La Piedad
Un pequeño estudio

Porque por gracia sois salvos


Búsqueda personalizada
Diccionario bíblico
Página Principal
Estudios Biblicos
Regresar al Listado de Estudios
Locations of visitors to this page

Piedad

Número Strong G2150 εὐσέβεια eusebeia yoo-seb'-i-ah de G2152; piedad; espec. esquema del evangelio:-piadoso, piedad.

 


 

 

Diccionario del Nuevo Testamento W.E. Vine:

G2150

eusebeia (εὐσέβεια G2150) de eu, bien, y sebomai, ser devoto, denota aquella piedad que, caracterizada por una actitud en pos de Dios, hace aquello que le es agradable a Él. Este y el verbo y adverbio correspondientes (véase más abajo) son frecuentes en las Epístolas Pastorales, pero no aparecen en las Epístolas anteriores de Pablo. El apóstol Pedro utiliza el nombre cuatro veces en su 2ª Epístola (2Pe_1:3, 6,7; 3.11). Los otros pasajes en que aparece son Act_3:12; 1Ti_2:2; 3.16; 4.7,8; 6.3,5,6,11; 2Ti_3:5; Tit_1:1: En 1Ti_6:3  «la doctrina que es conforme a la piedad» significa aquella que es coherente con la piedad, en contraste a las falsas enseñanzas; en Tit_1:1  «la verdad que es según la piedad» es aquella que produce piedad; en 1Ti_3:16  «el misterio de la piedad» es la piedad en su incorporación en, y comunicada mediante, las verdades de la fe con respecto a Cristo; en 2Pe_3:11 se encuentra en plural, significando acciones piadosas.

 


 

Piedad, Piadoso (Ser), Piadosamente

 

A. Nombres

1. eusebeia(εὐσέβεια, G2150) , de eu, bien, y sebomai, ser devoto, denota aquella piedad que, caracterizada por una actitud en pos de Dios, hace aquello que le es agradable a Él. Este y el verbo y adverbio correspondientes (véase más abajo) son frecuentes en las Epístolas Pastorales, pero no aparecen en las Epístolas anteriores de Pablo. El apóstol Pedro utiliza el nombre cuatro veces en su 2ª Epístola (2 P 1.3, 6,7; 3.11). Los otros pasajes en que aparece son Hch 3.12; 1 Ti 2.2; 3.16; 4.7,8; 6.3,5,6,11; 2 Ti 3.5; Tit 1.1. En 1 Ti 6.3: «la doctrina que es conforme a la piedad» significa aquella que es coherente con la piedad, en contraste a las falsas enseñanzas; en Tit 1.1: «la verdad que es según la piedad» es aquella que produce piedad; en 1 Ti 3.16: «el misterio de la piedad» es la piedad en su incorporación en, y comunicada mediante, las verdades de la fe con respecto a Cristo; en 2 P 3.11 se encuentra en plural, significando acciones piadosas.

2. theosebeia(θεοσέβεια, G2317) , de theos, Dios, y sebomai; véase Nº 1; denota temor a, o reverencia de, Dios (1 Ti 2.10).Cf. el adjetivo theosebes, «temeroso de Dios» (Jn 9.31).En la lxx, Gn 20.11 y Job 28.28.

Nota: Para eleeo, traducido «recibid. en piedad» en la rven Jud 22, véase MISERICORDIA, B, Nº 1.

 

B. Verbos

1. sebo(σέβω, G4576) , reverenciar, destacando el sentimiento de asombro o de devoción. Se traduce «piadosos», «piadosas» en Hch 13.43, 50; 17.4,17. Véanse ADORAR, A, Nº 3, HONRAR, C, Nº 4, etc.

2. eusebeo(εὐσεβέω, G2151) , reverenciar, mostrar piedad hacia cualquiera a quien se le deba cualquier consideración engendrada por una relación (cf. eusebes, piadoso, devoto, véase C, Nº 1). Se utiliza en 1 Ti 5.4, de la obligación que tienen los hijos y nietos de expresar de una manera práctica su piedad «para con su propia familia»; en Hch 17.23 de adorar a Dios. Véase ADORAR, A, Nº 1.

 

C. Adjetivos

1. eusebes(εὐσεβή̓͂ , G2152) , relacionado con A, Nº 1, denota piadoso, devoto. Indica reverencia manifestada en acciones. Se traduce «piadoso» en Hch 10.2a; 22.12; «a los piadosos» (2 P 2.9). Véase DEVOTO.

2. eulabes(εὐλαβή̓͂ , G2126) , lit., asiéndose bien (eu, bien; lambano, asirse), significa, primariamente, cauto, y en el NT significa ser cauto en cuanto a la consciencia de la presencia y de las demandas de Dios, reverente ante Dios, piadoso, devoto. En Lc 2.25 se dice de Simeón; en Hch 2.5, de ciertos judíos; en 8.2, de los que sepultaron el cuerpo de Esteban; en 22.12, de Ananías (en los textos más comúnmente aceptados, en lugar de Nº 1, que aparece en tr). «En este temor y amor entremezclados que, combinados, constituyen la piedad del hombre hacia Dios, el Antiguo Testamento ponía el acento en el temor, y el Nuevo lo pone en el amor (aunque ya entonces había amor en el temor de los santos de Dios, como tiene que haber ahora temor en su amor)», Trench, Synonyms,xlviii.Cf. el nombre eulabeia, reverencia, temor reverente (véanse REVERENCIA, TEMOR) y el verbo eulabeomai, reverenciar (véase TEMOR).

Notas: (1) En tanto que eulabessugiere en especial la piedad que caracteriza al ser interno, el alma, en su actitud ante Dios, eusebesnos dirige más bien a aquella energía que, dirigida por un santo asombro ante Dios, encuentra su expresión en una actividad devota.

(2) Cf. theosebeiay theosebes, que, por su misma etimología (theos, Dios, y sebomai, véase B, Nº 1), expresan reverencia hacia Dios. Véase Trench,xlviii.

 

D. Adverbio

eusebos(εὐσεβῶ̓͂ , G2153) , denota piadosamente, y se utiliza con el verbo vivir (de manera de vivir) en 2 Ti 3.12; Tit 2.12.

*************************************

Indica que en ese artículo o subdivisión de artículo están mencionadas todas las veces que aparece la palabra griega bajo consideración.

tr Textus Receptus

lxx Septuaginta

 


 

Thayer's Greek definition

 

G2150 εὐσέβεια  eusebeia

Thayer Definition:

1) reverencia, respeto

2) piedad hacia Dios, santidad

Parte del lenguaje: sustantivo femenino

Relación con el número de palabra Thayer/Strong: de G2152

Citado en TDNT (Theological Diccionary of the New Testament): 7:175, 1010

 


 

Palabras griegas del Nuevo Testamento Barclay

 

G2150

EUSEBEIA2150

LA PALABRA DE LA VERDADERA RELIGIÓN

Hay varias palabras griegas, características del lenguaje de las Epístolas Pastorales, que, como veremos, no son fáciles de traducir, pero que todas ellas contienen una idea esencial.

Está  eusebeia, el nombre, que la Versión Reina Valera Antigua traduce  piedad, y la misma versión, revisión de 1960, retiene usualmente esta traducción. La VP dice "devoción a Dios".

Está  eusebes, el adjetivo, que Reina Valera, Antigua y revisión de 1960, traduce  devoto o piadoso; la VP traduce "entregada a Dios y respetable".

Está  eusebein, el verbo, que significa  adorar, cumplirlos requisitos de la verdadera religión.

Está  eusebos, el adverbio, que la Versión Reina Valera Antigua traduce  piadosamente.

Está la palabra  theosebeia, íntimamente relacionada con las otras, que la Versión Reina Valera Antigua traduce  piedad.

Está el adjetivo  theosebes, que significa  Dios adorable.

Puede apreciarse que todas estas palabras proceden de la misma raíz, raíz que significa  temor en presencia de lo que es más que humano,  reverencia ante lo que es majestuoso y divino; pero no sólo expresan temor y reverencia, implican también la adoración que conviene con ese temor y la vida de activa  obediencia propia de esa actitud reverente. El hecho es que, hasta donde el griego dispone de una palabra para expresar la idea de  religión, esa palabra es  eusebeia.

Comencemos viendo lo que los papiros griegos dicen de estos vocablos. En las Definiciones platónicas,  eusebeia es  justicia para con los dioses, y, según los estoicos, es  el conocimiento de cómo Dios debe ser adorado.

Luciano  (De calum) dijo que el hombre  eusebes, piadoso, religioso, es  amante de los dioses (philotheos). Jenofonte (Memorabilia 4.3.2) dijo que el tal hombre es  sabio en lo concerniente a los dioses.

Los griegos acostumbraban definir cada virtud, cada buena cualidad, como el punto medio de dos extremos. La virtud era el feliz término medio entre algún defecto y algún exceso. Así, Plutarco dice que  eusebeia es el término medio entre  atheotes que significa  ateísmo, y deisidaimonia, que significa  superstición. Filón dijo que era el término medio entre  asebeia, esto es,  impiedad, y deisidaimonia.

O sea,  eusebeia es la actitud recta para con Dios y, en general, para con todo lo divino; la actitud que no elimina a Dios ni degenera en fútil superstición; la actitud que otorga a Dios el lugar que debe ocupar en la vida, el pensamiento y la devoción.

Para Josefo  eusebeia es lo contrario  a eidololatreia, que significa  idolatría. Eusebeia concede a Dios su  justo lugar y lo adora en forma idónea. Platón urge a todos los hombres a la  eusebeia para que podamos evitar lo malo y alcanzar el bien, y, así, llegar a ser amigos de Dios (Platón,  Symposium 193d).

Pero  eusebeia no sólo pone al hombre en una relación justa con Dios, sino también con el hombre. Platón habla de  eusebeia para con Dios y para con los hombres (Platón,  República 615c).

En el pensamiento griego,  eusebeia tiene ciertos usos que ilustran todavía más la idea que hay tras esta palabra. Incluso en la religión pagana,  eusebeia era un vocablo de noble linaje.

(I) A veces, significa ese respeto a los dioses que resulta en un meticuloso llevar a cabo todo el ritual que exige el culto a las divinidades. Es decir que, a veces, puede ser más bien una palabra con significación de ritual correcto que de cualidad moral. Hay una inscripción en la que se alaba a la ciudad de Priene por su  "reverencia a todo lo divino", es decir, por cuidar mucho todo lo concerniente al ritual de los templos de los dioses. Se decía que los tributos pagados a la religión eran  ex eusebeias, i.e., consecuencia de la piedad. Este es, hasta cierto punto, el significado ritual y más vulgar de la palabra.

(II) Otras veces,  eusebeia significa  lealtad, pero, siempre, lealtad a una figura regia. En los papiros hay una carta que el emperador Claudio, tras un viaje a Bretaña escribió a cierto club para darle las gracias por una corona de oro que le habían regalado y que él reconocía como una muestra de  eusebeia, de  lealtad. Nerón invita a los griegos a reunirse con él en Corinto para recompensarlos por la buena voluntad  y eusebeia, lealtad, que le habían demostrado. Así, pues,  eusebeia puede expresar la lealtad de un hombre a su rey.

(Ill) Pero la palabra va mucho más lejos. Para Sófocles  eusebeia era la más grande de las virtudes. Heracles aconseja a Filoctato  tener el debido respeto a todo lo que es celestial (eusebein). Sigue diciendo que todo lo demás es secundario según el parecer de Zeus; que  eusebeia acompaña al hombre más allá de la muerte  y que es la virtud que nunca puede perecer (Sófocles,  Filoctato 1440-1444). Para este autor  eusebeia era la piedra fundamental de toda virtud. Puede que la mejor definición de eusebeia se encuentre en la  Memorabilia (4.8.11), en un pasaje donde Jenofonte rinde su último tributo a la memoria de Sócrates: "Por mi parte lo he descrito tal como fue: tan religioso  (eusebes), que no hacía nada sin el consejo de los dioses; tan justo, que nunca cometió una injusticia, ni aun pequeña, contra ningún hombre, antes confirió los mayores beneficios a los que trataron con él; tan dueño de sí mismo, que nunca escogió el camino más agradable en lugar del mejor; tan sabio, que no se equivocaba en su juicio sobre lo mejor y lo peor, y no tuvo necesidad de ningún consejero, antes se apoyó en sí mismo para su conocimiento de esas cosas; no menos magistral en la forma de someter a los demás a prueba, de convencerlos de su error y de exhortarlos a seguir la virtud y la nobleza. A mí, pues, él me parecía ser todo lo que un hombre verdaderamente bueno y feliz debe ser". Esta es la descripción de lo que en griego se considera  eusebeia, verdadera religión, y nadie puede decir que esta no sea una concepción noble.

Desde el punto de vista griego, podemos hacer constar un hecho final. Los griegos usaban  eusebeia para traducir la no menos noble palabra latina  pietas. Pietas era  el espíritu de devoción a la bondad, el honor, a la honestidad y al deber.

Warde Fowler ha escrito: "La cualidad reconocida a los romanos como  pietas es la que está, a pesar de la desgracia y del peligro, por encima de las seducciones de la pasión individual y de la comodidad egoísta. La  pietas de Eneas consistía en su sentido del deber para con la voluntad de los dioses, para con su padre, su hijo y su pueblo; y este deber nunca lo abandona"

Toda la nobleza de la ética pagana, en su máxima expresión, se concentraba en esta virtud,  eusebeia, hasta que el cristianismo se anexionó el vocablo y le dio un contenido aún más profundo.

Ahora debemos volver al uso bíblico de  eusebeia. En la Septuaginta,  eusebeia no es común; pero hay dos formas de utilizarla que resultan muy luminosas. En Is. 11:2 se usa respecto del  temor del Señor, que es uno de los dones del Espíritu; y en Pr. 1:7 se emplea con referencia a ese  temor del Señor que es el principio de la sabiduría. De nuevo vemos que, básicamente,  eusebeia es la actitud justa hacia Dios, la actitud de temor, reverencia, adoración y obediencia.

Pero hay un libro, escrito en el período intertestamentario y llamado IV de Macabeos, que está dominado de cabo a rabo por la idea de  eusebeia.

Dicho libro fue escrito, en el siglo I (un tiempo lleno de disturbios para los judíos), por un fariseo que amaba la ley sobre todas las cosas. Según este hombre, lo único necesario en la vida es dominar las pasiones, y la única forma de dominarlas es obedecer la ley. Para él, ese dominio y esa obediencia eran  eusebeia. Solamente aquellos que prestan atención a la  piedad (eusebeia), y lo hacen de corazón, pueden rendir las pasiones de la carne con la fe que, como a nuestros patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob, nos hace estar vivos para Dios. Pues, cualquiera que filosofe  piadosamente (eusebos) según la completa regla de la filosofía (i.e., la ley), que crea en Dios y que sepa que es bienaventuranza soportar cualquier aflicción en nombre de la virtud, ¿no dominará sus pasiones valiéndose de la  piedad (eusebeia)? (IV Mac. 7:18-22).

El escritor de ese libro dice que la filosofía judía, esto es, la ley, "nos instruye en la  piedad (eusebeia) para que podamos adorar al único Dios vivo en la forma que corresponde a su majestad" (IV Mac. 5:24). Otra vez estamos ante la concepción básica de que  eusebeia esencialmente significa dar a Dios el lugar que debe ocupar en nuestros pensamientos, en nuestros corazones y en nuestras vidas.

Ahora vayamos al NT.  Eusebeia se encuentra una vez en Los Hechos. En Hch. 3:12, Pedro y Juan protestan que ellos no han sanado al paralítico por su propio poder o  eusebeia (Reina Valera, versión de 1602 y revisión de 1960.

Eusebeia se encuentra diez veces en las Epístolas Pastorales. En 1 Ti. 2:2, la aspiración de la vida cristiana debe ser vivir en toda  piedad y honestidad. En 1 Ti. 3:16 se dice: Grande es el misterio de la  eusebeia (Versión Reina Valera Antigua traduce  piedad; VP: No hay duda que el secreto de nuestra  religión es algo muy grande).

En 1 Ti. 4:7 se exhorta al cristiano a que se ejercite en la  piedad (Reina Valera, revisión de 1960, tiene  piedad; Moffat traduce:... se ejercite en la  vida religiosa). En 1 Ti. 4:8 se dice que la  eusebeia es provechosa para todas las cosas (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  piedad; VP: devoción).

En 1 Ti. 6:3 se habla de la doctrina que es conforme a la  eusebeia, a la  piedad. En 1 Ti. 6:5, 6, aquellos que procuran ganar dinero por la  eusebeia están condenados, pero se indica que  eusebeia con contentamiento es gran ganancia (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  piedad; VP: religión).

En 1 Ti. 6:11 se induce al cristiano a seguir la  eusebeia, la  piedad. 2 Ti. 3:5 se refiere a los que sólo tienen apariencia de  eusebeia (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  piedad; VP:  religión). Tit. 1:1 habla de la verdad que es según la  eusebeia (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  piedad; VP:  religión).

Fuera de las Pastorales,  eusebeia aparece cuatro veces en 2 Pedro. 2 P. 1:3 habla de la vida según la  eusebeia, la  piedad. 2 P. 1:6 pide al cristiano que añada  eusebeia a la paciencia, amor fraternal a la  eusebeia, la  piedad.

En 2 P. 3:11 hay una frase que reza: Toda conversación y  eusebeia santas" (Versión Reina Valera Antigua y revisión de 1960 traduce  piedad,- VP traduce: ¡Con cuánta consagración  y devoción deben ustedes vivir!)

Antes de que podamos fijar un modelo del significado de  eusebeia, debemos mirar el uso de sus palabras afines en el NT. No obstante, ya se aprecia que  eusebeia quiere decir verdadera  piedad, verdadera  devoción. Podemos ver que, efectivamente,  eusebeia es la palabra para verdadera  religión, y nos es absolutamente necesario entender plenamente este significado.

En el NT, el adjetivo  eusebes aparece cuatro veces. En Hch. 10:2 Cornelio es  eusebes y temeroso de Dios (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  piadoso; VP:  temor de Dios). En Hch. 10:7 leemos que Cornelio envió a un soldado que era  eusebes, como su mensajero a Pedro (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce  devoto; VP: que era hombre  religioso). En 2 P. 2:9 se dice que Dios libra de la tentación a los que  soneusebes (Reina Valera revisión de 1960, traduce  piadoso; VP:  viven entregados a él). Esta palabra no se encuentra muy a menudo, pero una y otra vez comprobamos que la idea básica es la de una actitud justa y reverente para con Dios.

El adverbio  eusebos se encuentra dos veces. En 2 Ti. 3:12 se advierte que todos los que quieran vivir  eusebos serán perseguidos (Reina Valera y revisión de 1960, traduce  piadosamente. VP: todos los que quieren  vivir consagrados). En Tit. 2:12 se usa la misma frase, vivir  eusebos (Reina Valera revisión de 1960, traduce  piadosamente; VP: y devoción a Dios).

El verbo  eusebein aparece en dos ocasiones. En Hch. 17:23, Pablo lo usa cuando habla a los atenienses respecto del Dios que  adoraban sin conocerlo. En 1 Ti. 5:4 se dice a los hijos de las viudas que deben  ser piadosos para con su familia, recompensando a sus padres. VP: deben aprender primero a  cumplir sus obligaciones con los de su propia familia). Cuando fijemos el modelo cristiano de verdadera religión, veremos que a esta última debe dársele un lugar preeminente en él.

Para completar nuestro estudio debemos incluir dos palabras afines a las que estamos considerando. En el NT, la palabra  theosebeia se encuentra dos veces. La diferencia entre  eusebeia y theosebeia es la parte  seb-, que significa  reverencia o adoración. Eu es la palabra griega que significa  bien; por tanto,  eusebeia es reverencia, adoración dada bien y con rectitud.  Eusebeia enfatiza la rectitud de la reverencia, su carencia de supersticiones, de imperfecciones e incongruencias.

Theos es la palabra griega que significa Dios; por tanto,  theosebeia significa literalmente  adoración a Dios. Así, pues,  theosebeia es una palabra más amplia, pero, de hecho, las dos palabras significan casi lo mismo, excepto que  eusebeia enfatiza la rectitud de la adoración.

El único ejemplo de  theosebeia está en 1 Ti. 2:10, donde se dan diversos consejos a las mujeres que profesan  theosebeia (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traducen  piedad; VP: que se  han consagrado a Dios).

En el NT, el adjetivo  theosebes se encuentra sólo en Jn. 9:31. Dios oye las oraciones del  hombre que es  theosebes (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traducen  temeroso de Dios; VP: a los que  le adoran).

Ya hemos estudiado completamente estas grandes palabras según figuran en el NT. Hemos visto que el significado básico de todas ellas es la actitud recta para con Dios y para con la santidad, majestad y amor de Dios. Ahora nos queda precisar en qué consiste esa actitud recta.

(I) Eusebela, verdadera religión, viene a través del divino poder de Jesucristo (2 P. 1:3). Sin ver a Jesús, sin la ayuda de Jesús, sin la presencia de Jesús, la verdadera religión es imposible. 1 Ti. 3:16 habla del "misterio de la  piedad': En el NT, y en el mundo antiguo, un misterio no era algo difícil de entender, y nada más, sino algo ininteligible solamente para los no iniciados. Un misterio era un secreto divino, ininteligible al mero espectador, pero abierto, precioso, claro y cristalino, para el verdadero adorador. Así, Jesús trajo a los hombres el secreto de la verdadera religión. En él, los hombres ven a Dios y aprenden cómo adorarlo.

(II) Pero aunque  eusebeia, verdadera religión, es el don del poder de Jesucristo, el hombre debe luchar y batallar por alcanzar ese don. Debemos  ejercitarnos para la piedad (1 Ti. 4:7). Debemos  seguir la piedad (1 Ti. 6:11).

La primera palabra que usa Pablo  (gumnazein) está relacionada con los atletas; y el segundo pasaje, que viene exacta e inmediatamente antes de que pida a Timoteo pelear la buena batalla, se aplica a un  soldado. El cristiano es  atleta y soldado a la vez. Como el atleta se ejercita para competir, así el cristiano debe ejercitarse para ser un seguidor de Cristo. Como el soldado debe batallar por la victoria, así el cristiano debe intrépida e incansablemente hacer frente a la lucha por la bondad.

(Ill) Este don y esta lucha, combinados, traen tres cosas-

(a)  Eusebeia trae  disturbios. El hombre que quiera vivir para Cristo debe esperar sufrir persecución (2 Ti. 3:12). Ser distintos del mundo, regirse por normas y aspiraciones diferentes, siempre es peligroso. No es paz, sino gloria lo que Cristo nos ofrece.

(b) Eusebeia trae  poder. Santidad y poder fue lo que las multitudes de Jerusalén vieron en Pedro y en Juan (Hch. 3:12). Cristo nunca encomienda a un hombre una tarea sin darle también el poder para llevarla a cabo. En un mundo que se está derrumbando, sólo el cristiano tiene el poder para mantenerse como una fortaleza contra los asedios de los tiempos.

(c) Eusebeia trae a  Dios. Para el verdadero adorador de Dios el camino del Señor siempre está abierto (Jn. 9:31). En cada tiempo de prueba, el cristiano puede retirarse a la presencia de Dios para reaparecer con un poder que no es el suyo. El cristiano tiene continuo acceso al poder del Eterno.

(IV)  Eusebeia es el distintivo de la vida cristiana. La aspiración y deber del cristiano es vivir en toda  piedad y honestidad (1 Ti. 2:2). "Un santo, como alguien ha dicho, es todo aquel que facilita la creencia en Dios". Incluso dentro del mundo, algo de la gracia y la gloria celestiales se adhiere a la vida del cristiano. El también lleva a Dios a los hombres.

(V) Eusebeia es el origen de toda verdadera teología y de todo verdadero pensar (1 Ti. 6:3; Tit. 1:1). Una de las grandes realidades desatendidas por la vida cristiana es que inspiración y revelación están moralmente condicionadas. Dios sólo puede decir a un hombre lo que ese hombre es capaz de entender y de recibir. Cuanto más cerca viva un hombre de Dios, más puede Dios decirle. El gran pensador debe ser primero un gran hombre. Para aprender de Dios debemos primero obedecerle. Bien puede ser cierto que el hombre que dice no poder entender la fe cristiana, en realidad, no quiera entenderla, e incluso puede tener miedo de entenderla.

(VI) Eusebeia no debe confundirse nunca con prosperidad material. El hombre que ve o usa la religión como un medio para el éxito material tiene una visión degradante de lo que es religión (1 Ti. 6:5). La verdadera religión es el camino hacia el auténtico provecho y el legítimo gozo en este mundo y en el venidero (1 Ti. 4:8), y su esencia radica en la verdad fundamental de que la genuina felicidad nunca es resultado de poseer cosas, pues éstas no son las que dan satisfacción o paz. La verdadera felicidad se encuentra en las relaciones personales. Si un hombre tiene amor, lo tiene todo. Y la relación personal más grande es la que se establece con Dios. Si tal relación es justa, entonces, la vida es auténtica felicidad.

(VII)  Eusebeia es lo que resulta de la vida vivida a la luz de la eternidad. En 2 P. 3:11 se exige a los hombres santa  y piadosa manera de vivir porque Cristo viene otra vez. Es posible que hoy, tras el lento paso de los siglos, no esperemos la Segunda Venida con el ansia de la iglesia primitiva. Pero, al mismo tiempo, sigue siendo verdad para todo hombre que nadie sabe cuándo debe dejar el tiempo para entrar en la eternidad. Y verdadera religión es la característica del hombre cuya vida es tal, que siempre está preparado para encontrarse con Dios.

(VIII) Por todo esto, la verdadera  eusebeia no separa al hombre de su prójimo. A la  eusebeia debe añadirse, como parte esencial de ella, amor fraternal (2 P. 1:6, 7). La verdadera religión se ocupa tanto de Dios como del hombre.

Hay ciertas religiones que separan al hombre de su prójimo. Pueden hacerle dejar la vida del mundo por la vida de contemplación, meditación y oración, como es el caso de los monjes y ermitaños. Pero la oración, la contemplación y meditación, siendo grandes y esenciales resultan imperfectas, truncadas e incluso anticristianas, si no vienen a parar en la acción. Es cierto que hay ocasiones cuando un cristiano debe retirarse del mundo, pero se retira sólo para volver más capaz de hacer frente al mundo, o sea, de ayudarle, y de vivir con sus semejantes. El cristiano no vive con Dios para evitar a su prójimo, sino para poder solventar mejor el problema de vivir juntos.

(IX)  Eusebeia, verdadera religión, no está confinada a los recintos de la iglesia, y no se limita a la adoración, liturgia y ritual de la iglesia. La verdadera religión empieza en el hogar. Los que quieran ser verdaderos siervos de Cristo y de su iglesia deben recordar que  -el primer deber que impone la religión ataña a su propia familia (1 Ti. 5:4). Si el trabajo en la iglesia de un hombre o una mujer implica desatender a su familia, entonces, esto es irreligión, no religión.

Nunca puede haber una iglesia cristiana que no está fundada en el hogar cristiano; y la obra religiosa más importante no es la que se hace en público, sino en el retiro del hogar, y en medio de lo que debe ser el círculo de nuestros seres más queridos.

Jesús dijo que donde estén dos o tres reunidos en su nombre él está en medio de ellos (Mt. 18:20); y se ha sugerido que esos dos o tres son padre, madre e hijos. No sabemos si será así o no, pero sí es completamente cierto que el verdadero cristianismo, como la verdadera caridad, debe empezar en el hogar, así como también es cierto que no debe quedar ahí, sino alcanzar a la iglesia y al mundo.

Cuando los pensadores cristianos tomaron la palabra  eusebeia, ya era una gran palabra; pero la llenaron de un contenido que la hizo mucho más grande de lo que jamás pudiera ser en labios de cualquier pensador pagano.

 


 

Diccionario Bíblico

 

PIEDAD

 (heb. «ghãhseed», «piadoso», Sal. 4:3; «santo», Sal. 32:6; «rahghãmeem», «piedades», Sal. 25:6; gr. «thesebeia», «adoración» o «reverencia» a Dios, «temor reverencial a Dios», 1 Ti. 2:10; «eusebeia», etim. «adorar bien», y de ahí «piedad hacia Dios»; lat. «pietas»).

Es un afecto y respeto hacia Dios y los padres. Al clamar: «misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos» (Os. 6:6; «misericordia» es el término traducido en otros pasajes por piedad), el Señor demanda una respuesta de corazón, un don de todo el ser, en lugar de una religión formalista que cumpla mecánicamente los sacrificios ordenados por la Ley. Pablo, que usa en varias ocasiones este término, escribe a Timoteo: «Ejercítate para la piedad... la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera» (1 Ti. 4:7-8).

La encarnación y la glorificación de Cristo constituyen el gran misterio de la piedad (1 Ti. 3:16). La sana doctrina es «conforme a la piedad», por cuanto ambas cosas son inseparables (1 Ti. 6:3). La piedad es nuestra principal fuente de ganancia aquí abajo (1 Ti. 6:6), y debemos buscarla intensamente (1 Ti. 6:11), para vivir verdaderamente «en toda piedad» (1 Ti. 2:2; Tit. 2:12; cfr. 2 P. 1:6).

La marca de la apostasía es la de tener «apariencia de piedad, pero negar(án) la eficacia de ella» (2 Ti. 3:5). Así, debemos dar a Dios un culto que le sea agradable «con temor y reverencia» (He. 12:28).

El hombre piadoso de los Salmos es objeto de la bendición y protección del Señor (Sal. 4:3; 32:6; 86:2). Los judíos y los prosélitos piadosos acogieron felices la predicación del Evangelio (Lc. 2:25; Hch. 2:5; 8:2; 10:2; 13:43). Tanto en nuestros días como entonces, «todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución» (2 Ti. 3:12). El mismo Dios da a los creyentes todo aquello que pertenece a la vida y a la piedad, y no dejará de librar de las pruebas a todos los hombres piadosos (2 P. 1:3; 2:9).

La piedad se ejerce también en el seno de la familia y hacia los padres: viene a ser la piedad filial, particularmente grata a Dios. Por cuanto si uno no se cuida de los suyos, y principalmente de los de su familia, ha renegado de la fe, y es peor que un infiel (1 Ti. 5:4, 8).

 


 

Diccionario Bíblico J. D. Douglas, Merrill C. Teney, Ed. MH

 

Piedad

 

(heb., hesedh, benignidad, raham, entrañas, hanan, bondadoso; gr., eleos, benignidad, oiktirmos, compasión).

1.  Abstenerse de infligir un castigo a un adversario o al que rompe la ley.

2.  La compasión que le impulsa a uno a ayudar al débil, al enfermo, o al pobre: una virtud cardinal del creyente verdadero (Jam_2:1-13) y una faceta del fruto del Espíritu (Gal_5:22-23). La misericordia de Dios fue demostrada al dar a su hijo amado a morir en lugar del pecador. La piedad de Cristo lo fortaleció para que pudiese hacer, de voluntad propia, el terrible sacrificio (Rom_5:8). La palabra hebreo raham es, de todas las utilizadas para describir el amor del Señor por su pueblo, la más emotiva (Psa_103:13), lo cual merece ciertamente la traducción compasión.

 

3.  La piedad hacia Dios y la conducta correcta que surge de una relación correcta con él. Es la suma total del carácter y las acciones religiosas y produce un estado de felicidad tanto presente como futuro. No es una acción correcta que se realiza por un sentido de deber, sino la virtud espontánea que surge del Cristo que mora adentro y lo refleja.

 

4.  La palabra se menciona en 1Ti_5:4. La BJ traduce piedad tres veces en Job (1Ti_54:6; 1Ti_15:4; 1Ti_22:4), donde otras versiones traducen temor (de Dios) o devoción. El término es muy común en la RVA y RVR-1960 lo utiliza unas 40 veces.

 


 

Test Diccionario Nelson 10-6

 

PIEDAD

Palabra que por lo general se define como devoción religiosa y reverencia a Dios. Sin embargo, denota además la fidelidad en cumplir las responsabilidades con la familia, especialmente con los padres (1 Ti 5.4).

1. Término que se usa varias veces en la versión Reina Valera para traducir las raíces hebreas rhm (Sal 25.6; Is 14.1; 26.10; 30.18; Zac 7.9) y hnn (Sal 51.1; Am 5.15; Jn 4.11), que en otros casos se traducen [Ver=]  "COMPASIÓN" o [Ver=]  "MISERICORDIA".

2. En el Nuevo Testamento el término "piedad" es equivalente del griego eusebeéa y otros relacionados, que significan "religiosidad", entendida esta como reverencia o temor ante lo divino y respeto por las ordenanzas religiosas. Entre los griegos, no se concebía la piedad como una relación personal con Dios sino como un deber hacia lo divino, y una virtud. Ello explica por qué, con excepción de las epístolas pastorales y 2 Pedro, el Nuevo Testamento no utiliza ese término en relación con los cristianos (cf. Hch 3.12; 8.2; 13.50) y prefiere describir la conducta de estos con otras expresiones: "obediencia al evangelio" o "a la verdad" (Ro 10.16; 1 P 1.22), "santidad" (1 Ts 4.3; Heb 12.14; etc.), "hacer las obras de Dios" (Jn 6.28s), etc.

En las pastorales y 2 Pedro, frente a enseñanzas erróneas y corruptoras, se utiliza la palabra piedad, pero se redefine para referirse a la calidad de vida que corresponde a la verdad del [Ver=]  EVANGELIO (2 Ti 3.15). La piedad cristiana brota del don divino de poder y vida (2 P 1.3) que Dios ha provisto en su revelación salvadora (1 Ti 3.16). La doctrina de Cristo es "conforme a la piedad" (1 Ti 6.3; Tit 1.1); es decir, produce piedad naturalmente y quienes carecen de esta manifiestan no haber escuchado el evangelio (2 Ti 3.2-8; Tit 1.16; 2 P 2.19-22).

En cuanto al contenido de la piedad, NBD lo describe bien como "la expresión práctica de la fe en una vida de arrepentimiento, lucha contra la tentación y mortificación del pecado; en hábitos de oración, gratitud y reverente observancia de la Cena del Señor; en el cultivo de la esperanza, el amor, la generosidad, el gozo, la disciplina; en la búsqueda de la honestidad, la justicia y el bien en las relaciones humanas; en el respeto a la autoridad divinamente ordenada de la iglesia, el estado, la familia y el trabajo".

Bibliografía:

VTB, pp. 615ss.

 


 

Nuevo Diccionario Bíblico Certeza

 

PIEDAD

En la literatura pagana el gr.gr. griego eusebeia básicamente significa el respeto debido a los hombres o los dioses, pero en las Escrituras este grupo de palabras (como theosebeia, que sólo encontramos en 1 Ti. 2.10) se refiere exclusivamente a la reverencia para con Dios (excepto en 1 Ti. 5.4, donde significa la adecuada consideración de la propia familia). En la negación de Pedro de que la propia eusebeia de los apóstoles fuese la causa de las curaciones (Hch. 3.12), Alford afirma que el término "trasmite la idea de una piedad operativa y cúltica, más bien que de carácter inherente", y la traduce como "eficacia meritoria ante Dios".

 

Eusebio la define como "levantar la vista hacia el solo y único . Dios, y la vida en concordancia con él". Se describe a Cornelio como eusebeµs ("piadoso") en Hch. 10.2 (cf.cf. confer (lat.), compárese vv.vv. versículo(s) 7) y temeroso de Dios; se ilustra su piedad por la forma en que cuidaba su hogar, daba diezmos y oraba, y por su disposición para seguir las instrucciones divinas. El término aparece más frecuentemente en las epístolas pastorales (1 Ti. 2.2; 3.16; 4.7-8; 6.3, 5-6, 11; 2 Ti. 3.5; Tit. 1.1). E. F. Scott considera que eusebeia es el término característico de las epístolas pastorales, y ve en él "dos cosas; por un lado una creencia correcta, y por el otro un modo de acción correcto". Pero eusebeia es más una actitud personal hacia Dios que una creencia correcta, y la acción no es paralela a esa actitud sino que emana directamente de ella, p. ej.p. ej. por ejemplo 2 Ti. 3.5, donde se contrasta la piedad formal con la que tiene poder; así como también en 2 P. 1.3 la piedad se deriva del poder divino. "El misterio de la piedad" (1 Ti. 3.16) es la doctrina fundamental centrada en la persona de Cristo, que es fuente y criterio de toda la devoción y el comportamiento cristianos. En 2 P. 3.11 se emplea el plural para denotar acciones piadosas. (Véase tamb.tamb. también art.art. artículo(s) * Piadoso.)

 

Bibliografía. W. Mundle, W. Günther, L. Coenen, "Piedad, religión", °DTNT°DTNT L. Coenen, E. Beyreuther, H. Bietenhard, Diccionario teológico del Nuevo Testamento, en 4 t(t). (título original en alemán theologisches Regriffslexicon zum Neuen Testament, 1971), edición preparada por M. Sala y A. Herrera, 1980-85, t(t).t(t). tomo(s) III, pp.pp. página(s) 357-363; J. Clement Connell, "Piedad", °DT°DT Diccionario de teología (TELL), 1985, 1985; S. Amsler, "Piedad", Vocabulario bíblico", 1973, pp.pp. página(s) 262s; R. Le Deaut, "Piedad", °EBDM°EBDM Enciclopedia de la Biblia (en 6 t(t).), dirigida por A. Díez-Macho y S. Bartina, 1965, t(t).t(t). tomo(s) V, cols. 1093-1094.

 

W. Mundle, W. Günther, en NIDNTTNIDNTT C. Brown (eds.), The New International Dictionary of New Testamento Theology, 3 t(t)., 1975-8 2, pp.pp. página(s) 90-95; R. Bultmann, TDNTTDNT G. Kittel y G. Friedrich (eds.), Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament, 1932-74; trad. ing. Theological Dictionary of the New Testament, eds. G. W. Bromiley, 10 t(t)., 1964-76 2, pp.pp. página(s) 751-754; G. Bertram, TDNTTDNT G. Kittel y G. Friedrich (eds.), Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament, 1932-74; trad. ing. Theological Dictionary of the New Testament, eds. G. W. Bromiley, 10 t(t)., 1964-76 3, pp.pp. página(s) 123-128; W. Foerster, TDNTTDNT G. Kittel y G. Friedrich (eds.), Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament, 1932-74; trad. ing. Theological Dictionary of the New Testament, eds. G. W. Bromiley, 10 t(t)., 1964-76 7, pp.pp. página(s) 175-184.

 

J.C.C.J.C.C. J. C. Connell, B.A., M.A., ex Director de estudios y Profesor de Exégesis del Nuevo Testamento, London Bible College, Londres, Inglaterra.

 


 

Concordancia Bíblica

 

Piedad

v. Benevolencia, Benignidad, Bondad Compasión, Misericordia

Psa_25:6 acuérdate, oh Jehová, de tus p y de tus

Psa_51:1 ten p de mí, oh Dios, conforme a tu

Isa_14:1 tendrá p de Jacob, y todavía escogerá a

Isa_26:10 mostrará p al malvado, y no aprenderá

Isa_30:18 Jehová esperará para tener p de vosotros

Hos_6:4 la p vuestra es como nube de la mañana

Amo_5:15 quizá Jehová .. tendrá p del remanente

Jon_4:11 ¿y no tendré yo p de Nínive, aquella

Zec_7:9 haced .. y p cada cual con su hermano

Act_3:12 como si por nuestro .. p hubiésemos

1Ti_2:2 que vivamos .. en toda p y honestidad

1Ti_2:10 corresponde a mujeres que profesan p

1Ti_3:16 grande es el misterio de la p: Dios fue

1Ti_4:7 desecha las fábulas .. Ejercítate para la p

1Ti_6:3 y a la doctrina que es conforme a la p

1Ti_6:6 pero gran ganancia es la p acompañada de

1Ti_6:11 sigue la justicia, la p, la fe, el amor, la

2Ti_3:5 tendrán apariencia de p, pero negarán

2Pe_1:3 cosas que pertenecen a la vida y a la p

 


 

Diccionario

 

PIEDAD

DOCT vet, (heb. «ghãhseed», «piadoso», Psa_4:3; «santo», Psa_32:6; «rahghãmeem», «piedades», Psa_25:6; gr. «thesebeia», «adoración» o «reverencia» a Dios, «temor reverencial a Dios», 1 Tit_2:10; «eusebeia», etim. «adorar bien», y de ahí «piedad hacia Dios»; lat. «pietas»). Es un afecto y respeto hacia Dios y los padres. Al clamar: «misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos» (Hos_6:6; «misericordia» es el término traducido en otros pasajes por piedad), el Señor demanda una respuesta de corazón, un don de todo el ser, en lugar de una religión formalista que cumpla mecánicamente los sacrificios ordenados por la Ley. Pablo, que usa en varias ocasiones este término, escribe a Timoteo: «Ejercítate para la piedad... la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera» (1 Tit_4:7-8). La encarnación y la glorificación de Cristo constituyen el gran misterio de la piedad (1 Tit_3:16). La sana doctrina es «conforme a la piedad», por cuanto ambas cosas son inseparables (1 Tit_6:3). La piedad es nuestra principal fuente de ganancia aquí abajo (1 Tit_6:6), y debemos buscarla intensamente (1 Tit_6:11), para vivir verdaderamente «en toda piedad» (1 Tit_2:2; Tit. 2:12; cfr. 2Pe_1:6). La marca de la apostasía es la de tener «apariencia de piedad, pero negar(án) la eficacia de ella» (2 Tit_3:5). Así, debemos dar a Dios un culto que le sea agradable «con temor y reverencia» (Heb_12:28). El hombre piadoso de los Salmos es objeto de la bendición y protección del Señor (Psa_4:3; 32:6; 86:2). Los judíos y los prosélitos piadosos acogieron felices la predicación del Evangelio (Luk_2:25; Act_2:5; 8:2; 10:2; 13:43). Tanto en nuestros días como entonces, «todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución» (2 Tit_3:12). El mismo Dios da a los creyentes todo aquello que pertenece a la vida y a la piedad, y no dejará de librar de las pruebas a todos los hombres piadosos (2Pe_1:3; 2:9). La piedad se ejerce también en el seno de la familia y hacia los padres: viene a ser la piedad filial, particularmente grata a Dios. Por cuanto si uno no se cuida de los suyos, y principalmente de los de su familia, ha renegado de la fe, y es peor que un infiel (1 Tit_5:4, 8).

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat