Solo por gracia

Página Principal
Sermones bautistas
Regresar al Listado de los Sermones de Thomas Montgomery
 Locations of visitors to this page

Apuntes tomados del sermón predicado sobre:

La Unidad de la iglesia I

Sobre la necesidad de orar para lo Gloria de Dios, la forma en que Cristo nos enseña en el Padre Nuestro a buscar que Su nombre sea glorificado.
En el tema de la unidad de la iglesia, hemos visto la necesidad de orar los unos por los otros, la necesidad de ponernos de acuerdo para orar por las cosas más importantes, la necesidad de orar dentro del contexto de la verdad de Dios, Su naturaleza, Su carácter, Su verdad, la naturaleza de orar tomando en cuenta la soberanía de Dios y buscando Su Gloria, Su guía.

Efesios 4
1 YO pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que sois llamados;
2 Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia soportando los unos á los otros en amor;
3 Solícitos á guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.
4 Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados á una misma esperanza de vuestra vocación:
5 Un Señor, una fe, un bautismo,
6 Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas, y por todas las cosas, y en todos vosotros. v 6. El está por encima, todas las cosas existen por El, pero El está en todos los creyentes, es una referencia al gran misterio de la Trinidad, a través de Su Espíritu Dios está en el cuerpo, habita, vive en el cuerpo de cada creyente.

Luego llega a desviarse a varios puntos, pero en el versículo 13, vuelve a agarrar el mismo hilo:
v. 13 Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo:
Hay que fijar nuestra atención para iniciar, en una serie de cosas que no son la base de la unidad de la iglesia local. El texto anterior fue escrito a una iglesia local en Efeso y Pablo les explica las bases de esta unidad, que como veremos no es más que un solo argumento, o punto.
La base de la unidad de la iglesia local, no es algo cultural, es decir, la base de la unidad de la iglesia, no es la cultura, la nacionalidad, idiosincrasias de sus miembros, y esto lo decimos basándonos en:
Apocalipsis 5.9 Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
Todo linaje se refiere a toda raza, tribu, grupo étnico. Toda lengua es todos los grupos lingüísticos, incluyendo dialectos, todo pueblo que habla de grupos sociales y culturales y toda nación que es la división de grupos políticos geográficos. Y la idea es que en el cielo estarán unidos, independientemente de la cuestión cultural o racial, que independientemente se da a entender que seguirán en el cielo, pero que no son la base de la unidad de la iglesia.

  1. La unidad de la iglesia no está basada en la raza, la nacionalidad, el idioma, la cultura o nivel socioeconómico de sus miembros y misteriosamente en muchos lugares de la tierra, tomando como ejemplo Chiapas, y vamos muchos grupos indígenas que viven ahí y tu puedes ser miembro de la iglesia a condición que pertenezcas a ese grupo, pero si no eres miembro de ese grupo étnico, no te van a dar la bienvenida. Lo mismo sucede en la unión americana, en muchas ciudades los negros tienen su iglesia, los chicanos tienen su iglesia, los blancos tienen su iglesia, los vietnamitas tienen su iglesia, los coreanos tienen su iglesia y no se mezclan. Pero el punto es, la unidad que pretenden tener, esto es bastante común en muchos países, es cultural, es nacional, es una unidad étnica, racial, que no tiene nada que ver con la unidad verdadera de la iglesia de Cristo y en este país, hoy día, incluso en esta gran ciudad hay iglesias en donde pura gente elite está reunida y si se atreve algún pobre, algún peón, algún indígena, no lo van a recibir.
  2. La iglesia no está basada en algo tradicional, esto quiere decir que no es denominacional. Quizás la mejor palabra es tradicional. La unidad de la iglesia católica romana en México es tradicional, hemos sido siempre desde nuestros antecesores, la tradición de la familia, pero ¿Cuál es el punto?, esta idea está en todos lados, ahora vas a Tabasco y hemos sido siempre presbiterianos y más iglesias evangélicas que católicas, más iglesias que presbiterianas que de cualquier otra denominación. Vas a Monterrey y siempre hemos sido bautistas, hay un montón de bautistas en la ciudad de Monterrey, pero su unidad es tradicional, denominacional y Cristo condenó esa clase de unidad: "vosotros habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición". Es como siempre se dice: Ser mexicano es ser guadalupano. Siempre se ha practicado la tradición. Y la tradición de nuestra iglesia en la época navideña, semana santa, XV años, siempre se ha practicado la tradición. Hay iglesias en donde existen esas tradiciones y si alguien se atreve a no respetarlas, entonces están violando la supuesta unidad de la iglesia.
  3. No es una unidad basada en actividades sociales. Las iglesias carismáticas evangélicas en este país se han esforzado para crear todo tipo de actividades sociales que se realizan en cualquier día de la semana y no son más que diversiones cristianizados, cumpleaños, comidas, XV años, acciones de gracias, la lista es interminable, el grupo juvenil, la reunión de mujeres, la reunión de varones, la escuela dominical, y así en forma interminable, ha convertido la iglesia en un tipo de club social. Y las personas que se encuentran en estos grupos, mientras se llevan bien, todo marcha bien, pero hay de aquellos que en cualquier momento terminan violando las reglas sociales preestablecidas para controlar todo esto. La iglesia de Dios no es un centro de actividades recreativas. Al convertir la iglesia en algo así, están violando todo lo que la Biblia dice acerca de su unidad.
  4. La unidad de la iglesia local no está basada en ningún ser humano. No es una unidad basada en el pastor, en los diáconos, en los ancianos, en los supuestos fundadores de la iglesia, los pioneros, los primeros, los misioneros, no es nada de eso. En 1Corintios 1 Pablo el fundador, el pionero, el primer pastor en un sentido, de la iglesia en Corinto, les escribe:
    1 Corintios 1
    11 Porque me ha sido declarado de vosotros, hermanos míos, por los que son de Cloé, que hay entre vosotros contiendas;
    12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo cierto soy de Pablo; pues yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.
    13 ¿Está dividido Cristo? ¿Fué crucificado Pablo por vosotros? ¿ó habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?
    Y sigue regañándolos porque la unidad de la iglesia no está basada en ninguna persona humana. No está basada en ningún grupo, en ningún individuo a nivel humano. La iglesia es más importante que cualquier ser humano, más importante que cualquier miembro, ninguna persona puede decir, yo soy la persona importante de este grupo y si ustedes no me hacen caso entonces yo voy a destruir esta iglesia.
  5. La unidad de la iglesia local no está basada en ningún interés personal de los miembros o de unos miembros de la iglesia. Esta idea es ampliamente tratada en el Nuevo Testamento, porque siempre hay personas que quisieran usar la iglesia de Dios para algún propósito personal, económico, político, familiar. Esto es peligroso, si existen 5 o 6 miembros de una familia extendida, que pertenecen a la membresía de la iglesia local, es una bomba de tiempo. En el momento que las personas pongan de por medio o por encima de la unidad de la iglesia los vínculos familiares, van a ser expulsados, ya que ponen en peligro la unidad de la iglesia en base a algo personal o familiar.

¿Cuál es la base de la unidad de la iglesia, según el texto?

Ef. 4:3 Solícitos á guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

Hay un solo punto aquí, que hemos de ser solícitos que se traduce como poner todo empeño, poner todo un esfuerzo continuo, que hemos de ser diligentes, poner mayor empeño para proteger, para guardar, para mantener algo que ya existe en la iglesia de Dios y lo que ya existe, si la iglesia ha sido correctamente establecida, si ha sido correctamente fundada, lo que ya existe es lo que el texto menciona: la unidad del Espíritu, que es el Espíritu Santo, que en la frase vínculo que se refiere a la paz, a la madurez y aquí al amor, vinculando la unidad y el amor, es algo que previamente existe en la iglesia de Dios, en la iglesia local y que hemos de ser muy cuidadosos para proteger, guardar y mantener siendo diligentes. Es algo que ya existe y que nosotros no podemos crear, que nosotros no podemos fabricar, recuerden que la iglesia no es club social, por lo tanto la unidad de la misma es algo que no podemos fabricar, que no podemos crear, que no podemos manipular, que no podemos producir, sino que es algo producido, creado por el Espíritu Santo de Dios. Y el argumento es que debemos esforzarnos para mantener esa unidad. Lo que queremos es que Dios ponga los miembros, ya que hay personas idóneas para mantener esa unidad, para fomentar y protegerla. Pero esta unidad del Espíritu, es fruto del Espíritu de Dios, fruto de la obra del Espíritu Santo dentro de nosotros, solamente nos esforzamos para mantenerla.
Nosotros podemos violarla, debilitarla, en un momento dado destruir esa unidad, actuando en forma indebida. Pero esta unidad, esta paz entre los hermanos se refiere a algo que solo el Espíritu de Dios puede producir, y el vínculo de la paz es algo que la obra del Espíritu de Dios produce inevitablemente en los miembros de la iglesia local y es esencial para la vitalidad, el testimonio, el poder de la iglesia local, esta unidad es indispensable, de hecho podemos decir que sin esta unidad la iglesia no puede existir, no puede sobrevivir, todas las iglesias que no se esfuerzan para guardar la unidad en paz, tarde o temprano terminarán destruyéndose las iglesia mismas. Y la pérdida de esta unidad hará mucho daño, no solo a la iglesia local, sino a cada uno de nosotros, a otras personas, a cada uno de los miembros de la iglesia y a cada persona inconversa que está viendo lo que está sucediendo, y esto afectará al testimonio de la iglesia, al poder de la iglesia, el crecimiento de la iglesia.

Y por lo tanto el diablo se interesa mucho desde el principio en la formación de una iglesia, en como el puede no solo sembrar personas dentro de la membresía que van a terminar destruyendo la misma iglesia, o como el puede poner impedimentos, obstáculos y cosas de por medio que terminarán haciendo lo mismo tarde o temprano. Tiene sus tácticas, tiene sus maquinaciones, tiene sus métodos, y el más sencillo y conocido simplemente consiste de sembrar pleitos, conflictos, desacuerdos, dentro de la membresía de la iglesia con el fin de destruirla. El propósito siempre es el mismo, el diablo quiere acabar con la iglesia, pero hay que fijarse muy bien en el asunto, para que el diablo pueda poner fin a la unidad de la iglesia, puede usar uno de estos puntos, o sea puede conducir a la iglesia a basar su unidad en algo falso, en un cimiento antibíblico, en algo que no sirve para nada, que no es real, o bien a fin de cuentas, solamente tiene que contar con el apoyo de algunos de los miembros.

Lo que el diablo necesita para destruir una iglesia local es la ayuda de una sola persona al principio. Se nos ordena en este texto a que nosotros no seamos cómplices, se nos ordena en este pasaje a que nosotros no seamos partícipes con Satanás, en sus ataques, en sus esfuerzos para acabar con la paz y la unidad de la iglesia de Dios y sin discutirlo, hay textos en el Nuevo Testamento que dicen claramente lo que Dios hará con las personas que se convierten en cómplices y ayudantes del enemigo en este asunto.

Estos son los puntos que se desarrollarán:

¿Cuáles son las bases de la unidad de la iglesia?

  1. Cristo Jesús, esto es fácil de decir y difícil para muchas personas de entender. La iglesia local encuentra su unidad en la persona y la obra de Cristo y por lo tanto no es suficiente, no basta decir Cristo, hay que definir ¿Cuál es la verdad acerca de Cristo, su persona, su obra? La verdad acerca del Evangelio de Cristo, pero específicamente la persona de Cristo, específicamente la obra salvadora de Cristo. Toda unidad que no que no esté basada en la verdad es falsa, es un fraude, es un engaño, es una falacia, es algo totalmente erróneo que de nada servirá. Lo vuelvo a decir, toda unidad que no se base en la verdad de nada servirá y esto es el punto, en la medida en que estemos todos nosotros unidos en la verdad, comprometidos con la verdad acerca de la persona y obra de Cristo y el verdadero Evangelio de Cristo, en esa medida tendremos toda una serie de puntos secundarios en relación con el amor, el compañerismo, la paz, el apoyo, la oración mutua, toda una serie de factores, pero sin la verdad como el cimiento, como el pegamento como aquello indispensable metida de por medio, no vamos a lograr nunca lo que Pablo dice en Efesios.
    Para los que dudan lo que estamos diciendo, hay que leer el texto y basta. En Efesios 4, ya lo hemos leído, el apóstol Pablo inmediatamente después de hablar de nuestro tema:
    Efesios 4
    4 Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados á una misma esperanza de vuestra vocación:
    5 Un Señor, una fe, un bautismo,
    6 Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas, y por todas las cosas, y en todos vosotros.
    En el versículo cuatro hay un solo cuerpo, esto es la iglesia local, no es la iglesia universal o invisible lo que está en mente aquí, es la congregación local. Cuando se refiere a una sola fe, no se refiere a la fe salvadora en Cristo, es la fe cristiana definida en forma concreta por la confesión de fe que usa la iglesia, es una fe confesional.
    En al medida que estemos unidos en estas verdades, todo lo demás no nos puede dividir. Muchos textos hablan de esta unidad en Cristo Jesús, hay muchos versículos que ponen un énfasis tremendo en esta clase de unidad. Si ven aquí mismo en Efesios 2 un ejemplo de esta clase de unidad que sirvió para superar todas las barreras culturales, raciales, divisiones étnicas, socioeconómicas:
    Efesios 2
    11 Por tanto, acordaos que en otro tiempo vosotros los Gentiles en la carne, que erais llamados incircuncisión por la que se llama circuncisión, hecha con mano en la carne;
    12 Que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros á los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
    13 Mas ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
    14 Porque él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación;
    15 Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden á ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz,
    16 Y reconciliar por la cruz con Dios á ambos en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades.
    17 Y vino, y anunció la paz á vosotros que estabais lejos, y á los que estaban cerca:
    18 Que por él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
    19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios;
    20 Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo;
    Pablo habla de que la mayor parte eran paganos, antes de ser convertidos, puros gentiles ahí en la iglesia, ahora miembros de la iglesia en Corinto, antes de ser convertidos a Cristo alejados de la república de Israel, sin Cristo, y Cristo es el primero en la lista de la unidad de esta iglesia. Estaban sin Cristo, alejados de Israel, extranjeros a los pactos, extranjeros en relación con las promesas, sin esperanza y sin Dios en el mundo, lo más lejos posible, lo más apartado posible. ¿Y que dice Pablo?, de inmediato: vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos, han sido unidos, han sido acercados, han sido unificados con los creyentes judíos de la iglesia en Corintio, por la sangre de Cristo.
    Vean la base de la unidad, la sangre, la obra salvadora de Cristo, porque vean de inmediato, ahí está el mismo tema que se trata en el capítulo 4, El es nuestra paz, y el primer fruto de esta unidad es paz.
    Un ejemplo que me gustaría dar es, yo como misionero en este país, llevo veinte tantos años, hemos trabajado en misiones y en iglesias y hemos disfrutado durante muchos años de paz, esa es la verdad, cuando yo hablo de divisiones y pleitos y personas conflictivas, lo menciono porque este grupo es un grupo mixto, es una mezcolanza de personas que han salido recientemente de la iglesia romana, otras personas que están saliendo del mundo, otras personas que están saliendo de grupos carismáticos y otras personas que vienen de algunos círculos nuestros. Es una mezcolanza de personas y entiendo que con esa mezcolanza de personas tenemos una receta para tener todo tipo de divisiones en base a estas tonterías ya mencionadas, pero vean con mucha atención lo que Pablo estaba diciendo al ver una situación semejante allá en Efeso, tantas personas paganas, juntamente ahí estaba sentado, vamos a decir, la ex bruja de la comunidad, el hechicero del pueblo de a un lado, que habían sido convertidos (porque había gente de esa clase ahí en Efeso), muchísimas personas metidas en el espiritismo, otras personas que adoraban a los dioses griegos y romanos, a un lado del ex rabí de la sinagoga en Efeso, que también había sido convertido y Pablo viendo la mezcolanza pensaba hay que poner las bases para la unidad de la iglesia, porque de otra forma, cualquier asunto cultural, tradicional, social o algo peor, terminará con la iglesia en Efeso.
    Y lo que les dice primero a lo paganos: ustedes estaban lejos, ahora están cerca, ustedes no tenían relación alguna con la iglesia de Dios, ahora son miembros de la iglesia en Efeso y de inmediato dice, esto es en base a la obra salvadora de Cristo, porque el es nuestra paz (2.14), estamos unidos en El y de ambos judíos y gentiles, de toda la muchedumbre y mezcolanza de paganos, gentiles y de judíos, El hizo paz, de ambos grupos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades. Y el tema aquí es tremendo, todas las cosas (enemistades) que pudiera servir a nivel cultural, a nivel racial, a nivel nacional para dividirlos, costumbres, sus usos y costumbres. Aboliendo todo eso, cosas que habrían servido para sembrar pleitos, conflictos y enemistades entre ellos y aboliendo así, aplicándolo a un contexto cultural, aunque la idea es más amplia, la ley. Ahí estaba el judío pensando, estos pobres gentiles no han de ser circuncidados, porque yo no soy judaizante, pero han de respetar nuestras costumbres, somos judíos a fin de cuentas, Cristo fue enviado como Mesías de los judíos.
    Y dice también aboliendo los mandamientos en orden a ritos, o sea ahí se dirigió tanto al judío como al gentil, para edificar para edificar en Si mismo, los dos en un nuevo hombre, volviendo de nuevo a su tema de unidad y paz, haciendo ¿Qué? LA PAZ, y a reconciliar ¿cómo? POR LA CRUZ DEL CALVARIO, al reconciliar a ambos grupos en un mismo cuerpo, que es la iglesia local en Efeso y se vuelve a mencionar, matando las enemistades.
    Si ustedes quieren pelear acerca de días festivos o leyes alimenticias, o ritos de usos y costumbres del judaísmo, hay que poner a un lado esto, y si van a sembrar pleitos y conflictos que van a terminar con la iglesia, dice Pablo, matando en la cruz del calvario todas esta enemistades, y vino y anunció la paz a todos vosotros que estabais lejos, los paganos gentiles y a los que estaban cerca, y por El los unos y los otros ambos iguales. El terreno frente a la cruz es plano. Esto significa que todos están al mismo nivel y eso es lo que Pablo les decía, aunque los judíos pensaban que estaban más cerca, Pablo les decía que no. Todos están parados sobre la misma tierra plana, ellos pensaban no en términos espirituales, sino en términos raciales, tradicionales, sociales.
  2. La base es el Evangelio, el Evangelio es la base de la unidad.
    Filipenses 1.27
    27 Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, ó sea que vaya á veros, ó que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio,
    El Espíritu es tanto el Espíritu Santo como el Espíritu de cada uno de ellos, el ánimo de cada uno de ellos. La Palabra combatiendo se refiere a combatir como compañeros de milicia que se ponen de acuerdo para defender algo. Se refiere al Evangelio como la base de todo. El se convierte en la base de todas las demás doctrinas y prácticas bíblicas, comenzando con el Evangelio de la gracia de Dios y la justificación por fe hasta todas las demás doctrinas y prácticas importantes.
    Este punto es tremendo, porque nos enseña lo que estamos diciendo, en la medida en que estemos unidos en el Evangelio, nada ni nadie nos puede dividir, pero en la medida en que nuestra unidad no sea algo basado en el Evangelio, cualquier cosa será suficiente para causarnos problemas.
    1 Timoteo 3.15
    15 Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad.
    16 Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado á los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria.
    Timoteo 4.1-5
    1 EMPERO el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos algunos apostatarán de la fe escuchando á espíritus de error y á doctrinas de demonios;
    2 Que con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.
    3 Que prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de las viandas que Dios crió para que con hacimiento de gracias participasen de ellas los fieles, y los que han conocido la verdad.
    4 Porque todo lo que Dios crió es bueno, y nada hay que desechar, tomándose con hacimiento de gracias:
    5 Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
    Estaba explicando a Timoteo y a todos los demás miembros de la iglesia como comportarse en la iglesia de Dios, y vean la descripción de la iglesia, es el Dios vivo, la iglesia local, según este texto, es columna y apoyo (muchos poner valuarte) de la verdad. ¿Cuál es el punto? Que la misma iglesia estaba basada en la verdad del Evangelio y luego comienza a hablar de esta verdad hablando de la persona y obra de Cristo. Dios ha sido manifestado en carne y los gnósticos, divididos en dos grupos, pero los gnósticos, la mayoría decían si, y por lo tanto no se hizo carne y la otra parte decía, no, no fue Dios sino simplemente un hombre. Pero estaba refutando a los gnósticos, ha sido… en gloria. Y de inmediato vienen advertencias acerca de los que van a apostatar de la fe, el versículo 1 del capítulo 4. Todo este contexto habla en relación con la iglesia local como columna y apoyo de la verdad.
    El punto es que las así llamadas iglesias, cuya unidad no está basada en la verdad, ni siquiera son iglesias, porque la iglesia es columna y apoyo, valuarte de la verdad, sin la Palabra de la verdad, sin el Evangelio de la verdad, sin la verdad acerca de la persona y obra de Cristo Jesús, ni siquiera puede haber una iglesia. Pero en la medida que la iglesia funcione apoyando, predicando, obedeciendo, practicando, defendiendo estas verdades, entonces mantendrá su unidad. Sin la verdad no hay salvación, sin la verdad no existe ni siquiera una iglesia, sin la verdad no podemos hacer nada, incluso no podemos ni siquiera practicar el amor, ni menos la paz entre los hermanos.
    Pero la iglesia local tiene la obligación de oír la verdad, de creer la verdad, de guardar, de obedecer la verdad, de divulgar la verdad, de predicarla en todo el mundo y de poner en práctica sus implicaciones.
    El punto aquí es que tanto la idea del techo como la idea del cimiento de la estructura, la iglesia no es algo físico, no es algo compuesto de algo materia, pero en la medida que a través de su ministerio, a través de su evangelismo, a través de su confesión de fe y a través del compromiso personal de cada uno de sus miembros con la verdad del Evangelio la iglesia mantendrá la unidad y la paz entre sus miembros. Hemos de hasta, si vamos a combatir, si vamos a defender algo, si vamos a esforzarnos, si vamos a gastar energías y fuerzas en algo que vale la pena, la idea en Filipenses es que tiene que ser en la confirmación y en la vindicación de la verdad y en la medida en que los creyentes estén ocupados en eso, no tendrán tiempo para desviarse tratando de formar su unidad en base a algo.
    Si ti vas a una iglesia porque van tus amigos, ¿Qué vas a hacer cuando ya no lo hagan? Esto no es la base de la unidad de la iglesia, claro todos quisiéramos tener amigos, pero el punto es ¿en base a que?
  3. El amor fraternal. El amor fraternal en Filipenses 2, es la base de la unidad.
    Filipenses 2
    1 POR tanto, si hay alguna consolación en Cristo; si algún refrigerio de amor; si alguna comunión del Espíritu; si algunas entrañas y misericordias,
    2 Cumplid mi gozo; que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.
    3 Nada hagáis por contienda ó por vanagloria; antes bien en humildad, estimándoos inferiores los unos á los otros:
    4 No mirando cada uno á lo suyo propio, sino cada cual también á lo de los otros.
    5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús:
    La idea de sentir lo mismo (Filipenses 2.2) es de pensar y ponerse de acuerdo. Y cuando habla del mismo amor, se refiere al amor fraternal, sintiendo una misma cosa. Se vincula aquí lo que pensamos con lo que sentimos.
    En v 5 nos explica como Cristo mismo se comportó así. Este es el amor fraternal, lo que está metido de por medio, entrañas de misericordia, el mismo amor, que es el amor fraternal, en base a que los creyentes tienen en común toda una serie de cosas. Pero todas las cosas que tenemos en común son cosas espirituales: la misma salvación, el mismo amor de Dios, los mismos deseos, los mismos anhelos, las mismas luchas, los mismos intereses, el mismo gozo, el mismo deseo de servir, de glorificar al Señor, el mismo destino eterno, vamos a vivir eternamente en el cielo.
    Ahora, si este es nuestro destino, debemos de empezar a practicar este amor, aquí en la tierra. Los creyentes están unidos en el sentido de que tienen muchísimas cosas en común, de nuevo: unidos en nuestros deseos, en los anhelos más profundos de nuestro corazón, todos quisiéramos servir y glorificar a Dios, unidos en nuestro amor para con Cristo, y la base del amor fraternal en el Nuevo Testamento siempre es el amor para con Dios, nunca es algo de estos puntos culturales, tradicionales, sociales, humanos o personales. Es el que ha engendrado, ama al que ha sido engendrado por El, el argumento en 1 de Juan, es algo espiritual. Estamos unidos en nuestra perspectiva de la vida, estamos buscando las mismas cosas en esta vida, estamos interesados en las mismas cosas espirituales. Estamos unidos en la misma causa, trabajando para el mismo fin, siendo atacados por el mismo enemigo, sirviendo al mismo rey, con la misma fe, la misma esperanza, todo lo que Pablo dice en Efesios 4.
    Pero hay que fijarse muy bien en las implicaciones de esto, porque quiere decir algo muy importante, lo que tenemos en común todos los creyentes es nuestra perspectiva de la vida, lo que los teólogos llaman la cosmovisión bíblica, cosmovisión no quiere decir más que perspectiva, visión cristiana, perspectiva cristiana. Todos los creyentes estamos de acuerdo, hablando a nivel local, en relación con nuestra perspectiva del matrimonio, nuestra perspectiva del trabajo, nuestra perspectiva del bien y el mal, nuestra perspectiva del gobierno, o sea, el gobierno, según en Romanos 13 ha de ser ministro de Dios, en la condición de que haga la voluntad de Dios, para castigar a los malhechores y recompensar a los que hagan bien.
    Estamos unidos en toda una serie de cosa, no importando si somos padres, madres, hijos, ciudadanos de diferentes países, siervos, amos, dueños, esclavos, desempeñando diferentes papeles o responsabilidades en la vida, estamos unidos en este punto, lo que Dios dice sobre algo, lo que la verdad de Dios dice en la epistemología divina sobre algo, y pongan los ejemplos que quieran, el matrimonio, la disciplina de los hijos, la homosexualidad, el propósito del sexo, el por que hemos de trabajar y servir bien a nuestros amos carnales, en este sentido pudiéramos tener diferentes opiniones, eso no tiene nada que ver con la Biblia, lo que debemos hacer es no vamos a aceptar nunca la perspectiva mundana de las cosas, no vamos a dejarnos llevar nunca por las filosofías humanas, no vamos a dejar que las costumbres o tradiciones comiencen a tener un papel que no les corresponde, no vamos a aceptar nunca la filosofía mundana sobre el matrimonio, la filosofía mundana acerca del trabajo, la vocación que hemos de desempeñar en la vida, no vamos a aceptar nunca la filosofía diabólica, satánica, acerca de nada realmente importante, eso nunca va a suceder, en todo lo demás puede haber muchas diferencias de opiniones, pero no tiene la mayor importancia, no tiene nada de importante, ¿por qué? Porque en todo lo esencial estamos unidos, no estamos fabricando una unidad que no existe, ya estamos unidos, lo que Dios dice sobre algo, eso es lo que creemos.
    Hay un punto crucial para todos los debates socioeconómicos, y políticos, el amor del dinero es la raíz de todo lo malo a ese nivel y en este punto todos los creyentes estamos de acuerdo, si son los banqueros, si son los políticos, si son las transnacionales, si son los conspiradores, es el amor al dinero lo que tiene a todos ellos unidos en su complot y lo que les está desviando a hacer lo que están haciendo, y en ese sentido pudiéramos una persona podría por ejemplo pensar mal de una compañía, diciendo que son ladrones, estafadores, etc. Y otra pudiera pensar lo contrario, esto es a nivel personal, pero si luego vemos que están dando toda su fortuna al servicio de la brujería, del espiritismo, entonces eso a ambas personas les va a cambiar la perspectiva del asunto, primeramente era algo persona, la experiencia mala de uno y la experiencia buena del otro, pero cuando se ve lo que están haciendo, entonces cambian de opinión y se ponen de acuerdo. El punto es que esta unidad está basada en la verdad, y sin la verdad, la cosmovisión bíblica, ¿qué quiere decir eso?, lo que Dios dice acerca de todas las cosas importantes, esto es lo que todos los creyentes tenemos en común, esto es lo que nos proporciona la capacidad de amarnos los unos a los otros y estar de acuerdo y ponernos de acuerdo. En muchas cosas, cuando en términos humanos no hubiéramos tenido nada en común y este texto
    2 Corintios 5
    16 De manera que nosotros de aquí adelante á nadie conocemos según la carne: y aun si á Cristo conocimos según la carne, empero ahora ya no le conocemos.
    17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
    En v 17, las cosas viejas son tradicionales, culturales, sociales, humanas o personales. No quiere decir que ya no existan, pero quiera decir, lo que en v 16 dice, nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne. La gente inconversa mira a la apariencia física, toma en cuenta el nivel socioeconómico, nivel educativo, origen, raza, usos y costumbres, tradiciones, todo un paquete, pero para los creyentes, de aquí en adelante a nadie le conocemos así. Incluso dice, para los que había conocido físicamente la semblanza, el tono de voz de nuestro Señor Jesucristo, entonces dice ni siquiera pensamos acerca de Cristo, en términos carnales.
  4. La obra del Espíritu Santo de Dios es la base de esta unidad y cuando Pablo dice "un solo espíritu", está haciendo referencia a todo el paquete, la morada del Espíritu, la guiansa del Espíritu, la consolación del Espíritu, los frutos del Espíritu, la comunión del Espíritu.
    Y los frutos del Espíritu corresponden cada uno a distintos aspectos del verdadero amor, hay un paralelismo exacto y el argumento, el poder para mantener esta unidad, no proviene del hombre, la capacidad para amar a personas que en la carne pudieran caernos bien o mal, la capacidad para amar a estas personas proviene del Espíritu de Dios. La capacidad para soportarnos los unos a los otros y esto es lo que dice Efectos 4, con humildad y mansedumbre y se agrega paciencia, soportándoos los unos a los otros en amor. Esto no es minimizando el pecado, esto no es apapachando la rebeldía, sino en un contexto de verdadera unidad, se agrega soportando, esto quiere decir que hay aspectos, en la cultura, en las tradiciones, en el aspecto socioeconómico, personal, humano de una persona que nos pueden caer bien o nos pueden caer mal. Pero el poder del Espíritu Santo, nos dará tolerancia, la idea soportar, aguantar algunas veces, puede ser hasta ese extremo, porque es algo humano, carnal, físico y esto lo tenemos que hacer siempre. Y la Biblia reconoce esa realidad, pero el poder para hacerlo, proviene del Espíritu de Dios, proviene del poder divino.
  5. La naturaleza misma de la iglesia. La iglesia misma como un cuerpo local compuesto de distintos miembros.
    1 Corintios 12
    14 Pues ni tampoco el cuerpo es un miembro, sino muchos.
    15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo: ¿por eso no será del cuerpo?
    16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo: ¿por eso no será del cuerpo?
    17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?
    18 Más ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como quiso.
    19 Que si todos fueran un miembro, ¿dónde estuviera el cuerpo?
    20 Mas ahora muchos miembros son á la verdad, empero un cuerpo.
    21 Ni el ojo puede decir á la mano: No te he menester: ni asimismo la cabeza á los pies: No tengo necesidad de vosotros.
    22 Antes, mucho más los miembros del cuerpo que parecen más flacos, son necesarios;
    23 Y á aquellos del cuerpo que estimamos ser más viles, á éstos vestimos más honrosamente; y los que en nosotros son menos honestos, tienen más compostura.
    24 Porque los que en nosotros son más honestos, no tienen necesidad: mas Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
    25 Para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se interesen los unos por los otros.
    26 Por manera que si un miembro padece, todos los miembros á una se duelen; y si un miembro es honrado, todos los miembros á una se gozan.
    27 Pues vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros en parte.
    En v 18, Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como quiso, este es el punto crucial, al formar la membresía de una iglesia, Dios tiene voz y voto, Dios pone a las personas en esa iglesia que deben ser miembros de esa iglesia y normalmente lo hacer formando una gran mezcolanza de personas. Y al colocar soberanamente a los miembros de esa iglesia y al obligarlos a depender los unos de los otros y a vivir una relación de dependencia mutua en donde debe haber cooperación o coordinación para realizar los propósitos por los cuales Dios estableció la iglesia, entonces Dios sabe lo que está haciendo y lo hace a propósito.
    En v 23, todos somos viles, por naturaleza, y algunos pudiéramos ser más viles que otros, o sea pudiéramos haber salido, siendo rescatados por la gracia de Dios de un trasfondo más perverso y más pecaminoso que algunos otros, de todos modos, vean lo que dice en v 25 Dios ha colocado a todos para que no haya división en el cuerpo, luego entonces, para que haya unidad, para que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
    Hemos de orar los unos por los otros, hemos de preocuparnos los unos por los otros, hemos de interesarnos los unos por los otros, interesarnos en las vidas de los demás, porque solamente así podemos glorificar a Dios y cumplir los propósitos por los cuales nos ha colocado en su iglesia.
    Esta idea de la naturaleza de la iglesia que nos obliga a depender de los demás creyentes es muy importante, porque al aprender esto comenzamos a trabajar juntos en las grandes tareas que Dios nos ha encomendado, comenzando con el evangelismo, con la predicación del Evangelio, con la gran tarea de la gran comisión. Sin un esfuerzo común, sin armonía, sin cooperación, sin preocupación por parte de todos los miembros, no lograremos nada.

Algunas cosas que pueden obstaculizar o impedir la unidad

  1. La falta de un amor verdadero. Comenzando con el amor fingido, o sea un amor hipócrita. Este amor es el que se manifiesta en estas iglesias donde no te quieren a ti sino lo que tú tienes. Y Pablo les escribió a los Corintios, y les dijo, no quiero a lo vuestro, sino os quiero a vosotros. Pero hay muchas iglesias que en esto se fijan, en la riqueza de las personas, en la influencia de las personas, en el poder de las personas y lo que quieren es vincularse con estas personas porque les pueden ser útiles.
    O sea un amor verdadero, no un amor falso, no un amor hipócrita, no un amor basado en lo que pudiéramos sacar de esa persona. Como ejemplo existe un gran grupo de misioneros venidos hacer 25 o 30 años, con precisamente esa mentalidad, o sea tratar con la gente élite, nadie mas, y ahí están apapachando, engañando y aprovechándose de esa gente.
    Pero cuando hablamos de un amor verdadero, estamos hablando también de no decir, ¡cómo me cae gordo!, no me cae bien, hay muchas personas, honestamente que no nos caen bien, pero eso no tiene que ver en lo absoluto, si vamos a dejarnos guiar por esas ideas, eso solamente obstaculizará la unidad de la iglesia.
  2. Desacuerdos pequeños, en cuanto a todo lo secundario, en cuanto a todo lo que no importa, en cuanto a opiniones políticas, a cuanto a los deportes. Pudiera ser en cuanto a las tonterías mencionadas o en cuanto al uso del dinero en la iglesia. Por ejemplo hay muchas iglesias que se dividen en cuanto al sueldo que van a pagar al pastor. El punto aquí es, si es algo caprichoso, quisquilloso, por ejemplo, puede ser respecto a lo que ya dije su sueldo, o su casa o su coche. Se divide en cuanto a la música, en cuanto a la ropa, en cuanto a actividades sociales, en cuanto al tiempo de duración del culto o la predicación.
  3. Malas sospechas. Una actitud crítica, esta actitud que se enreda en malos pensamientos, chismes, etc., es una bomba de tiempo en cualquier iglesia que terminará destruyendo la paz y la unidad de la iglesia. Y en el pacto de nuestra iglesia todos los miembros se comprometen a no andar en chismes, con una actitud crítica o sembrando cosas así.
  4. La soberbia, todos los textos lo mencionan como el obstáculo número uno. La soberbia, el orgullo, y normalmente involucrado con estos puntos, hay una auto imagen falsa que la persona tiene de sí misma, hay celos, envidias, favoritismos y en este sentido se manifiesta esto en las iglesias que se manifiestan como club social, haciendo separaciones sociales dejando unos adentro y otros afuera.
  5. La falta de un esfuerzo común. Siempre hay personas, que fuera lo que se fuera a hacer, se ponen indiferentes. La flojera, la falta de esfuerzo. En todas las iglesias, en donde se pone un esfuerzo para hacer algún proyecto, siempre existe alguien indiferente, como no fue idea de ellos, no puede tener importancia o como ellos no pueden recibir el crédito piensan que no tiene caso alguno de mover ni siquiera un dedo, porque como no se les va a reconocer desde el púlpito y a invitar a todos los miembros a que le den un reconocimiento merecido, no se moverán. La falta de esfuerzo y cooperación en iglesias con un número grande de miembros se manifiesta más, ya que unos pocos son los que se reúnen para orar. Es mejor pocos y buenos que muchos y malos.
    Después de tres años y medio de predicación, Cristo terminó con una iglesia compuesta, después de, los eruditos dicen, 3 a 4 millones de judíos que escucharon, 120 miembros. ¿El predicador? Cristo, milagros y señales, todo lo que los carismáticos dicen que se tiene que hacer para llamar la atención de las muchedumbres, incluso tenían a un ex pastor de su iglesia resucitado de los muertos, porque dejó de ser su pastor después de su muerte y resurrección, o sea, hablando de su presencia personal como pastor en medio de ellos. Solo 120. Esto no lo digo para minimizar la importancia de alcanzar a mayor número de personas.
  6. El pecado. El pecado que sea, cualquiera del cual no nos queremos arrepentir, se puede convertir en un obstáculo para la unidad de nuestra iglesia, sea el egoísmo, sea la indiferencia, sea la infidelidad, sea irresponsabilidad o sea una actitud de soberbia, de arrogancia, de parte de algunas personas. Puede ser ese pecado un gran obstáculo para la unidad de la iglesia. Y las personas que malinterpretan el amor, el Señor al que ama disciplina,
  7. Por problemas matrimoniales que la pareja no quiere resolver bíblicamente, si ambas partes son miembros de la iglesia, se enredan en pelitos y conflictos y no quieren que sus problemas se resuelvan conforme a la Palabra de Dios.

Las cosas que pueden promover esta unidad

Estos son algunos factores muy interesantes, comenzando con algo que Dios ha utilizado muchísimo a lo largo de la historia.

  1. La persecución de la iglesia local. Problemas, luchas, miembros encarcelados, personas que pierden su trabajo por su testimonio cristiano, hermanos encarcelados por haber predicado el Evangelio, en todo el estado de Chiapas está lleno de ejemplos. Problemas de esta índole, que Dios permite en su providencia, nos obligan a ver lo que realmente importa, a afirmar lo que realmente creemos. Nosotros lo que debemos hacer es poner a un lado todos los intereses políticos y a enfocarnos en lo que cuenta, la libertad religiosa, la predicación, el culto público, la obediencia a Dios, esto es el ejemplo que se pone en tiempos de persecución, todo lo secundario se pone a un lado.
    Si vivimos para ver la llegada del anticristo, nos van a atacar a todos los creyentes en todo el mundo y a todas las iglesias, y vamos a ver entonces una unidad real, por lo menos en todas las iglesias locales, como nunca hay.
  2. Que miremos el bien de los demás, que aprendamos a no pensar solamente en lo nuestro, mi, lo mío, yo, yo mismo y lo mío.
  3. Que busquemos la paz, que seamos pacificadores, hay tantos texto que hablan de esto. Pero la forma para buscar la paz es: primero hay mantener nuestra paz para con Dios, hay que tratar con nuestros propios pecados y nuestros propios problemas.
  4. Que pongamos en primer lugar la causa de Dios, el reino de Dios, las responsabilidades que tenemos en común y el deseo de glorificar a Dios.
  5. Que nunca perdamos de vista el hecho de que somos hermanos y hermanas, todos los creyentes amados por el Señor. Todos los miembros de la iglesia local tienen la misma importancia, todos los miembros son amados por Dios, todos tienen un propósito, esto es el argumento apostólico de principio a fin y aun los miembros menos decorosos, aun los más viles, dice Pablo, tienen mayor importancia, porque Dios los ha puesto ahí, para que nosotros seamos un ejemplo, para que nosotros crezcamos, si Dios te pone en tu camino a alguien que te cae mal como miembro de tu iglesia, tienes que aprender a amarlo, esto es para tu propio beneficio.
  6. Que seamos humildes y mansos. Este es un ejemplo, muchas personas no irían a una misión donde predica un extranjero, y Dios ha puesto un extranjero en el púlpito, precisamente para que se fijen en la verdad y no en la persona que está comunicando dicha verdad. Que seamos humildes y mansos, manteniendo siempre una perspectiva de nosotros mismos, todos somos pecadores, salvados por la gracia de Dios, y esta es la auto imagen correcta, se ha hablado anteriormente de al auto imagen falsa, que se la causante de muchos problemas en la iglesia y en la vida personal de muchos creyentes, pero la otra imagen correcta:
    Filipenses 2.1
    1 POR tanto, si hay alguna consolación en Cristo; si algún refrigerio de amor; si alguna comunión del Espíritu; si algunas entrañas y misericordias,
    2 Cumplid mi gozo; que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.
    3 Nada hagáis por contienda ó por vanagloria; antes bien en humildad, estimándoos inferiores los unos á los otros:
    4 No mirando cada uno á lo suyo propio, sino cada cual también á lo de los otros.
    En v 1, si realmente amamos a Dios habrá la capacidad de amar a nuestro hermano, a nuestra hermana.
    En v3, exactamente lo contrario de lo que la mayoría de las iglesias, que así llamadas, hicieron su reunión el día de hoy, no para estudiar la Palabra de Dios, no para examinarse a si mismos a la luz de la Palabra, no para profundizarse en su verdad y el compromiso con el Señor, sino para vanagloriarse. La auto imagen correcta es, estimándoos inferiores los unos a los otros.
    En v 4, la mayoría de nosotros nunca hemos visto una verdadera iglesia cristiana y si queremos con la ayuda, la gracia y el poder de Dios, hacer el intento de formar un aquí, estos estudios son necesarios.


 

Ministerio 100% bíblico www.sanadoctrina.org.mx
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat