El primer sentido es el de ornamento: Salomón, en toda su gloria, va revestido de ropajes regios (Mat_6:29), el cabello es la gloria de la mujer (1Co_11:15), la fuerza es la gloria de los jóvenes (Pro_20:29), los padres son la gloria de los hijos (Pro_17:6). También se menciona la gloria del Líbano (Isa_35:2) y la gloria de las naciones (Rev_21:26) (b) La gloria de Dios es el resplandor que emana de su persona, el aura cegadora de todas sus perfecciones. Esta gloria, comparable a un fuego devorador (Exo_24:17), anonada, abate e inspira temor, respeto y adoración; el hombre no puede ver la gloria real de Dios y seguir vivo (Exo_33:18, 20, 22). Así, todos aquellos que han tenido un encuentro con el Señor reciben algo de ella: Israel y Moisés ante el tabernáculo (Exo_40:34, 35). Salomón en la dedicación del Templo (1Ki_8:11). Isaías en el momento de su llamamiento (Isa_6:3), Ezequiel en su visión (Eze_1:28), los pastores de Belén (Luk_2:9), Esteban ante la muerte (Act_7:55), etc. La gloria divina se revela en la creación (Psa_19:2), y de manera particular en el hombre hecho a imagen de Dios (1Co_11:7); se manifiesta en medio de juicios (Num_16:42-46, etc.), se muestra en medio de las naciones (Psa_97:6); sobre todo, aparece en la redención ofrecida al mundo entero (Isa_40:5). (c) La gloria manifestada en Jesucristo. La gloria inaccesible del Dios de Israel se ha acercado a nosotros: en Cristo la hemos podido contemplar y amar sin ser consumidos por ella (Joh_1:14; 17:5, 24; Heb_1:3). Jesús ha mostrado esta gloria: por sus milagros (Joh_2:11; 11:4), por su santidad perfecta (Joh_17:4), en su transfiguración (2Pe_1:17), en su resurrección (Rom_6:4), en su ascensión (Luk_24:26; Joh_17:5; Heb_2:9). Y el Señor de la gloria ha de volver pronto (1Co_2:8; Jam_2:1), con todo el resplandor de su majestad, para juzgar y reinar (Mat_16:27; 25:31). En principio, Él ya nos ha dado su gloria (Joh_17:22); contemplándola como a través de un espejo, somos transformados a su imagen de gloria en gloria por el Espíritu (2Co_3:18). Está próximo el momento en el que recibiremos la gloria eterna (2 Tit_2:10), cuando apareceremos con Cristo en gloria (Col_3:4), teniendo nuestro mismo cuerpo su parte en esta glorificación (1Co_15:43). Entonces, y para siempre, seremos iluminados por la gloria de Dios, la única lumbrera de la santa ciudad (Rev_21:23). Él es verdaderamente el rey de la gloria, y todo en su palacio proclama: ¡Gloria! (Psa_24:9-10; 29:9). (d) Dar gloria a Dios es alabarle, darle honra, exaltarle y celebrar sus perfecciones (Deu_32:3; Psa_29:1-2; 115:1; Luk_17:18; Rom_14:11). De aquí viene el término «doxología» (del gr. «doxa», renombrado, honor), que es una fórmula de oración en la que se rinde gloria a Dios (cp. Psa_41:14; 72:18-19; Mat_6:13b; Rom_11:36; 16:25-27; Jud_24-25; Rev_1:5-6, etc.). Glorificar a Dios es también rendirle homenaje, reconocerlo como el único soberano, y la fuente de todo bien (Dan_4:34; 5:23; Luk_5:25; 17:15). Jesús, por su vida santa y perfecta obediencia, glorificó a Dios sobre la tierra (Joh_17:4). Pedro debía glorificar a Dios al sufrir el martirio (Joh_21:19). El creyente se gloría en Dios y en Cristo el Salvador (Rom_5:11; 15:17). El que se glorifica a sí mismo comete el grave pecado de robarle a Dios el honor que le es debido (Psa_49:7; 52:3; 75:5); el Señor da su salvación gratuitamente a los humildes, «a fin de que nadie se jacte en su presencia» (1Co_1:29; Eph_2:9). Será al fin glorificado por sus juicios, por cuanto éstos restablecerán su autoridad y su reino, rechazado todo ello por los impíos (Lev_10:3; cp. Isa_5:16). Para «Shekinah», la presencia gloriosa de Dios en el santuario, véase TEOFANÍA.

 

Nuevo Diccionario Bíblico Certeza

 

GLORIA

I. En el Antiguo Testamento

 

"Gloria" generalmente representa el término heb.heb. hebreo kaµb_oÆb_, cuya raíz da la idea de "pesadez" y, por lo tanto, de "peso" o "valor". Se aplica a los hombres para describir su riqueza, esplendor, o reputación (aunque en el último sentido kaµb_oÆb_ a menudo se trad.trad. traductor, traducción, traducido "honor"). La gloria de Israel no fueron sus ejércitos sino Yahvéh (Jer. 2.11). Esta palabra también podía significar el yo o el alma (Gn. 49.6).

 

El concepto más importante es el de la gloria de Yahvéh, que denota la revelación del ser de Dios, su naturaleza y su presencia ante la humanidad, a veces con fenómenos físicos.

 

En el Pentateuco la gloria de Yahvéh acompañó a su pueblo después de la liberación de Egipto, y se mostraba en la nube que los dirigió en el desierto (Ex. 16.7, 10). La nube se detuvo en el mte.mte. monte Sinaí, en el que Moisés vio su gloria (Ex. 24.15-18). Nadie podía ver el rostro de Dios y quedar vivo (Ex. 33.20), pero él permitió que se tuviese alguna visión de su gloria (Ex. 34.5-8).

 

La gloria de Yahvéh llenaba el tabernáculo (Ex. 40.34-35), y aparecía especialmente a la hora del sacrificio (Lv. 9.6, 23). Estos pasajes parecen estar todos relacionados con teofanías en medio de tormentas eléctricas, pero también hay pasajes que sugieren más el carácter de Yahvéh que se hará conocer por todo el mundo (Nm. 14.21-22).

 

Los libros históricos dicen que el templo era el lugar en el que la gloria de Yahvéh se encontraba localizada en forma especial (1 R. 8.11; 2 Cr. 7.1-3).

 

En los profetas tenemos la concepción casi física de la gloria de Yahvéh, como en las visiones de Ezequiel (Ez. 1.28, etc.), y también una doctrina más espiritualizada (Is. 40.4-5; 60.1-3, etc.). La visión de Isaías en el templo parece combinar ambas ideas (Is. 6.1-4).

 

En los salmos también puede encontrarse la idea de la tormenta (Sal. 18; 29), como así también la idea de la futura revelación del carácter de Dios al mundo (Sal. 57.11; 96.3).

 

II. En el Nuevo Testamento

 

Aquí se sigue a la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) en la trad.trad. traductor, traducción, traducido de kaµb_oÆb_, por doxa. En el gr.gr. griego secular significa "opinión" o "reputación". La primera idea desaparece completamente en la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) y el NTNT Nuevo Testamento, y términos similares a kaµb_oÆb_, también se trad.trad. traductor, traducción, traducido doxa.

 

En ciertos lugares del NTNT Nuevo Testamento doxa se refiere al honor humano (Mt. 4.8; 6.29), pero su uso principal es la descripción de la revelación del carácter y la presencia de Dios en la persona y obra de Jesucristo. Él es la manifestación de la gloria divina (He. 1.3).

 

Los pastores vieron la gloria de Dios cuando nació Jesucristo (Lc. 2.9, 14), y sus discípulos pudieron verla durante su vida encarnada (Jn. 1.14). Se reveló particularmente en su seµmeia (Jn. 2.11) y en su transfiguración (Mt. 17.1-8; Mr. 9.2-8; Lc. 9.28-36), lo que recuerda la ascensión de Moisés al Sinaí (Ex. 24.15) y de Elías a Horeb (1 R. 19.8), y sus respectivas visiones de la gloria de Dios. Ahora Cristo ve y refleja la gloria divina, pero no es necesario construir tabernáculo alguno porque la Palabra de Dios ha instalado su tienda en la carne humana de Jesús (Jn. 1.14), y su gloria se revelará más completamente en el próximo éxodo en Jerusalén (Lc. 9.31), y finalmente en su parusía.

 

En el cuarto evangelio la hora de la dedicación a la muerte es esencialmente la hora de gloria (Jn. 7.39; 12.23-28; 13.31; 17.5; cf.cf. confer (lat.), compárese He. 2.9).

 

La resurrección y la ascensión también se ven como manifestaciones de la gloria de Dios en Cristo (Lc. 24.26; Hch. 3.13; 7.55; Ro. 6.4; 1 Ti. 3.16; 1 P. 1.21). Pero en especial se revelará en su plenitud en la parusía (Mr. 8.38; 13.26, etc.).

 

El hombre, que fue creado como imagen y gloria de Dios (1 Co. 11.7) y para estar en relación con él, ha dejado de cumplir este destino (Ro. 3.23), que sólo Cristo, el segundo Adán, pudo cumplir (He. 2.6-9).

 

La iglesia puede ver y debe reflejar todavía la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo (2 Co. 4.3-6). Es la gloria del nuevo pacto (2 Co. 3.7-11), y la comparten en forma especial, tanto ahora (1 P. 4.14) como en el futuro (Ro. 8.18), aquellos que sufren con Cristo. El objeto de la iglesia es hacer que el mundo reconozca la gloria que le pertenece a Dios (Ro. 15.9) y que se muestra en sus acciones (Hch. 4.21), en sus discípulos (1 Co. 6.20), y por sobre todas las cosas en su Hijo, el Señor de gloria (Ro. 16.27).

 

Bibliografía. °C. H. Dodd, La interpretación del cuarto evangelio, 1978; S. Aalen, "Gloria", °DTNT°DTNT L. Coenen, E. Beyreuther, H. Bietenhard, Diccionario teológico del Nuevo Testamento, en 4 t(t). (título original en alemán theologisches Regriffslexicon zum Neuen Testament, 1971), edición preparada por M. Sala y A. Herrera, 1980-85, t(t).t(t). tomo(s) II, pp.pp. página(s) 227-233; C, Westerman, "Ser pesado", °DTMAT°DTMAT E. Jenni y C. Westermann (eds.), Diccionario teológico manual del Antiguo Testamento, trad. del alemán por J. A. Mugica, 1978, (véase THAT), t(t).t(t). tomo(s) I, cols. 1089-1113; E. F. Harrison, "Gloria", °DT°DT Diccionario de teología (TELL), 1985, 1986, pp.pp. página(s) 248-250; E. Pax, "Gloria", Conceptos fundamentales de teología, 1966, t(t).t(t). tomo(s) II, pp.pp. página(s) 167-173; H. Bouessé, "Gloria de Dios", Sacramentum mundi, 1972, t(t).t(t). tomo(s) III, cols. 287-291; W. Eichrodt, Teología del Antiguo Testamento, 1975, t(t).t(t). tomo(s) II, pp.pp. página(s) 38-43; K. H. Schelkle, Teología del Antiguo Testamento, 1977, t(t).t(t). tomo(s) II, pp.pp. página(s) 416-418.

 

A. M. Ramsey, The Glory of God and the Transfiguration of Christ, 1949; A. Richardson, An Introduction to the Theology of the New Testament, 1958, pp.pp. página(s) 64ss; C. H. Dodd, The Interpretation of the Fourth Gospel, 1953, pp.pp. página(s) 201ss; S. Aalen, NIDNTTNIDNTT C. Brown (eds.), The New International Dictionary of New Testamento Theology, 3 t(t)., 1975-8 2, pp.pp. página(s) 44-52; G. Kittel, G. von Rad, TDNTTDNT G. Kittel y G. Friedrich (eds.), Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament, 1932-74; trad. ing. Theological Dictionary of the New Testament, eds. G. W. Bromiley, 10 t(t)., 1964-76 2, pp.pp. página(s) 233-255.

 

R.E.N.R.E.N. R. E. Nixon, M.A., ex Director del St John's College, Nottingham, Inglaterra.

 

 

Diccionario de Teología:

 

GLORIA

1. Vocabulario.- Al traducir kabOd , doxa con el inexpresivo término "gloria », difícilmente consigue la Vulgata descubrir el rico contenido de las correspondientes voces hebrea y griega. aj KabOli. El verbo de la raíz kbli tiene como derivaciones nominales importantes el adjetivo kabed (pesado) y el substantivo kabOli (peso, honor gloria, esplendor). El paso del significado de pesadez, riqueza, al de importancia, estima, honor, es fácil de explicar: lo vemos en el funcionamiento del verbo kbli: la persona «de peso" por causa de su riqueza y de su importancia social recibe el reconocimiento, es decir, el honor por ello. Por tanto, el honor no es algo que proviene del que da honor, sino del que es honrado es el reflejo de la importancia de la persona. En las grandes teofanías Dios manifiesta su «peso' por medio de los prodigios que lo acompañan (Éx 24,16-17). El reconocimiento de este " peso-poder» por parte de la criatura es el honor que se rinde a Dios. En la obra del Cronista y en los Proverbios aparece a menudo la pareja "riqueza y - honor».

bj Dóxa. La versión de los Setenta cambia el sentido de "opinión» que tenía esta palabra en el griego clásico, usándola para traducir el hebreo kabOli. Sin embargo, este cambio se había preparado ya antes de los Setenta, sobre todo por obra de algunos filósofos griegos, como Parménides. En la versión de los Setenta, doxa adquiere un valor profundamente religioso, bien sea cuando se le atribuye a Dios o bien cuando se le atribuye al hombre.

Generalmente doxa traduce kabod de una manera mecánica (sobre todo en el Pentateuco); sin embargo, no hay que olvidar ciertos matices que más tarde ejercerán una notable influencia en el Nuevo Testamento: su equivalencia con dotería y con dynamis.

 

2. Antiguo Testamento

A) Gloria de Dios. El concepto expresado por kabod/dóxa representa una de las categorías más densas semánticamente de la Biblia. Si la santidad, qaosh/agioSyme, expresa la trascendencia, kabOli define su inmanencia, su manifestación. Hay un kabOli que se refiere particularmente a la acción de Dios en la historia y otro kabOli que representa más bien el reconocimiento cultual del primero. Así en el salmo 115,1: «¡No a nosotros, Señor, no a nosotros, sólo a tu nombre da gloria!»; se intenta invocar la intervención liberadora de Dios por amor a su kabOd En la celebración cultual son significativos algunos pasajes de los salmos, como Sal 138,5: «Porque el kabOli del Señor es grande».

B) Gloria del hombre. La «gloria"', en sentido religioso, se atribuye también al hombre. En Job se establece una contraposición entre Dios omnipotente, Señor de la «gloria», y el hombre privado de la misma (Job 19,9, contraposición más acentuada en los Setenta). El hombre es semejante a Dios en cuanto que está coronado de «gloria'" (Sal 8,5.6). El judaísmo tardío habla de la gloria de Adán en el paraíso terrenal, una gloria perdida con el pecado. Uno de los objetivos de la comunidad de Qumrán es que al final se reproduzca para los elegidos la gloria de Adán (1 Qh 17, 15; CD 3, 20).

 

3. Nuevo Testamento.- El término dóxa aparece 165 veces. entre ellas 77 en los escritos paulinos. También en Juan es un término privilegiado. El uso neotestamentario de dóxa/doxázO está completamente en línea con los Setenta y también, aunque en menor grado, con el Antiguo Testamento hebreo.

Del Antiguo Testamento procede el significado de esplendor, gloria, magnificencia. La gloria divina, que en otros tiempos se manifestaba en el Sinaí, en el templo, etc., se manifiesta ahora en Jesús y a través de Jesús.

Juan atribuye la gloria a Cristo durante su vida terrena, ya que es la manifestación de Dios, mientras que Pablo, Mateo, Marcos y Lucas (prescindiendo de Lucas en el episodio de la transfiguración: Lc 9,35) sólo se la atribuyen después de la resurrección. En el Verbo encarnado está presente la gloria de Dios, lo mismo que en el Antiguo Testamento estaba presente en el tabernáculo y en el templo (Jn 1,14). Cristo resucitado es el Señor de la gloria ( 1 Cor 2,8). «Dar gloria a Dios» significa reconocer el poder salvador de Dios que se ha manifestado en Jesucristo (Lc 2,14. 19,38). Cristo comunica a los que creen en él aquella gloria que él mismo ha recibido del Padre (Rom 3,33). La justificación es fundamentalmente una participación de la «gloria» escatológica (Rom 8,30).

F. Raurell

 

Bibl.: H, Kittel - G, von Rad. Dóxa, en TWNT, 11, 235-274; S. Aalen, Gloria, en DTNT 11,227-231.

 

Diccionario Bíblico

 

GLORIA

ver, TEOFANÍA

vet,

Heb. «kabod», «peso»; gr. «doxa».

(a) El primer sentido es el de ornamento:

Salomón, en toda su gloria, va revestido de ropajes regios (Mt. 6:29),

el cabello es la gloria de la mujer (1 Co. 11:15),

la fuerza es la gloria de los jóvenes (Pr. 20:29),

los padres son la gloria de los hijos (Pr. 17:6).

También se menciona la gloria del Líbano (Is. 35:2) y

la gloria de las naciones (Ap. 21:26)

(b) La gloria de Dios es el resplandor que emana de su persona, el aura cegadora de todas sus perfecciones. Esta gloria, comparable a un fuego devorador (Éx. 24:17), anonada, abate e inspira temor, respeto y adoración; el hombre no puede ver la gloria real de Dios y seguir vivo (Éx. 33:18, 20, 22). Así, todos aquellos que han tenido un encuentro con el Señor reciben algo de ella:

Israel y Moisés ante el tabernáculo (Éx. 40:34, 35).

Salomón en la dedicación del Templo (1 R. 8:11).

Isaías en el momento de su llamamiento (Is. 6:3),

Ezequiel en su visión (Ez. 1:28), los pastores de Belén (Lc. 2:9),

Esteban ante la muerte (Hch. 7:55), etc.

La gloria divina se revela en la creación (Sal. 19:2), y de manera particular en el hombre hecho a imagen de Dios (1 Co. 11:7); se manifiesta en medio de juicios (Nm. 16:42-46, etc.), se muestra en medio de las naciones (Sal. 97:6); sobre todo, aparece en la redención ofrecida al mundo entero (Is. 40:5).

(c) La gloria manifestada en Jesucristo. La gloria inaccesible del Dios de Israel se ha acercado a nosotros: en Cristo la hemos podido contemplar y amar sin ser consumidos por ella (Jn. 1:14; 17:5, 24; He. 1:3).

Jesús ha mostrado esta gloria:

por sus milagros (Jn. 2:11; 11:4),

por su santidad perfecta (Jn. 17:4),

en su transfiguración (2 P. 1:17),

en su resurrección (Ro. 6:4),

en su ascensión (Lc. 24:26; Jn. 17:5; He. 2:9).

Y el Señor de la gloria ha de volver pronto (1 Co. 2:8; Stg. 2:1), con todo el resplandor de su majestad, para juzgar y reinar (Mt. 16:27; 25:31).

En principio, Él ya nos ha dado su gloria (Jn. 17:22); contemplándola como a través de un espejo, somos transformados a su imagen de gloria en gloria por el Espíritu (2 Co. 3:18). Está próximo el momento en el que recibiremos la gloria eterna (2 Ti. 2:10), cuando apareceremos con Cristo en gloria (Col. 3:4), teniendo nuestro mismo cuerpo su parte en esta glorificación (1 Co. 15:43). Entonces, y para siempre, seremos iluminados por la gloria de Dios, la única lumbrera de la santa ciudad (Ap. 21:23). Él es verdaderamente el rey de la gloria, y todo en su palacio proclama: ¡Gloria! (Sal. 24:9-10; 29:9).

(d) Dar gloria a Dios es alabarle, darle honra, exaltarle y celebrar sus perfecciones (Dt. 32:3; Sal. 29:1-2; 115:1; Lc. 17:18; Ro. 14:11). De aquí viene el término «doxología» (del gr. «doxa», renombrado, honor), que es una fórmula de oración en la que se rinde gloria a Dios (cp. Sal. 41:14; 72:18-19; Mt. 6:13 b; Ro. 11:36; 16:25-27; Jud. 24-25; Ap. 1:5-6, etc.).

Glorificar a Dios es también rendirle homenaje, reconocerlo como el único soberano, y la fuente de todo bien (Dn. 4:34; 5:23; Lc. 5:25; 17:15).

Jesús, por su vida santa y perfecta obediencia, glorificó a Dios sobre la tierra (Jn. 17:4).

Pedro debía glorificar a Dios al sufrir el martirio (Jn. 21:19).

El creyente se gloría en Dios y en Cristo el Salvador (Ro. 5:11; 15:17).

El que se glorifica a sí mismo comete el grave pecado de robarle a Dios el honor que le es debido (Sal. 49:7; 52:3; 75:5); el Señor da su salvación gratuitamente a los humildes, «a fin de que nadie se jacte en su presencia» (1 Co. 1:29; Ef. 2:9). Será al fin glorificado por sus juicios, por cuanto éstos restablecerán su autoridad y su reino, rechazado todo ello por los impíos (Lv. 10:3; cp. Is. 5:16).

Para «Shekinah», la presencia gloriosa de Dios en el santuario,

 véase TEOFANÍA.

 

Concordancia bíblica

 

Gloria

v. Fama, Honor, Majestad

Exo_16:10 la g de Jehová apareció en la nube

Exo_24:16 la g de Jehová reposó sobre el monte

Exo_33:18 dijo: Te ruego que me muestres tu g

Exo_40:34 la g de Jehová llenó el tabernáculo

Lev_9:23 g de Jehová se apareció a todo el pueblo

Num_14:21 vivo yo, y mi g llena toda la tierra

1Sa_4:21 diciendo: ¡Traspasada es la g de Israel!

1Sa_15:29 el que es la G de Israel no mentirá, ni

1Ki_3:13 te he dado .. no pediste, riquezas y g

1Ki_8:11; 2Ch_5:14; Eze_43:5 la g de Jehová había llenado la casa

1Ch_16:24 cantad entre las gentes su g, y en

1Ch_29:11 tuya es, oh Jehová .. el poder, la g

1Ch_29:25 a Salomón .. le dio tal g en su reino

2Ch_1:11 no pediste riquezas, bienes o g, ni la

Ezr_10:11 g a Jehová Dios de vuestros padres

Job_19:9 me ha despojado de mi g, y quitado la

Psa_8:5 le has .. lo coronaste de g y de honra

Psa_19:1 los cielos cuentan la g de Dios, y el

Psa_29:2 dad a Jehová la g debida a su nombre

Psa_49:16 cuando aumenta la g de su casa

Psa_62:7 en Dios está mi salvación y mi g; en

Psa_63:2 para ver tu poder y tu g, así como te he

Psa_66:2 cantad la g de su nombre; poned g en

Psa_72:19 toda la tierra sea llena de su g. Amén

Psa_85:9 para que habite la g en nuestra tierra

Psa_89:17 porque tú eres la g de su potencia, y por

Psa_90:16 aparezca en tus .. tu g sobre sus hijos

Psa_96:3 proclamad entre las naciones su g, en

Psa_97:6 justicia, y todos los pueblos vieron su g

Psa_104:1 Jehová Dios mío .. te has vestido de g

Psa_104:31 sea la g de Jehová para siempre

Psa_111:3 g y hermosura es su obra, y su justicia

Psa_115:1 no a nosotros, sino a tu nombre da g

Psa_145:11 la g de tu reino digan, y hablen de tu

Pro_14:28 en la multitud del .. está la g del rey

Pro_25:2 g de Dios es encubrir un asunto; pero

Pro_25:27 es bueno, ni el buscar la propia g es g

Isa_5:14 descenderá la g de ellos, y su multitud

Isa_24:16 oímos cánticos: G al justo. Y yo dije

Isa_35:2 g del Líbano le será dada, la .. de Sarón

Isa_40:5 se manifestará la g de Jehová, y toda

Isa_40:6 hierba, y toda su g como flor del campo

Isa_42:8 y a otro no daré mi g, ni mi alabanza

Isa_43:7 para g mía los he creado, los formé

Isa_58:8 y la g de Jehová será tu retaguardia

Isa_60:1 y la g de Jehová ha nacido sobre ti

Isa_60:15 haré que seas una g eterna, el gozo de

Isa_61:3 que a los afligidos de Sion se les dé g en

Isa_66:18 las naciones .. vendrán, y verán mi g

Isa_66:19 publicarán mi g entre las naciones

Jer_2:11 trocado su g por lo que no aprovecha

Jer_13:16 dad g a Jehová Dios vuestro, antes que

Jer_33:9 me será a mí por nombre de gozo .. de g

Eze_1:28 esta fue la visión de .. de la g de Jehová

Eze_10:4, 18 la g de Jehová se elevó de encima del

Eze_39:21 pondré mi g entre las naciones, y todas

Hab_2:14 tierra será llena .. de la g de Jehová

Hab_3:3 su g cubrió los cielos, y la tierra se llenó

Hag_2:7 y llenaré de g esta casa, ha dicho Jehová

Mat_16:27 vendrá en la g de su Padre

Mat_24:30; Mar_13:26 vendrá en las nubes con gran poder y g

Luk_2:9 y la g del Señor los rodeó de resplandor

Luk_2:14 ¡g a Dios en las alturas, y en la tierra

Luk_2:32 a los gentiles, y g de tu pueblo Israel

Luk_4:6 te daré toda esta potestad, y la g de ellos

Luk_14:10 tendrás g delante de los que se sientan

Luk_17:18 ¿no hubo quien volviese y diese g a Dios

Luk_24:26 padeciera .. y que entrara en su g?

Joh_1:14 vimos su g, g como del unigénito del

Joh_2:11 Caná .. manifestó su g; y sus discípulos

Joh_5:41 g de los hombres no recibo

Joh_7:18 el que habla por su .. su propia g busca

Joh_8:50 yo no busco mi g; hay quien la busca

Joh_8:54 si yo me glorifico a mí .. mi g nada es

Joh_12:43 amaban más la g de los hombres que

Joh_17:5 glorifícame .. con aquella g que tuve

Joh_17:22 la g que me diste, yo les he dado, para

Joh_17:24 para que vean mi g que me has dado

Act_12:23 hirió, por cuanto no dio la g a Dios

Rom_2:7 que .. buscan g y honra e inmortalidad

Rom_3:23 todos .. están destituidos de la g de Dios

Rom_8:18 no son comparables con la g venidera

Rom_11:36 a él sea la g por los siglos. Amén

1Co_9:15 antes que nadie desvanezca esta mi g

1Co_10:31 cosa, hacedlo todo para la g de Dios

1Co_11:7 el varón .. él es imagen y g de Dios

1Co_15:40 une es la g de los celestiales, y otra la

1Co_15:43 se siembra en deshonra, resucitará en g

2Co_1:14 habéis entendido que somos vuestra g

2Co_3:7 si el ministerio de muerte .. fue con g

2Co_3:7 la g de su rostro, la cual había de perecer

2Co_3:11 si lo que perece tuvo g, mucho más

2Co_3:18 mirando .. en un espejo la g del Señor

2Co_4:6 conocimiento de la g de Dios en la faz de

2Co_4:17 cada vez más excelente y eterno peso de g

2Co_11:10 no se me impedirá esta mi g en .. Acaya

Eph_1:6 para alabanza de la g de su gracia, con la

Eph_3:21 a él sea g en la iglesia en Cristo Jesús

Phi_1:26 que abunde vuestra g de mí en Cristo

Phi_3:19 cuyo dios es el .. cuya g es su vergüenza

Phi_3:21 que sea semejante al cuerpo de la g suya

Phi_4:20 al Dios y Padre nuestro sea g por los

Col_1:27 dar a conocer las riquezas de la g de

Col_3:4 también seréis manifestados con él en g

1Th_2:6 ni buscamos g de hombres .. ni de otros

1Th_2:20 vosotros sois nuestra g y gozo

2Th_2:14 para alcanzar la g de nuestro Señor

1Ti_3:16 creído en el mundo; recibido arriba en g

Heb_1:3 siendo el resplandor de su g, y la imagen

Heb_2:7 le coronaste de g y de honra, y le pusiste

Heb_2:10 habiendo de llevar a muchos hijos a la g

Heb_3:3 de tanto mayor g que Moisés es .. digno

1Pe_1:11 el cual anunciaba .. las g que vendrían

1Pe_1:24 y toda la g del hombre como flor de la

1Pe_2:20 ¿qué g es, si pecando sois abofeteados

1Pe_4:13 en la revelación de su g os gocéis con

1Pe_5:1 participante de la g que será revelada

1Pe_5:4 recibiréis la corona incorruptible de g

1Pe_5:10 mas el Dios de .. que nos llamó a su g

2Pe_1:3 que nos llamó por su g y excelencia

2Pe_1:17 le fue enviada desde la .. g una voz que

Jud_1:24 presentaros sin mancha delante de su g

Jud_1:25 al único y sabio Dios .. sea g y majestad

Rev_4:11 digno eres de recibir la g y la honra

Rev_7:12 la g .. sean a nuestro Dios por los siglos

Rev_14:7 temed a Dios, y dadle g, porque la hora

Rev_19:7 gocémonos y alegrémonos y démosle g

Rev_21:23 la g de Dios la ilumina, y el Cordero

 

Dónde buscarlo

 

Gloria abundante, Psa_8:1(LBD).

Gloria de Dios, Eze_9:3

Monte de transfiguración, Mat_17:1-8

Resurrección y exaltación, Eph_1:18-23

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat