Las Sagradas Escrituras

Página Principal

Escudriñad las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. Juan 5.39

Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra ávidamente, escudriñando cada día las Escrituras para verificar si estas cosas eran así. Hechos 17.11

Y comenzando desde Moisés y todos los Profetas, les interpretaba en todas las Escrituras lo que decían de él. Lucas 24.27

 

Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
! Corintios
2 Corintios
Gálafas
Efesios
Filipenses
Colonenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis
Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levitico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Ruit
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdías
Jonás
Míqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zacarías
Malaquias

La Confesión de Fe de Londres de 1689

  1. Las Santas Escrituras son la única toda suficiente, segura e infalible regla de conocimiento, fe y obediencia salvadoras (2 Ti. 3.15-17; Is. 8.20; Lc. 16.29, 31; Ef. 2.20)
    Aunque la luz de la naturaleza y las obras de creación y de providencia manifiestan la bondad, sabiduría y poder de Dios, de tal manera que los hombres quedan sin excusa, sin embargo, no son suficientes para dar aquel conocimiento de Dios y de su voluntad que es necesario para la salvación; (Ro. 1.19-21; Rom. 2.14-15; Sal. 19.1-3) por lo que le agradó al Señor, en varios tiempos y de diversas maneras rvelarse a sí mismo y declarar su voluntad a su Iglesia, (He. 1.1) y además para conservar y propagar mejor la verdad y para el mayor consuelo y establecimiento de la Iglesia contra la corrupción de la carne y la malicia de Satanás y del mundo, le agradó dejar esa revelación por escrito, por todo lo cual las Santas Escrituras son muy necesarias, y tanto más cuanto que han cesado ya los modos anteriores por los cuales Dios reveló su voluntad a su iglesia (Pr. 22.19-21; Ro. 15.4; 2 P 1.19-20)

1.

2 Ti. 3.15-17; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

La Doctrina de Dios

El Cristianismo es la religión de un libro. Sin este Libro el Cristianismo no puede ser perpetuado. Donde quiera que este libro no se ha encontrado, tampoco hay evidencias de ningún creyente. La salvación es a través de la fe en Jesucristo, y la gente no puede creer en Aquel de quien ellos no han oído (Rom. 10.14). Y nosotros dependemos completamente de este libro para saber acerca de Cristo Jesús. Este libro es la Biblia y es la Palabra de Dios para nosotros hoy en día. Borre las enseñanzas de la Biblia del pensamiento humano y pronto el cristianismo pasará al olvido. La Biblia es un libro infalible, suficiente y autoritativo en todos los asuntos de fe y práctica religiosa (2Tim. 3.16-17)
«¡Tráiganme el libro!» clamó Sir Walter Scott en su lecho de muerte, «¿Cuál libro?» se le preguntó. Y este genio del pueblo escocés replicó; «Hay solo un Libro; tráiganme la Biblia!» Cuando se le preguntó a la reina Victoria el secreto de la grandeza de Inglaterra, ella tomó una copia de las Escrituras y dejo: «Este libro explica el poder de Gran Bretaña»

Rom. 10.14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
2Tim. 3.16-17 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Para un listado de los libros Apócrifos, por favor haga click aquí