Miqueas

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Página principal

Página Principal
Regresar al listado de Miqueas
Regresar al listado de Miqueas
Locations of visitors to this page

Texto Bíblico
Referencias

Controversia de Jehová contra Israel

Miqueas 6.1-5

1  Oíd ahora lo que dice Jehová: Levántate,  contiende contra los montes,  y oigan los collados tu voz.

2  Oíd,  montes,  y fuertes cimientos de la tierra,  el pleito de Jehová;  porque Jehová tiene pleito con su pueblo,  y altercará con Israel.

3  Pueblo mío,   ¿qué te he hecho,  o en qué te he molestado?  Responde contra mí.

4  Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, (Ex. 12.50-51) y de la casa de servidumbre te redimí;  y envié delante de ti a Moisés,  a Aarón (Ex. 4.10-16) y a María. (Ex. 15.20)

5  Pueblo mío,  acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab,  y qué le respondió Balaam hijo de Beor, (Num. 22.2-24.25)  desde Sitim hasta Gilgal, (Jos. 3.1-4.19) para que conozcas las justicias de Jehová.

Miqueas 6.4 Ex. 12.50-51 50  Así lo hicieron todos los hijos de Israel;  como mandó Jehová a Moisés y a Aarón,  así lo hicieron. 51  Y en aquel mismo día sacó Jehová a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos.

Miqueas 6.4 Ex. 4.10-16 10  Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay,  Señor!  Nunca he sido hombre de fácil palabra,  ni antes,  ni desde que tú hablas a tu siervo;  porque soy tardo en el habla y torpe de lengua. 11  Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre?  ¿o quién hizo al mudo y al sordo,  al que ve y al ciego?  ¿No soy yo Jehová? 12  Ahora pues,  ve,  y yo estaré con tu boca,  y te enseñaré lo que hayas de hablar. 13  Y él dijo: ¡Ay,  Señor!  Envía,  te ruego,  por medio del que debes enviar. 14  Entonces Jehová se enojó contra Moisés,  y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón,  levita,  y que él habla bien?  Y he aquí que él saldrá a recibirte,  y al verte se alegrará en su corazón. 15  Tú hablarás a él,  y pondrás en su boca las palabras,  y yo estaré con tu boca y con la suya,  y os enseñaré lo que hayáis de hacer. 16  Y él hablará por ti al pueblo;  él te será a ti en lugar de boca,  y tú serás para él en lugar de Dios.

Miqueas 6.4 Ex. 15.20 Y María la profetisa,  hermana de Aarón,  tomó un pandero en su mano,  y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas.

Miqueas 6.5 Num. 22.2-24.25 Num 22:2  Y vio Balac hijo de Zipor todo lo que Israel había hecho al amorreo. 3  Y Moab tuvo gran temor a causa del pueblo,  porque era mucho;  y se angustió Moab a causa de los hijos de Israel. 4  Y dijo Moab a los ancianos de Madián:  Ahora lamerá esta gente todos nuestros contornos,  como lame el buey la grama del campo.  Y Balac hijo de Zipor era entonces rey de Moab. 5  Por tanto,  envió mensajeros a Balaam hijo de Beor,  en Petor,  que está junto al río en la tierra de los hijos de su pueblo,  para que lo llamasen,  diciendo: Un pueblo ha salido de Egipto,  y he aquí cubre la faz de la tierra,  y habita delante de mí. 6  Ven pues,  ahora,  te ruego,  maldíceme este pueblo,  porque es más fuerte que yo;  quizá yo pueda herirlo y echarlo de la tierra;  pues yo sé que el que tú bendigas será bendito,  y el que tú maldigas será maldito. 7  Fueron los ancianos de Moab y los ancianos de Madián con las dádivas de adivinación en su mano,  y llegaron a Balaam y le dijeron las palabras de Balac. 8  El les dijo: Reposad aquí esta noche,  y yo os daré respuesta según Jehová me hablare.  Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam. 9  Y vino Dios a Balaam,  y le dijo: ¿Qué varones son estos que están contigo? 10  Y Balaam respondió a Dios:  Balac hijo de Zipor,  rey de Moab,  ha enviado a decirme: 11  He aquí,  este pueblo que ha salido de Egipto cubre la faz de la tierra;  ven pues,  ahora,  y maldícemelo;  quizá podré pelear contra él y echarlo. 12  Entonces dijo Dios a Balaam: No vayas con ellos,  ni maldigas al pueblo,  porque bendito es. 13  Así Balaam se levantó por la mañana y dijo a los príncipes de Balac: Volveos a vuestra tierra,  porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros. 14  Y los príncipes de Moab se levantaron,  y vinieron a Balac y dijeron: Balaam no quiso venir con nosotros. 15  Volvió Balac a enviar otra vez más príncipes,  y más honorables que los otros; 16  los cuales vinieron a Balaam,  y le dijeron:  Así dice Balac,  hijo de Zipor:  Te ruego que no dejes de venir a mí; 17  porque sin duda te honraré mucho,  y haré todo lo que me digas;  ven,  pues,  ahora,  maldíceme a este pueblo. 18  Y Balaam respondió y dijo a los siervos de Balac: Aunque Balac me diese su casa llena de plata y oro,  no puedo traspasar la palabra de Jehová mi Dios para hacer cosa chica ni grande. 19  Os ruego,  por tanto,  ahora,  que reposéis aquí esta noche,  para que yo sepa qué me vuelve a decir Jehová. 20  Y vino Dios a Balaam de noche,  y le dijo: Si vinieron para llamarte estos hombres,  levántate y vete con ellos;  pero harás lo que yo te diga. 21  Así Balaam se levantó por la mañana,  y enalbardó su asna y fue con los príncipes de Moab. 22  Y la ira de Dios se encendió porque él iba;  y el ángel de Jehová se puso en el camino por adversario suyo.  Iba,  pues,  él montado sobre su asna,  y con él dos criados suyos. 23  Y el asna vio al ángel de Jehová,  que estaba en el camino con su espada desnuda en su mano;  y se apartó el asna del camino,  e iba por el campo.  Entonces azotó Balaam al asna para hacerla volver al camino. 24  Pero el ángel de Jehová se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro. 25  Y viendo el asna al ángel de Jehová,  se pegó a la pared,  y apretó contra la pared el pie de Balaam;  y él volvió a azotarla. 26  Y el ángel de Jehová pasó más allá,  y se puso en una angostura donde no había camino para apartarse ni a derecha ni a izquierda. 27  Y viendo el asna al ángel de Jehová,  se echó debajo de Balaam;  y Balaam se enojó y azotó al asna con un palo. 28  Entonces Jehová abrió la boca al asna,  la cual dijo a Balaam:  ¿Qué te he hecho,  que me has azotado estas tres veces? 29  Y Balaam respondió al asna: Porque te has burlado de mí.  ¡Ojalá tuviera espada en mi mano,  que ahora te mataría! 30  Y el asna dijo a Balaam: ¿No soy yo tu asna?  Sobre mí has cabalgado desde que tú me tienes hasta este día;  ¿he acostumbrado hacerlo así contigo?  Y él respondió: No. 31  Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam,  y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino,  y tenía su espada desnuda en su mano.  Y Balaam hizo reverencia,  y se inclinó sobre su rostro. 32  Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces?  He aquí yo he salido para resistirte,  porque tu camino es perverso delante de mí. 33  El asna me ha visto,  y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces;  y si de mí no se hubiera apartado,  yo también ahora te mataría a ti,  y a ella dejaría viva. 34  Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: He pecado,  porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino;  mas ahora,  si te parece mal,  yo me volveré. 35  Y el ángel de Jehová dijo a Balaam: Ve con esos hombres;  pero la palabra que yo te diga,  esa hablarás.  Así Balaam fue con los príncipes de Balac. 36  Oyendo Balac que Balaam venía,  salió a recibirlo a la ciudad de Moab,  que está junto al límite de Arnón,  que está al extremo de su territorio. 37  Y Balac dijo a Balaam: ¿No envié yo a llamarte?  ¿Por qué no has venido a mí?  ¿No puedo yo honrarte? 38  Balaam respondió a Balac: He aquí yo he venido a ti;  mas  ¿podré ahora hablar alguna cosa?  La palabra que Dios pusiere en mi boca,  esa hablaré. 39  Y fue Balaam con Balac,  y vinieron a Quiriat-huzot. 40  Y Balac hizo matar bueyes y ovejas,  y envió a Balaam,  y a los príncipes que estaban con él. 41  El día siguiente,  Balac tomó a Balaam y lo hizo subir a Bamot-baal,  y desde allí vio a los más cercanos del pueblo. Num 23:1  Y Balaam dijo a Balac: Edifícame aquí siete altares,  y prepárame aquí siete becerros y siete carneros. 2  Balac hizo como le dijo Balaam;  y ofrecieron Balac y Balaam un becerro y un carnero en cada altar. 3  Y Balaam dijo a Balac: Ponte junto a tu holocausto,  y yo iré;  quizá Jehová me vendrá al encuentro,  y cualquiera cosa que me mostrare,  te avisaré.  Y se fue a un monte descubierto. 4  Y vino Dios al encuentro de Balaam,  y éste le dijo: Siete altares he ordenado,  y en cada altar he ofrecido un becerro y un carnero. 5  Y Jehová puso palabra en la boca de Balaam,  y le dijo: Vuelve a Balac,  y dile así. 6  Y volvió a él,  y he aquí estaba él junto a su holocausto,  él y todos los príncipes de Moab. 7  Y él tomó su parábola,  y dijo: De Aram me trajo Balac,  Rey de Moab,  de los montes del oriente;  Ven,  maldíceme a Jacob,  Y ven,  execra a Israel. 8  ¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo?  ¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado? 9  Porque de la cumbre de las peñas lo veré,  Y desde los collados lo miraré;  He aquí un pueblo que habitará confiado,  Y no será contado entre las naciones. 10  ¿Quién contará el polvo de Jacob,  O el número de la cuarta parte de Israel?  Muera yo la muerte de los rectos,  Y mi postrimería sea como la suya. 11  Entonces Balac dijo a Balaam: ¿Qué me has hecho?  Te he traído para que maldigas a mis enemigos,  y he aquí has proferido bendiciones. 12  El respondió y dijo: ¿No cuidaré de decir lo que Jehová ponga en mi boca? 13  Y dijo Balac: Te ruego que vengas conmigo a otro lugar desde el cual los veas;  solamente los más cercanos verás,  y no los verás todos;  y desde allí me los maldecirás. 14  Y lo llevó al campo de Zofim,  a la cumbre de Pisga,  y edificó siete altares,  y ofreció un becerro y un carnero en cada altar. 15  Entonces él dijo a Balac: Ponte aquí junto a tu holocausto,  y yo iré a encontrar a Dios allí. 16  Y Jehová salió al encuentro de Balaam,  y puso palabra en su boca,  y le dijo: Vuelve a Balac,  y dile así. 17  Y vino a él,  y he aquí que él estaba junto a su holocausto,  y con él los príncipes de Moab;  y le dijo Balac: ¿Qué ha dicho Jehová? 18  Entonces él tomó su parábola,  y dijo:  Balac,  levántate y oye;  Escucha mis palabras,  hijo de Zipor: 19  Dios no es hombre,  para que mienta,  Ni hijo de hombre para que se arrepienta.  El dijo,  ¿y no hará?  Habló,  ¿y no lo ejecutará? 20  He aquí,  he recibido orden de bendecir;  El dio bendición,  y no podré revocarla. 21  No ha notado iniquidad en Jacob,  Ni ha visto perversidad en Israel.  Jehová su Dios está con él,  Y júbilo de rey en él. 22  Dios los ha sacado de Egipto;  Tiene fuerzas como de búfalo. 23  Porque contra Jacob no hay agüero,  Ni adivinación contra Israel.  Como ahora,  será dicho de Jacob y de Israel: ¡Lo que ha hecho Dios! 24  He aquí el pueblo que como león se levantará,  Y como león se erguirá;  No se echará hasta que devore la presa,  Y beba la sangre de los muertos. 25  Entonces Balac dijo a Balaam: Ya que no lo maldices,  tampoco lo bendigas. 26  Balaam respondió y dijo a Balac: ¿No te he dicho que todo lo que Jehová me diga,  eso tengo que hacer? 27  Y dijo Balac a Balaam: Te ruego que vengas,  te llevaré a otro lugar;  por ventura parecerá bien a Dios que desde allí me lo maldigas. 28  Y Balac llevó a Balaam a la cumbre de Peor,  que mira hacia el desierto. 29  Entonces Balaam dijo a Balac: Edifícame aquí siete altares,  y prepárame aquí siete becerros y siete carneros. 30  Y Balac hizo como Balaam le dijo;  y ofreció un becerro y un carnero en cada altar. Num 24:1  Cuando vio Balaam que parecía bien a Jehová que él bendijese a Israel,  no fue,  como la primera y segunda vez,  en busca de agüero,  sino que puso su rostro hacia el desierto; 2  y alzando sus ojos,  vio a Israel alojado por sus tribus;  y el Espíritu de Dios vino sobre él. 3  Entonces tomó su parábola,  y dijo:  Dijo Balaam hijo de Beor,  Y dijo el varón de ojos abiertos; 4  Dijo el que oyó los dichos de Dios,  El que vio la visión del Omnipotente;  Caído,  pero abiertos los ojos: 5  ¡Cuán hermosas son tus tiendas,  oh Jacob,  Tus habitaciones,  oh Israel! 6  Como arroyos están extendidas,  Como huertos junto al río,  Como áloes plantados por Jehová,  Como cedros junto a las aguas. 7  De sus manos destilarán aguas,

 Y su descendencia será en muchas aguas;  Enaltecerá su rey más que Agag,  Y su reino será engrandecido. 8  Dios lo sacó de Egipto;  Tiene fuerzas como de búfalo.  Devorará a las naciones enemigas,  Desmenuzará sus huesos,  Y las traspasará con sus saetas. 9  Se encorvará para echarse como león,  Y como leona;  ¿quién lo despertará?  Benditos los que te bendijeren,  Y malditos los que te maldijeren. 10  Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam,  y batiendo sus manos le dijo: Para maldecir a mis enemigos te he llamado,  y he aquí los has bendecido ya tres veces. 11  Ahora huye a tu lugar;  yo dije que te honraría,  mas he aquí que Jehová te ha privado de honra. 12  Y Balaam le respondió: ¿No lo declaré yo también a tus mensajeros que me enviaste,  diciendo: 13  Si Balac me diese su casa llena de plata y oro,  yo no podré traspasar el dicho de Jehová para hacer cosa buena ni mala de mi arbitrio,  mas lo que hable Jehová,  eso diré yo? 14  He aquí,  yo me voy ahora a mi pueblo;  por tanto,  ven,  te indicaré lo que este pueblo ha de hacer a tu pueblo en los postreros días. 15  Y tomó su parábola,  y dijo:  Dijo Balaam hijo de Beor,  Dijo el varón de ojos abiertos; 16  Dijo el que oyó los dichos de Jehová,  Y el que sabe la ciencia del Altísimo,  El que vio la visión del Omnipotente;  Caído,  pero abiertos los ojos: 17  Lo veré,  mas no ahora;  Lo miraré,  mas no de cerca;  Saldrá ESTRELLA de Jacob,  Y se levantará cetro de Israel,  Y herirá las sienes de Moab,  Y destruirá a todos los hijos de Set. 18  Será tomada Edom,  Será también tomada Seir por sus enemigos,  E Israel se portará varonilmente. 19  De Jacob saldrá el dominador,  Y destruirá lo que quedare de la ciudad. 20  Y viendo a Amalec,  tomó su parábola y dijo: Amalec,  cabeza de naciones;  Mas al fin perecerá para siempre. 21  Y viendo al ceneo,  tomó su parábola y dijo: Fuerte es tu habitación;  Pon en la peña tu nido; 22  Porque el ceneo será echado,  Cuando Asiria te llevará cautivo. 23  Tomó su parábola otra vez,  y dijo: ¡Ay!  ¿Quién vivirá cuando hiciere Dios estas cosas? 24  Vendrán naves de la costa de Quitim,  Y afligirán a Asiria,  afligirán también a Heber;  Mas él también perecerá para siempre. 25  Entonces se levantó Balaam y se fue,  y volvió a su lugar;  y también Balac se fue por su amino.

Miqueas 6.5 Jos. 3.1-4.19 Jos 3:1  Josué se levantó de mañana,  y él y todos los hijos de Israel partieron de Sitim y vinieron hasta el Jordán,  y reposaron allí antes de pasarlo. 2  Y después de tres días,  los oficiales recorrieron el campamento, 3  y mandaron al pueblo,  diciendo: Cuando veáis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios,  y los levitas sacerdotes que la llevan,  vosotros saldréis de vuestro lugar y marcharéis en pos de ella, 4  a fin de que sepáis el camino por donde habéis de ir;  por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por este camino.  Pero entre vosotros y ella haya distancia como de dos mil codos;  no os acercaréis a ella. 5  Y Josué dijo al pueblo: Santificaos,  porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros. 6  Y habló Josué a los sacerdotes,  diciendo: Tomad el arca del pacto,  y pasad delante del pueblo.  Y ellos tomaron el arca del pacto y fueron delante del pueblo. 7  Entonces Jehová dijo a Josué: Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel,  para que entiendan que como estuve con Moisés,  así estaré contigo. 8  Tú,  pues,  mandarás a los sacerdotes que llevan el arca del pacto,  diciendo: Cuando hayáis entrado hasta el borde del agua del Jordán,  pararéis en el Jordán. 9  Y Josué dijo a los hijos de Israel: Acercaos,  y escuchad las palabras de Jehová vuestro Dios. 10  Y añadió Josué: En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros,  y que él echará de delante de vosotros al cananeo,  al heteo,  al heveo,  al ferezeo,  al gergeseo,  al amorreo y al jebuseo. 11  He aquí,  el arca del pacto del Señor de toda la tierra pasará delante de vosotros en medio del Jordán. 12  Tomad,  pues,  ahora doce hombres de las tribus de Israel,  uno de cada tribu. 13  Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca de Jehová,  Señor de toda la tierra,  se asienten en las aguas del Jordán,  las aguas del Jordán se dividirán;  porque las aguas que vienen de arriba se detendrán en un montón. 14  Y aconteció cuando partió el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán,  con los sacerdotes delante del pueblo llevando el arca del pacto, 15  cuando los que llevaban el arca entraron en el Jordán,  y los pies de los sacerdotes que llevaban el arca fueron mojados a la orilla del agua (porque el Jordán suele desbordarse por todas sus orillas todo el tiempo de la siega), 16  las aguas que venían de arriba se detuvieron como en un montón bien lejos de la ciudad de Adam,  que está al lado de Saretán,  y las que descendían al mar del Arabá,  al Mar Salado,  se acabaron,  y fueron divididas;  y el pueblo pasó en dirección de Jericó. 17  Mas los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová,  estuvieron en seco,  firmes en medio del Jordán,  hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán;  y todo Israel pasó en seco. Jos 4:1  Cuando toda la gente hubo acabado de pasar el Jordán,  Jehová habló a Josué,  diciendo: 2  Tomad del pueblo doce hombres,  uno de cada tribu, 3  y mandadles,  diciendo:  Tomad de aquí de en medio del Jordán,  del lugar donde están firmes los pies de los sacerdotes,  doce piedras,  las cuales pasaréis con vosotros,  y levantadlas en el lugar donde habéis de pasar la noche. 4  Entonces Josué llamó a los doce hombres a los cuales él había designado de entre los hijos de Israel,  uno de cada tribu. 5  Y les dijo Josué: Pasad delante del arca de Jehová vuestro Dios a la mitad del Jordán,  y cada uno de vosotros tome una piedra sobre su hombro,  conforme al número de las tribus de los hijos de Israel, 6  para que esto sea señal entre vosotros;  y cuando vuestros hijos preguntaren a sus padres mañana,  diciendo: ¿Qué significan estas piedras? 7  les responderéis: Que las aguas del Jordán fueron divididas delante del arca del pacto de Jehová;  cuando ella pasó el Jordán,  las aguas del Jordán se dividieron;  y estas piedras servirán de monumento conmemorativo a los hijos de Israel para siempre. 8  Y los hijos de Israel lo hicieron así como Josué les mandó: tomaron doce piedras de en medio del Jordán,  como Jehová lo había dicho a Josué,  conforme al número de las tribus de los hijos de Israel,  y las pasaron al lugar donde acamparon,  y las levantaron allí. 9  Josué también levantó doce piedras en medio del Jordán,  en el lugar donde estuvieron los pies de los sacerdotes que llevaban el arca del pacto;  y han estado allí hasta hoy. 10  Y los sacerdotes que llevaban el arca se pararon en medio del Jordán hasta que se hizo todo lo que Jehová había mandado a Josué que dijese al pueblo,  conforme a todas las cosas que Moisés había mandado a Josué;  y el pueblo se dio prisa y pasó. 11  Y cuando todo el pueblo acabó de pasar,  también pasó el arca de Jehová,  y los sacerdotes,  en presencia del pueblo. 12  También los hijos de Rubén y los hijos de Gad y la media tribu de Manasés pasaron armados delante de los hijos de Israel,  según Moisés les había dicho; 13  como cuarenta mil hombres armados,  listos para la guerra,  pasaron hacia la llanura de Jericó delante de Jehová. 14  En aquel día Jehová engrandeció a Josué a los ojos de todo Israel;  y le temieron,  como habían temido a Moisés,  todos los días de su vida. 15  Luego Jehová habló a Josué,  diciendo: 16  Manda a los sacerdotes que llevan el arca del testimonio,  que suban del Jordán. 17  Y Josué mandó a los sacerdotes,  diciendo: Subid del Jordán. 18  Y aconteció que cuando los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová subieron de en medio del Jordán,  y las plantas de los pies de los sacerdotes estuvieron en lugar seco,  las aguas del Jordán se volvieron a su lugar,  corriendo como antes sobre todos sus bordes. 19  Y el pueblo subió del Jordán el día diez del mes primero,  y acamparon en Gilgal,  al lado oriental de Jericó.

Texto Bíblico

Referencias

Lo que pide Jehová

Miqueas 6.6-16

6   ¿Con qué me presentaré ante Jehová,  y adoraré al Dios Altísimo?   ¿Me presentaré ante él con holocaustos,  con becerros de un año?

7   ¿Se agradará Jehová de millares de carneros,  o de diez mil arroyos de aceite?   ¿Daré mi primogénito por mi rebelión,  el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?

8  Oh hombre,  él te ha declarado lo que es bueno,  y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia,  y amar misericordia,  y humillarte ante tu Dios.

9  La voz de Jehová clama a la ciudad;  es sabio temer a tu nombre.  Prestad atención al castigo,  y a quien lo establece.

10   ¿Hay aún en casa del impío tesoros de impiedad,  y medida escasa que es detestable?

11   ¿Daré por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas?

12  Sus ricos se colmaron de rapiña,  y sus moradores hablaron mentira,  y su lengua es engañosa en su boca.

13  Por eso yo también te hice enflaquecer hiriéndote,  asolándote por tus pecados.

14  Comerás,  y no te saciarás,  y tu abatimiento estará en medio de ti;  recogerás,  mas no salvarás,  y lo que salvares,  lo entregaré yo a la espada.

15  Sembrarás,  mas no segarás;  pisarás aceitunas,  mas no te ungirás con el aceite;  y mosto,  mas no beberás el vino.

16  Porque los mandamientos de Omri (1 R. 16.23-28) se han guardado,  y toda obra de la casa de Acab; (1 R. 16.29-34; 21.25-26) y en los consejos de ellos anduvisteis,  para que yo te pusiese en asolamiento,  y tus moradores para burla.  Llevaréis,  por tanto,  el oprobio de mi pueblo.

Miqueas 6.16 1 R. 16.23-28 23  En el año treinta y uno de Asa rey de Judá,  comenzó a reinar Omri sobre Israel,  y reinó doce años;  en Tirsa reinó seis años. 24  Y Omri compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata,  y edificó en el monte;  y llamó el nombre de la ciudad que edificó,  Samaria,  del nombre de Semer,  que fue dueño de aquel monte. 25  Y Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová,  e hizo peor que todos los que habían reinado antes de él; 26  pues anduvo en todos los caminos de Jeroboam hijo de Nabat,  y en el pecado con el cual hizo pecar a Israel,  provocando a ira a Jehová Dios de Israel con sus ídolos. 27  Los demás hechos de Omri,  y todo lo que hizo,  y las valentías que ejecutó,  ¿no está todo escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel? 28  Y Omri durmió con sus padres,  y fue sepultado en Samaria,  y reinó en lugar suyo Acab su hijo.

Miqueas 6.16 1 R. 16.29-34 29  Comenzó a reinar Acab hijo de Omri sobre Israel el año treinta y ocho de Asa rey de Judá. 30  Y reinó Acab hijo de Omri sobre Israel en Samaria veintidós años.  Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová,  más que todos los que reinaron antes de él. 31  Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat,  y tomó por mujer a Jezabel,  hija de Et-baal rey de los sidonios,  y fue y sirvió a Baal,  y lo adoró. 32  E hizo altar a Baal,  en el templo de Baal que él edificó en Samaria. 33  Hizo también Acab una imagen de Asera,  haciendo así Acab más que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él,  para provocar la ira de Jehová Dios de Israel. 34  En su tiempo Hiel de Bet-el reedificó a Jericó.  A precio de la vida de Abiram su primogénito echó el cimiento,  y a precio de la vida de Segub su hijo menor puso sus puertas,  conforme a la palabra que Jehová había hablado por Josué hijo de Nun; 21.25-26 25  (A la verdad ninguno fue como Acab,  que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová;  porque Jezabel su mujer lo incitaba. 26  El fue en gran manera abominable,  caminando en pos de los ídolos,  conforme a todo lo que hicieron los amorreos,  a los cuales lanzó Jehová de delante de los hijos de Israel.)

El Texto Bíblico esta siendo transcrito por:

Martha Iñiguez Moreno
de La Biblia Devocional de Estudio
Reina Valera Revisión 1960
de La Liga bíblica

Los Textos Paralelos y las Referencias están tomados de:

La Santa Biblia
Reina-Valera (1960)
e-Sword
Versión 7.6.1
Copyright 200-2005
Rick Meyers
All Right reserved worldwide
E-Sword is given freely to all
To learn more visit:
www.e-sword.net/support.html
e-sword is a registered trademark of Rick

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat